lunes, 11 de agosto de 2008

Beijing 2008: LA INSÓLITA HISTORIA DE UN IPPÓN VISTO AL REVÉS


(LA TERRIBLE INJUSTICIA SOBRE LA JUDOCA CUBANA Yurisleydis Lupetey)


Reinaldo Cedeño Pineda // Parece mentira que estas cosas sucedan en una OLIMPIADA, y sobre todo que no se repara la injusticia. Una injusticia NO PUEDE SER inapelable. Y si hubiera sido una china?

Según el reporte diario de la TV cubana desde Beijing, el director de arbitraje de la Federación Internacional de Judo, el español Juan Carlos Barco, fue quien sancionó la decisión como "inapelable", tras ser revocada por la mesa de los jueces, ante la protesta del preparador cubano Ronaldo Veitía y la revisión del vídeo. De esta forma, nada menos que quien debe impartir justicia, se portó como un ladrón y un infame. Vaya desde aquí nuestro desprecio.

Este es la historia de un ippón visto al revés. La cubana fue quien lo hizo, y se lo adjudicaron a su rival, la tunecina Nesria Jelassi. La judoca africana fue lanzada tras un aproyección con la espalda hacia el tatami. Por efecto del mismo, la cubana rueda.

Nunca creí ver esto en el máximo nivel olímpico, fuera de toda lógica, de toda ética.


Aquí la entrevista de JIT

“Lupetey: fui víctima una vez más de una injusticia”

Foto: Yu.Angel
Por Joel García, especial para JIT

Beijing (11 ago).— EN MEDIO del dolor y la vergüenza deportiva que una atleta cubana siente cuando es derrotada por la injusticia, la judoca cubana Yurisleidis Lupetey accedió a conversar sobre la polémica decisión arbitral que la sacó este lunes del camino a discutir su segunda medalla olímpica en los 57 kilogramos.

«Esto de hoy es una más de las tantas injusticias que me ha tocado vivir en mi carrera deportiva, pues en el campeonato mundial del 2003 también pasó lo mismo cuando estaba discutiendo con la alemana.

»Después me dieron un premio al Juego Limpio, por haber “aceptado” que me quitaran el combate, pero ya me lo habían quitado», rememoró la campeona mundial del 2001.

«La tunecina no me sorprendió con su contraataque porque cuando yo voy a hacer la acción, ella me tiene la mano puesta atrás, por eso es que yo le hago UCHI-MATA. Después que ella cae siguió halando, pero la que primera cayó sobre el tatami fue ella», precisó con algunos niveles técnicos la holguinera.

«Fue muy sospechoso que desde el otro tatami viniera el jefe de reglas y arbitraje a tomar la decisión, cuando ya los árbitros habían visto el video, pero al final la vida es así, ni Isabel, la española que querían favorecer con mi derrota ni yo estuvimos en la final», dijo todavía entre lágrimas la bronce olímpica de Atenas´04.

Los minutos después de esa terrible decisión fueron para Lupetey los más amargos de su corta y fecunda carrera. Lloró por espacio de dos horas consecutivas y recordó con su llanto los cuatro años sufridos desde el 2004 hasta la fecha en que ha tenido que enfrentar operaciones e incontables lesiones.

«Pensé que este año iba a tener un suspiro, que iba a ser estimulante ganar una medalla, estar de nuevo en el podio de premiación, y estaba bien en el pareo, había hecho un buen entrenamiento, me sentía súper bien en la competencia y al ver lo que pasó me decepcioné tanto que hasta he pensado dejar el judo», señaló.

«Tomaré una decisión definitiva más adelante, quizás hasta me haga árbitro para ser todo lo justa que no han sido conmigo», sentenció la monarca panamericana, quien agradeció las muestras de simpatía del público chino y hasta de los propios entrenadores rivales, quienes no comprendían ya en su momento de repaso cómo había podido suceder tamaña injusticia.