sábado, 17 de septiembre de 2016

(Con FOTOS y Datos completos) PREMIOS del V CONCURSO CARIDAD PINEDA IN MEMORIAM DE PROMOCIÓN DE LA LECTURA. 2016.




(La guantanamera Yecenia Ramírez Sosa, la más galardonada. Recibió el Premio al Autor Novel  y varios reconocimientos de las instituciones. Su texto narraba cuanto significó un libro a la espera de recuperar  la salud de su hijo / En la imagen junto al creador y coordinador del concurso, Reinaldo Cedeño. LAS IMÁGENES Cortesía de Claustrofobias) 

 “Las cien no soledades” de Aracely Aguiar Blanco (Camagüey), un paralelismo entre el realismo-mágico de García Márquez y su propia familia, le valió a su autora el gran premio del V Concurso Caridad Pineda In Memoriam de Promoción de la Lectura, un certamen que invita cada año a contar como un  libro marcó tu vida.



(♣ LEER GRAN PREMIO: “Las cien no soledades” /Aracely Aguiar Blanco

   En la gala de premiación, efectuada en la sede santiaguera de la UNEAC, se concedió el galardón en el apartado internacional al argentino Federico Gabriel Rudolph, por “Un libro: novelas y cuentos de Voltaire” (http://laislaylaespina.blogspot.com/2016/09/un-libro-novelas-y-cuentos-de-voltaire.html )

Mireya Chico Díaz (La Habana), se acreditó el de  la tercera edad con un texto sobre El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha.







     Yecenia Ramírez Sosa (Guantánamo) ganó el premio reservado al autor novel, por “El libro más triste del mundo”, relato que aborda como ese título homónimo de Otilio Carvajal, le acompañó en la recuperación de la salud de su hijo. Resultó este el trabajo  más premiado, si sumamos los reconocimientos de algunas de las trece instituciones que acompañaron la iniciativa.  (http://laislaylaespina.blogspot.com/2016/09/el-libro-que-me-toco-vivir-de-yecenia.html)



   Las menciones recayeron en “Cachorro de León”, de Frank Lugones (Holguín), así como en “Mi Principito” de Orlando Téllez Almenares y“Mi soledad tiene cien años” de Maylín Ross Torres, ambos de Santiagode Cuba.

   El territorio anfitrión copó la categoría de finalistas a través de Damaris Hodelín Fuentes (“Mi encuentro con Cuqui Bosch”), Esperanza Jardines Peacok (“El libro que me enseñó a hablar con las piedras”) y Jorge García Orce  (“El cartero de Neruda: la fe en lo hermoso”)  



   El jurado, presidido por la periodista y novelista Marta Rojas e integrado además por el poeta y editor León Estraday el narrador y promotor Manuel Gómez Morales, analizó 76 trabajos enviados desde  todas las  provincias del país, así como de Argentina, Chile, Estados Unidos y Australia.


     “Explorar nuevas vías para la  promoción de la lectura desde una vinculación emocional más directa y preservar el protagonismo del lector, han sido siempre los  propósitos del concurso; cobijados bajo el ejemplo de Caridad Pineda Anglada (1933-2012), una infatigable educadora santiaguera”, destacó  el periodista y poeta Reinaldo Cedeño Pineda, creador del certamen.


 El Concurso Caridad Pineda In Memoriam de Promoción de la Lectura es convocado por el Comité Provincial de la UNEAC en Santiago de Cuba, con el coauspicio de la Asociación Cubana de Bibliotecario, Radio Siboney, el Proyecto Claustrofobias, El Caimán Barbudo y el sitio web La isla y la espina 


1.     DECLARACIONES Y AGRADECIMIENTOS DEL COORDINADOR GENERAL REINALDO CEDEÑO PINEDA

 “Creo en las palabras como un modo de expresar mis sentimientos, Mi corazón no tiene edad”,  así de manera sencilla, como era ella,  escribió Caridad Pineda Anglada en su blog “Entre Mariposa y Caña”. Tenía entonces 76 años. 


