martes, 12 de agosto de 2008

CUABITAS (III) Personas y personajes


Antonio Desquirón Oliva
(ESPECIAL para La Isla y La espina)


Al parecer, Cuabitas a fines del siglo XIX se puso de moda, pues en aquella época las personas de dinero apreciaban más una casa de campo que una de playa. Aquí vivieron el conde Duany –uno de los millonarios santiagueros del siglo XIX-, Emilio Bacardí Moreau, don Enrique Shuefg –en aquel tiempo, miembro de la firma Bacardí…

En este sitio vivió Mariano Corona Ferrer y algún momento de la Guerra de Independencia (1895-98) editó e imprimió el periódico El Cubano Libre en la cuabitera Imprenta Mestre; en 1905 falleció el notable patriota y periodista Desiderio Fajardo Ortiz, El Cautivo. Alrededor de 1907 una señora Rita Portuondo donó un terreno justo al lado de mi casa, para construir una capilla católica dedicada a la Virgen de la Caridad, la cual fue trasladada en 1937 a su lugar actual, junto a la carretera.

La quinta de Bacardí se llama Villa Elvira: antes de construirse la bonita mansión de mi niñez, Bacardí, que era librepensador y tenía mucho dinero, prestó Villa Elvira a una hermandad americana llamada Raja Yoga, que puso una escuela para niñas y practicaba un sistema de enseñanza basado en la filosofía hindú. Pero una noche a alguien se le cayó una lámpara, hubo un incendio enorme y todas las niñas se salvaron, pero el caserón de madera quedó hecho cenizas.

Frente a la iglesia, cruzando la carretera, se dice que alguna vez vivió el poeta dominicano Fabio Fiallo, y creo que en la misma casa, pero en otro tiempo, el novelista peruano Ciro Alegría. En la vereda que daba a Villa Elvira, quedaba Villa Retazo, casa de Ezequiel Vieta y su esposa Chacha Maggi en los años ‘50, y enfrente estuvo Chantilly, una enorme casa de madera que también ardió, donde funcionaron las Producciones Chantilly, que en 1950 filmaron el largometraje de pasión y pecado “S.O.A”.

Más abajo quedaba Villa Nenita, donde en mi juventud descansaba mi profesora de la Universidad de la Habana, Camila Henríquez Ureña; más arriba de casa aún reside la familia de Maximiliano Sánchez –Bimbi- uno de los más grandes guaracheros que ha dado Cuba. Hoy día el famoso compositor y director de coros Electo Silva, es mi vecino.

También vivió el carpintero constructor Pedro Rodríguez, ejecutor de casi todas las casas de madera con celosías de tabla de Cuabitas: luchó en la Guerra de Independencia a las órdenes de Jesús Rabí. Su esposa Julia Peralta fue actriz destacadísima en las obritas que se montaron y representaron aquí mismo durante años con gran éxito de público. Julia y Pedro, igualmente, fueron entusiastas de los Altares de Cruz: según contaban mis mayores, cada mes de mayo su humilde casa de guano se repletaba de cuabiteros alegres y devotos. Uno de sus hijos, Romilio, especialista en asar puercos en púa los domingos, los vendía por libras no tan caro: mi niñez huele a humo de hojas de guayaba por culpa de los cerdos asados de Romilio.

De Cuabitas fueron Pupa –organizador de patios, perfeccionista y de buen humor-, el viejo Emilio Barberán, que se quedó encerrado en un refrigerador durante un día y se volvió loco: consumía su tiempo construyendo canteros de piedra y exigiéndole a los aviones que “le devolvieran su fuquí”…

Vivían Felipa y su hija Zora, a la que sacudieron por años frecuentes ataques de furia, hasta que falleció. Vivió el viejo Miñico, a quien decían Tojosa; Vivió la vieja Anselma, Roberto –gran cantante de rancheras- y Cracráinsigne jugador de dominó que pereció una noche aplastado por una ambulancia.

Y muchos, muchos, muchos, que desde la memoria, la parada de ómnibus o las colas del mercado son también mis personajes y personas.

VER La serie: CUABITAS

---CUABITAS (1) Ni viruta ni astilla
http://laislaylaespina.blogspot.com/2008/08/cuabitas-i-ni-viruta-ni-astilla.html

---CUABITAS (II) Gente de Cuabitas
http://laislaylaespina.blogspot.com/2008/08/cuabitas-ii-gente-de-cuabitas.html