lunes, 4 de agosto de 2008

RADIO SIBONEY: 40 años de música y COMPAÑÍA (I)


(Radio Siboney y Radio Mambí ubicadas en Calle 8 N. 56 entre A e Independencia, Reparto Sueño, Santiago de Cuba)

Reinaldo Cedeño Pineda

(REPORTAJE ESPECIAL a una emisora SINGULAR)

“Desde la Ciudad Héroe de la República de Cuba transmite CMDV, Radio Siboney: la estéreo instrumental de Santiago y el Caribe. Somos música y compañía”. [1]

Las emisoras son un mundo de imaginación y sonidos, pero cada una tiene su propio color. Radio Siboney ha sabido pintar cuarenta años con la fidelidad de sus oyentes y artistas.

Casa radial especializada en música instrumental ligera, con función cultural, transmite completamente en vivo durante 19 horas (de seis de la mañana a una de la madrugada) por la frecuencia 90.5 de la FM estéreo.

Es la única planta radial de su tipo fuera de la capital del país.

Uno de las peculiaridades de Radio Siboney es la locución, basada en voces exclusivamente femeninas: agradables y delicadas que se mueven en un tono suave y coloquial, como sello distintivo.

Esa condición hace que algunos la llamen “La emisora de la voz de terciopelo”.

Las especificidades de la planta, tiene sus matices, tal como precisa Flora Zayas, especialista en música:

“Contamos actualmente en nuestra fonoteca con más de 16 mil obras musicales, mayormente música instrumental ligera (canción, balada, habanera, criolla, filing, bolero…) y además otros géneros: música de concierto, sinfónica, popular, folklórica y tradicional, campesina; así como música operática, lírica, coral, jazz…”

Las orquestas de Mantovani, Frank Pourcell y Paul Muriat, el piano de Richard Clayderman, la trompeta de Herp Alpert o el órgano de Juan Torres, son solicitudes comunes al lado de las piezas de José María Vitier, los títulos de la orquesta Aragón y la del ICRT, Adolfo Pichardo, Tony Alonso o Vicente Rojas….

Por su parte, Olivia Coquet Muguercia, encargada de las investigaciones sociales, expone algunos de sus conclusiones:
.
“Los que nos prefieren manifiestan que la música instrumental es variada, pues se interpreta de diferentes formas. También nos han dicho que se puede usar como musicoterapia, pues resalta sentimientos como el amor y la ilusión, relaja y alimenta el alma, estimula y que es intensamente espiritual”.



(Olivia Coquet, especialista en investigaciones sociales, siempre en contacto con una audiencia fiel y exigente).

Alrededor de la música instrumental como vía terapéutica, existen experiencias muy notables en Siboney. Una de ellas fue la aplicación de programas (diseñados con mensajes cortos y música instrumental) a pacientes que requerían por sus patologías, el tratamiento con la cámara hiperbárica.

La investigación fue realizada por Milton Burke y Yamilé Regalado −entonces trabajadores de esa casa de radio− en el Hospital General Doctor Juan Bruno Zayas, y por su relevancia resultó premiada en el Tercer Encuentro Iberoamericano de Difusores en 1998.

También puede mencionarse la influencia de la música instrumental en los niños ciegos y débiles visuales, aproximación que realizó la propia especialista en música, Flora Zayas en la Escuela Especial Antonio Fernández León del poblado de Boniato.

Radio Siboney suele ser amplificada en el aeropuerto internacional “Antonio Maceo”, de Santiago de Cuba, el Cabaret Tropicana Santiago y varias instituciones hospitalarias, teniendo en cuenta las propiedades relajantes de su música.

El público manda

El último diseño de programación fue estrenado este propio año y abarca quince programas, dedicados a la orientación de la familia, el público joven, la divulgación cultural y la información, entre otros; buscando salvaguardar el perfil musical que distingue a esta casa de radio.

Las tres grandes revistas de la emisora son ahora mismo: Pentagrama (9.00 a.m. a 1.00 p.m.), Música y algo más (2.00 p.m. a 6.00 p.m) y Hallazgos (8.00 a 11.00 de la noche).




(Colectivo de Pentagrama, uno de los espacios de mayor audiencia. En los controles, Ismael Perdomo bajo la dirección de Vilma Kenia Martínez. En los micrófonos, la cálida voz de Taiyana Garbey)


El primero de estos espacios cuenta con una pregunta de participación sobre una pieza musical, y se ha convertido ya en una sección emblemática. La directora de Pentagrama, Vilma Kenia Martínez, sostiene sus argumentos:
.
“Creo que es el programa de mayor audiencia porque los oyentes son los protagonistas principales, los que retroalimentan el espacio y en un momento determinado, influyen en la forma de hacerlo”

Durante más de quince años, María Mercedes Besse Ramírez laboró como directora de programas. Hace un lustro nos dirige a todos:

“Comencé en el verano de 1991 y pienso que ha sido una suerte compartir todo este tiempo con mis compañeros de trabajo, y haber aprendido todo lo que sé de este medio de comunicación.

“Hoy, cuando festejamos 40 años nos sigue animando la misma certeza de brindar una programación de calidad, diseñada para satisfacer todos los gustos y, de esta manera, elevar su apreciación estética.

“Trabajamos, a la par, para desarrollar espacios que insistan en la preservación de los valores de nuestro pueblo: la solidaridad, el patriotismo, la honestidad, el humanismo.



(Licenciada María Mercedes Besse Ramírez, directora actual de Radio Siboney: "Este trabajo sigue siendo un reto y un placer")


“Dirigir no es una tarea fácil, pero lo más importante es que seguimos adelante, con muchos bríos y deseos de trabajar. La radio exige mucho, hay que dedicarle todo el tiempo que sea necesario… y para mí, este trabajo sigue siendo un gran reto y un placer”.