   Hacía poemas en cualquier hoja, incluso al borde de sus planes de clases,  y luego los regalaba generosa a familiares, amigos y vecinos. Transformó su casa en una biblioteca ambulante, en un aula anexa. Ella escogió el difícil, amoroso, infinito camino de la enseñanza. … Se reía mucho cuando se recordaba estrenando el lomo de un caballo  o hundiendo sus zapatos de muchacha citadina en el camino fangoso de monte adentro, durante aquella gesta humana que fuese la campaña de alfabetización (1961) y que era uno de sus orgullos.



   (Caridad Pineda Anglada (1933-2012), al centro, durante un homenaje en su comunidad, en las afueras de Santiago de Cuba ) 


Era joven aún cuando sufrió una severa quemadura que le dejó algunas secuelas. Al volver al aula, su brazo no daba más que para escribir en la mitad de la pizarra, pero ella no era de las que se rendía...  La recuerdo  niña alborozada cuando logró ¡por fin!, poner el tema de su lección en la parte superior. Esta es la persona que da nombre a este concurso que NO conoce de perdedores. 


   A nuestro modo de ver, desde el momento que Ud. decide compartir con otros porque un  libro le ha tocado, le ha estremecido, ya se ha premiado a sí mismo. 


   Este  concurso es una utopía. Es  modesto,  y si va cumpliendo sus propósitos de explorar nuevas vías para la promoción de la lectura desde una implicación emocional directa, es gracias a Uds. que le han hecho crecer.


      Como saben los más cercanos o los que han asistido en otras ocasiones, este encuentro es obra de un sueño; pero como toda ensoñación necesita oxígeno para poder despegar, agradezco a los que me apoyaron desde la primera vez en la Biblioteca Elvira Cape hasta los que ahora mismo lo hacen. En primer lugar a los que confiaron en esta convocatoria, algunos de los cuales están aquí, y a la UNEAC desde su presidente Rodulfo Vaillant hasta cada uno de sus trabajadores. 


   A los coauspiciadores: la Asociación Cubana de Bibliotecarios que brilla en Santiago de Cuba  y a su  presidente  el Doctor Giraldo Setién Álvarez, a Radio Siboney y en especial a su directora Licenciada María Mercedes Besse Ramírez, al Proyecto de Promoción Literaria  Claustrofobias en especial a  Yunier Riquenes,  Naskicet Domínguez  y Amels Rodríguez . A la revista El Caimán Barbudo que posibilitará que todo el país vea el trabajo impreso, igual que las dos últimas ocasiones. 


  A las instituciones que nos acompañan y nos prestigian que en breve darán a conocer sus galardones. A los jurados, Marta Rojas, León Estrada y Manuel Gómez Morales. Al respaldo invaluable de Maria Elena Elías, Eduardo  Uribazo y la Comunidad Hebrea; a Tania Fernández, Directora Provincial de Cultura. A Marta Mosquera en el diseño de los diplomas. A mis colegas de la prensa santiaguera y de circulación nacional. Sin su profesionalismo y su cariño, nada hubiera sido posible. 


   Uno nunca debe cansarse de agradecer. 


 (Reinaldo Cedeño abraza a Marta Rojas, primera a la izquierda y a Zuleika Romay, durante la última Feria del Libro)

2.     MENSAJE DE MARTA ROJAS (Presidenta del jurado)

Felicitaciones a los ganadores del Concurso Caridad Pineda in memoriam. En primer lugar debo decirles que la selección fue una contienda literaria de muchos kilates por la cantidad y calidad mayoritaria de las obras recibidas. Ese hecho honra aún más a los ganadores. Como Jurado, valoré esta edición del  Caridad Pineda in memorian por la diversidad de los libros que han dejado una huella en la vida de los concursantes y por el hecho mismo del certamen el cual es un estímulo invaluable 


Algunos concursantes descuidaron el apego a las bases del certamen y escribieron reseñas de las obras escogidas y no cuánto estas lo han marcado en su vida por lo cual desaprovecharon la oportunidad de formar parte de la selección. Ello no es malo en si mismo porque ningún ejercicio de escritura lo es, sin embargo como Jurado invitaría a que en una segunda oportunidad se apeguen a las bases.


