martes, 20 de octubre de 2009

DEPORTE CUBANO: Heridas y curitas


Reinaldo Cedeño Pineda
escribanode@gmail.com //

El deporte cubano ha de caminar con los tiempos, manteniendo nuestros principios, pero CAMINAR… Tal fue la frase nodal del comentario de Julia Osendi en el Noticiero Nacional de Televisión.

Muchas veces he discrepado de la Osendi, y lo he puesto en estas páginas. Es justo que ahora que coincido, también lo haga.

El tema lo he abordado en más de una ocasión: la falta de topes y el déficit competitivo que arrastran los deportistas cubanos.

Salvo el caso del baloncesto masculino, el béisbol y el fútbol que mantienen campeonatos nacionales largos
—aunque muy diferentes en sus condiciones―, el resto es pura anemia.

No es malo que otros deportes asuman un campeonato largo, todo lo contrario; pero a las heridas graves no le van curitas.

No es posible lograr un alto nivel competitivo sólo con ligas caseras, compitiendo los mismos de la selección nacional con los de provincia y los de las escuelas deportivas. Sobre todo en deportes cuya calidad dista del nivel internacional.

¿Podrá desarrollarse en realidad el balonmano con la liga cubana recién comenzada? Le bastará esa fórmula al baloncesto masculino que ya lleva años en el intento? Le servirá ese método al voleibol? Nos tendremos que conformar con ser figurantes eternos en el concierto futbolístico internacional? ¿Hasta dónde podrán llegar los atletas tras esos encuentros? Dónde quedará el espectáculo? Sé que los esfuerzos son enormes, pero los resultados, lamentablemente, no parecen fértiles.

No es posible resolver la falta de modelaje competitivo, el enfrentamiento de altura y los momentos de tensión competitiva, sólo con una veintena de hombres y mujeres a nivel de selección nacional.

No abordaré el béisbol, porque este suele desbordarse en sus pasiones, porque no es TODO el deporte cubano y porque me niego a considerar que el segundo puesto de la última Copa del Mundo sea una mala actuación. Y en todo caso, incluyo links sobre la temática al final.

El mundo compite en ligas y clubes internacionales durante buena parte del año. Aberraciones aparte, el pago corresponde a un desempeño que mueve pasiones. No lo hemos asumido así hasta ahora… PERO las alternativas van haciendo aguas.

Hay mucho abroquelamiento sobre el tema, pero toca REPENSAR. Los hechos comienzan a sacudir al deporte cubano, las deserciones son constantes y los bajones en la tabla final, evidentes. Somos una nación de once millones de habitantes y del Tercer Mundo, con recursos limitados y bloqueada, para ignominia del Norte. Todo análisis pasa por ahí. Justo esa razón hace que constantemente tengamos que reacondicionar cuáles son las estrategias más efectivas.

He criticado con dureza aquellos que representan a un país que no es el suyo —ver a Taimaris Agüero rematar contra Cuba, me sacudió―, o a los clubes que se creen dueños de los deportistas. Es una verguenza. Cuba se enfrenta al zarpazo de los lobos.

En América y en el Caribe, el nivel ha aumentado considerablemente en la mayoría de los deportes. El mundo se ha fragmentado, las antiguas repúblicas soviéticas “arrancan” una buena cantidad de medallas. El mundo socialista que garantizaba topes en mayores y juveniles, cayó. Hay jueces comprados y scouts agresivos; pero también hay grandes estrellas y triunfos resonantes.

Ese es el mundo. No es que concordemos con todo, que no se vean las glorias o las excrecencias; pero no hay otro. Habrá que afrontarlo, enfrentarlo y sobre todo, RAZONARLO.

Los deportes colectivos viven en Cuba una profunda crisis, los deportes de combate han bajado y en otras disciplinas individuales plurimedallistas estamos mal o muy lejos de otros años como en la gimnasia, la natación y la esgrima. No es que los técnicos de pronto se hayan cruzado de brazos, mas es la realidad que pasa también por instalaciones deterioradas, implementos faltantes y una mejor atención a los atletas.
Echemos un vistazo a las últimas participaciones de Cuba en grandes competencias, sin irnos demasiado atrás:

LAS ÚLTIMAS GRANDES COMPETENCIAS:

Compárense:

---Juegos Centroamericanos y del Caribe Maracaibo 1998: CUBA: 334 medallas: 191 de oro, 74 de plata y 69
México 61-84-67: 212
(Cuba no asistió a los Juegos de San Salvador 2002)
---Juegos Cartagena de Indias 2006:
CUBA 138, 85 y 61 (284)
MËXICO: 106, 82 y 86 (274)

Diferencia de Cuba: 85 medallas de oro menos y 61 en total.
Diferencia de México: 45 títulos y 62 medallas más

---Juegos Panamericanos Santo Domingo 2003:
CUBA, 152 (72-41-39)
---Juegos Río de Janeiro 2007:
Estados Unidos 97 88 52 237
Cuba 59 35 41 135
Brasil 54 40 67 161

Diferencia: CUBA, 13 medallas de oro menos y 17 menos en total.

---Juegos Olímpicos Atenas 2004: 9-7-11: 27 (11. lugar)
---Juegos Beijing 2008: 2-11-11 (24) Lugar 28.

Diferencia: siete títulos menos y tres medallas en total.

Con sinceridad y sin alarmismos: de acuerdo a la tendencia vista, CUBA tendrá que luchar muy duramente su cetro de los Juegos Centroamericanos y del Caribe del 2010 y está en riesgo de caer del subliderato hemisférico que tiene en su poder desde los Juegos de Cali 1971, en México 2011.

Como dijo la Osendi, la dialéctica se impone. El deporte cubano tiene páginas gloriosas en los últimos cincuenta años (los mismos de la Revolución). Confío en que se seguirán escribiendo.

Creo, igualmente, en el periodismo de los por qué y de la opinión, sin pretender creerme que la mía es la mejor. Es sólo una.

Al deporte cubano le URGE buscar alternativas efectivas y mirarse a sí mismo. Sin apremios pero sin demoras, porque a las grandes heridas, nunca le han valido curitas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

---Cuba, crisis en los deportes colectivos:
http://laespinadelolimpo.blogspot.com/2008/08/cuba-crisis-de-los-deportes-colectivos.html
---CUBA en Beijing 2008 (I) 24 medallas olímpicas y una urgente reflexión
http://laislaylaespina.blogspot.com/2008/08/cuba-en-beijing-2008-i-24-medallas_25.html
---Olímpicos bajo otra bandera
http://laespinadelolimpo.blogspot.com/2008/08/bajo-otra-bandera.html
---Béisbol cubano: los mitos y las pasiones
http://laislaylaespina.blogspot.com/2008/10/bisbol-cubano-los-mitos-y-las-pasiones.html

1 comentario:

gillen dijo...

creo
que el deporte cubano debería mirarse de puertas para adentro en primer lugar y conseguir que los aficionados se vuelvan a emocionar acudiendo a los campos... la pelota es un buen ejemplo. hay que ser realistas, no hay nivel para mantener una liga con 16 equipos y querer dar espectáculo para el aficionado... y los campos vacios... y la entrada 1 peso... hay algo estructural que arreglar ahí... una humilde opinión---Gillen