Toda esta historia comenzó el 15 de febrero de 1957 con CMDV Radio Valpín, emisora privada que transmitía desde el mismo edificio del teatro Aguilera, en el centro de Santiago de Cuba.

Valpín no fue nacionalizada a principios de los sesenta debido a su estilo de programación (música instrumental y apuntes culturales), su popularidad y su condición de miembro activo del FIEL (Frente Independiente de Emisoras Libres).

Este es el antecedente directo de Radio Siboney.

El 16 de abril de 1966, las llamas devoraron el hermoso teatro y con él desaparecieron los estudios de la pequeña planta… pero nadie se resignó a la pérdida.

El 9 de agosto de 1968 nacía la nueva emisora, con otra estructura y las mismas siglas.

Hilda Gonce nunca ha podido olvidarlo.

La primera vez

“Estábamos todas nerviosas, aunque yo tenía experiencia en la radio. Habíamos buscado un balance de voces: una muy grave que era la de Erma González, una intermedia que era la mía y una más aguda, la de Gisela Bell Heredia … pero tuve que abrir y cerrar la planta porque el resto eran muy nuevas. Más adelante se incorporó Margarita Ferrer. En esos inicios, el director, Antonio Palacios, estuvo con nosotras para arriba y para abajo, en la mañána, la tarfde y la noche...

“Yo había trabajado en Valpín, y me emocionó abrir de nuevo la planta, después que que se nos habían quemado todos los discos. Volvimos a abrir con un esfuerzo muy grande del departamento técnico, de todos…

“Vinieron de La Habana y grabaron una placa con la identificación, pero de todas maneras hicimos la apertura en vivo. Los oyentes enseguida llamaron… Ese día fue muy hermoso y de mucha solidaridad humana”.



(En primer plano, María Elena Pineda en un un homenaje por su jubilación. Detrás la experimentada asesora Ana Gloria Cámbara y la operadora de sonidos, Marlene Tamayo)

A María Elena Pineda, la aplaudimos cuando este mismo año decidió acogerse a su jubilación. Aplausos para unas manos que conocen mejor que nadie los secretos de las viejas máquinas. Ella también estuvo desde el principio, incluso en las primeras pruebas de transmisión, el 1 de agosto de 1968..

“La emisora abrió con una plantilla muy sencillita: tres locutoras, tres operadoras y una discotecaria… [2] Había un propósito definido de que las mujeres nos incorporáramos a la radio.

“Imagínate tú…. una emisora netamente de mujeres, manteniendo una programación de 19 horas hasta la una de la madrugada. Empezamos todas jovencitas, nos fuimos casando y teniendo hijos. Aquí ha pasado de todo…

“No había quien cuidara a los niños. Ellos venían para acá junto con nosotras a las seis de la mañana, cuando se abría la planta. Alguna vez salió al aire un niño llorando o diciendo: “¡Mami, la leche!... Esas cosas han pasado, pero nosotras, siempre aquí.”.

La mujer, ungiendo la obra con la miel de su cariño.

Radio Siboney salió al aire desde un local ubicado un poco más arriba de la antigua Valpín, en la propia calle Aguilera y sede actual de la ASTOC [3], entidad especializada en el montaje y mantenimiento técnico de los estudios.

En 1972, se traslada al edificio actual en el Reparto Sueño aunque en un local muy reducido, apenas un estudio de transmisión.

Hasta 1986, Siboney y Radio Mambí [4] constituyeron el llamado “Centro Regional de Radio”. En consecuencia, muchas de las especialistas de Siboney se integraban habitual o eventualmente a la programación de la otra emisora.

Es a partir de esa fecha que la instrumental se separa de Radio Mambí −con quien sigue compartiendo la edificación−, y la primera directora de la emisora “en solitario” será Miriam Aguilera.

Un traslado interno le permitió a la CMDV ganar en amplitud, la programación creció en el orden cualitativo y se ampliaron las plazas en diversas especialidades. Las notas culturales y tiras musicales, se transformaron en revistas y programas con perfiles definidos.

A partir de 1993, Radio Siboney transmite en FM estéreo, la primera en Santiago de Cuba con tal condición.

Una historia que cuenta con voces autorizadas y nuevos rostros que podrá conocer en la segunda parte

Notas:

[1] Identificación principal de la emisora con arreglo de Félix Valera sobre el tema Siboney de Ernesto Lecuona.

[2] Según su testimonio, esa plantilla inicial la formaron las locutoras Margarita Ferrer, Gisela Bell Heredia e Hilda Gonce. En los controles estaban Reina Montoya, Emma Vigales, Sara Lescay. Y la discotecaria era Estrella Estrada.

[3] ASTOC. Su nombre oficial es Empresa de Aseguramiento Material, Servicios Generales y Construcciones; pero se les conoce como Unidad Administrativa ASTOC- ICRT, o simplemente ASTOC. La dirección es. Aguilera 511 entre Reloj y Clarín, en el mismo centro de Santiago de Cuba.

[4] CMKW Radio Mambí. Emisora santiaguera fundada el 3 de julio de 1935, con una larga historia y que ha sabido mantener una gran popularidad desde su aparición hasta hoy. Deviene de la famosa Cadena Oriental de Radio.

1 comentario:

Ciber Liza dijo...



Nos gustaría mucho poder escuchar programas ofrecidos por ustedes, encontrar en una base de datos la música que por tanto tiempo nos hizo compañía. Creo poder hablar por los santiagueros que durante tantos años escuchamos la emisora Radio siboney y que ahora estamos en otras partes del mundo, gracias por lo que representan para nosotros.