El Caridad Pineda in memoriam se consolida, incluso desborda nuestro territorio nacional, de manera que es un aporte significativo, indiscutible, de Santiago de Cuba a la cultura nacional 


Felicitaciones a los organizadores del Caridad Pineda in memoriam a quien lo ideó y a todos los que se han sumado como promotores entusiastas: personas e instituciones… Me siento honrada por haber sido Jurado de tan original y valioso Concurso.


Un abrazo.
Marta Rojas Rodríguez
 Septiembre 14, 2016. La Habana     

3.  DATOS GENERALES  


--Auspiciado por la UNEAC en Santiago de Cuba en colaboración con la Asociación Cubana de Bibliotecarios (ASCUBI) en el territorio, Radio Siboney, el Proyecto de Promoción Literario Claustrofobias, la revista El Caimán Barbudo y el sitio web La Isla y La Espina  (http://laislaylaespina.blogspot.com  Este último publicará todos los trabajos galardonados.
---Se recibieron 76 trabajos  de todas las provincias de Cuba, así como de Estados Unidos, Argentina, Chile y Australia.
--JURADO: Marta Rojas, periodista y novelista (presidenta), León Estrada, poeta y editor, y Manuel Gómez Morales, narrador y promotor. 
---Se recibieron textos de autores de entre 10 y 82 años.
---Gestor y  coordinador general del concurso: Reinaldo Cedeño Pineda, vicepresidente de la UNEAC en Santiago de Cuba.  


---DECLARACIONES del coordinador general: “Creo que vamos logrando los propósitos de este concurso: explorar  nuevas vías para la  promoción de la lectura desde una vinculación emocional más directa y preservar el protagonismo del lector; al tiempo que rendimos homenaje a Caridad Pineda Anglada, una infatigable educadora santiaguera”
---Lema central del concurso. Una lectura marcó mi vida
--Fue una gala de premiación hermosa en la que participaron la solista lírica María Isabel del Pardo, así como la carismática intérprete  Grisel Gómez y su guitarrista acompañante Gabino Jardines.

DECISIÓN  DEL JURADO CENTRAL. PREMIOS  / MENCIONES / FINALISTAS / NOTA GENERAL

---GRAN PREMIO: “Las cien no soledades” de Aracely Aguiar Blanco, de Camagüey, acerca de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez. /// Por sus ideas bien hilvanadas y sólidos argumentos, que trata acerca de un paralelismo entre algunos personajes de la novela Cien años de soledad y la familia de la autora.


---PREMIO del CAPÍTULO INTERNACIONAL: “Un libro: novelas y cuentos de Voltaire”, de Federico Gabriel Rudolph (ARGENTINA) ///  Por la manera natural y hermosa con que expone como la narrativa de un imprescindible de las letras, ha llevado una marca espiritual a su propia obra. 


--Premio al AUTOR NOVEL: “El libro más triste del mundo”, de Yecenia Ramírez Sosa, (Guantánamo), acerca de la noveleta de igual nombre de Otilio Carvajal Marrero.  // Por tratarse de un desgarrador relato comparativo entre Luquita, “un niño que vive postrado… sin poder caminar”, personaje de El libro más triste del mundo, de Otilio Carvajal y la propia vida de la autora, que luchó sin jamás perder la fe, para sobrellevar la enfermedad de su hijo.


--PREMIO TERCERA EDAD: “Sobre El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”  de Mireya Chico Díaz (La Habana) ///  La autora cuenta como asumió la lectura de este clásico de Cervantes  con desgano, pero luego no lo pudo soltar, además de que le enseñó que la obra es universal y única.

Menciones  (3)


---“Mi Principito” de Orlando Téllez Almenares (Santiago de Cuba), acerca del libro homónimo de Antoine de Saint Exupéry.



(Maylín Ross en la imagen junto al profesor  José Luis de la Tejera, quien fuera presidente de la Sociedad Cultural José Martí, y colaborador entusiasta del Concurso)

-“Mi soledad tiene cien añosde Maylín Ross Torres (Santiago de Cuba), acerca de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez.
---“Cachorro de León”, de Frank Lugones (Holguín) acerca de Dolce vita,  libro de cuentos de Eduardo Heras León.

Finalistas (3)  

 

--- “Mi encuentro con Cuqui Bosch”. Autora: Damaris Hodelín Fuentes acerca del libro Cuqui Bosch: algo más que un dirigente estudiantil, de Gladys Horruitiner. 

---“El libro que me enseñó a hablar con las piedras”, de Esperanza Jardines Peacok, acerca de La Edad de Oro, de José Martí. // 


---“El cartero de Neruda: la fe en lo hermoso”, de Jorge Antonio García Orce, acerca de la novela El cartero de Neruda, de Antonio Skármeta.




4.     RECONOCIMIENTOS DE LAS INSTITUCIONES ACOMPAÑANTES 


---CIERIC (Centro de Intercambio y Referencia de Iniciativas Comunitarias. Cuyo galardón se otorga a un autor de 9-14 años:  “Una mujer que recordaré siempre” de Marcos Alejandro García Leyva (Mayabeque),  sobre el libro La madre negra de Martí  de la historiadora Josefina Toledo.



---UPEC: “Dile a Melquiades que aquí estuvo el Che”  de María Elena Elías Ramírez (Santiago de Cuba)
---Proyecto de Promoción Literaria  Claustrofobias: “Encontrar la salida en medio de la niebla” de Eric Caraballoso Díaz (Santiago de Cuba) 

 

(El Padre Álvaro Flores, misionero claretiano y quien encabeza el Centro Cultural y de Animación Misionera San Antonio María Claret, entrega la distinción al joven escritor holguinero Frank Lugones) 
---Centro Cultural y de Animación Misionera San Antonio María Claret-Revista Viña Joven / y Proyecto Grafomanía (Guantánamo): “Cachorro de León” de Frank Lugones (Holguín) 
---Ediciones Caserón / y Universidad de Oriente: “Radiografía de la devastación” de Moisés Mayán Fernández  (Holguín)  


 (Esta familia, increíblemente, aportó tres de los ganadores del concurso. El Dr. Ricardo Hodelín Tabalada es el del extremo derecho)

---Radio Siboney: “José Martí en la dimensión de Joel James” de  Ricardo  Hodelín Tablada (Santiago de Cuba) 

 
--
(El inquieto Yasmany Castro Caballero, coordinador general del proyecto El Sendero de la Poesía, siempre apoya este esfuerzo por la promoción de la lectura)


-Proyecto: El sendero de la poesía: “Las cien no soledades”   de Aracely  Aguiar Blanco (Camagüey).También otorgó a “-Proyecto: El sendero de la poesía: “Las cien no soledades”   de Aracely  Aguiar Blanco (Camagüey).También otorgó a “El libro más triste del mundo” de Yecenia Ramírez Sosa.
---Fundación Caguayo-Encuentro de poetas del Caribe y el Mundo / y  Proyecto Sociocultural Comunitario La Peregrina El libro más triste del mundo” de Yecenia Ramírez Sosa  (Guantánamo) 
---Casa del Caribe: “Montejo y Barnet: en el alma del libro y mi memoria”  de Nora Leopoldina Rodríguez Calzadilla (La Habana)
---Sociedad  Cultural José Martí:   “El oro de la edad” de Juan Francisco Bertrán Hurtado (La Habana)


5.     ACTA DEL JURADO. V Concurso  Caridad Pineda In Memoriam de Promoción de la Lectura  

En el local que ocupa la redacción de la revista Del Caribe en la Casa del Caribe, el viernes 2 de septiembre de 2016 a las 10.00 de la mañana se reúne el jurado del Concurso Caridad Pineda in Memoriam [acotemos que el voto razonado de su Presidenta, la destacada narradora y periodista Marta Rojas, Heroína Nacional del Trabajo y Premio Nacional de Periodismo fue recibido por correo electrónico], integrado también por el narrador y poeta Manuel Gómez Morales, presidente de la filial de escritores de la UNEAC santiaguera y por el investigador literario y poeta León Estrada, director de la revista Del Caribe.


De los asuntos tratados podemos decir en principio que se recibieron 76 trabajos de todas las provincias del país incluido el municipio especial Isla de la Juventud, así como de Australia, Chile, Estados Unidos y Argentina.


Antes de dar lectura a la relación de trabajos finalistas y premiados, el Jurado desea sugerir al comité organizador del certamen que en futuras convocatorias deje expresamente aclarado que el concurso no es para reseñar libros, tampoco para promover o presentar un libro. No se trata de preparar un trabajo con citas y aparato crítico, ni parafrasear o deconstruir la lectura de un tomo, sino de escribir de manera clara, concisa y sencilla acerca de un libro que por sus valores humanistas intrínsecos ha marcado los derroteros de una vida, o han contribuido al crecimiento espiritual de quienes escriben y envían al concurso. 


En esta oportunidad se han presentado trabajos —muy pocos realmente— que no se avienen a los intereses y bases del concurso, e incluso y hablando con honestidad, no representan a juicio del jurado una recepción positiva de su lectura, porque aunque en todos los libros siempre hay una enseñanza, una línea siquiera que nos mueva o conmueva, el propio género o la factura de muchos no son para nada edificantes. 


Y ponemos un ejemplo: Un libro con una escatológica historia sadomasoquista, no podrá ser nunca materia de este concurso, así que bien podría la convocatoria conminar a la abstención a quienes deseen enviar semejantes trabajos y a quienes crean que a ese trabajo enviado habría que insuflarle lenguaje y estructura académica.


Dicho esto sin animadversión hacia esas literaturas extremas y mucho menos con quienes las veneran.

De las 76 obras, admitidas y analizadas, el jurado decidió otorgar la condición de FINALISTAS a las siguientes:

OBRA número 10 “Mi encuentro con Cuqui Bosch”, bajo el seudónimo Clandestina que corresponde a Damaris Hodelín Fuentes, de Santiago de Cuba, acerca del tomo Cuqui Bosch: algo más que un dirigente estudiantil, de Gladys Horruitiner Oleaga, nuestra querida amiga que partió en enero.



OBRA número 24 El libro que me enseñó a hablar con las piedras, bajo el seudónimo Gallega, correspondiente a Esperanza Jardines Peacok , de Santiago de Cuba, acerca del maravilloso libro La Edad de Oro, de José Martí  ///En la imagen extremo derecho///

OBRA número 19 El cartero de Neruda: la fe en lo hermoso, bajo el seudónimo Fénix, que corresponde a Jorge Antonio García Orce, de Santiago de Cuba, acerca de la novela El cartero de Neruda, de Antonio Skármeta.

Decide, también por unanimidad, otorgar MENCIONES  a:


Obra número 36 “Mi Principito”, presentada bajo el seudónimo Le Petit, y que corresponde a Orlando Téllez Almenares, de Santiago de Cuba, acerca del libro homónimo de Antoine de Saint Exupéry.

Obra número 45 “Mi soledad tiene cien años”, presentado bajo el seudónimo de Mae y que corresponde a Maylín Ross Torres, de Santiago de Cuba, acerca de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez.

Obra número 21 “Cachorro de León”, bajo el seudónimo Frank Lu, que corresponde a Frank Lugones, de Holguín, acerca de Dolce vita libro de cuentos de Eduardo Heras León.

Comenzamos con los PREMIOS

Por la manera natural y hermosa con que expone como la narrativa de un imprescindible de las letras, ha llevado una marca espiritual a su propia obra.   Este jurado decidió Otorgar el Premio del Capítulo Internacional a la obra número 72 “Un libro: novelas y cuentos de Voltaire”, enviado bajo el seudónimo de Gabriel Jordi correspondiente a Federico Gabriel Rudolph, de Argentina.
  
---Porque se evidencia que la autora cuando joven, hoy es profesora, primero asumió la lectura de El Quijote con desgano, pero luego no lo pudo soltar, además de que le enseñó que la obra es universal y única. Ella escribió de modo sintético y dentro de las normas del concurso, sin alardes por hacer literatura. Es importante porque ahora que la inmensa mayoría —desgraciadamente— de los jóvenes y niños (por culpa de sus padres y maestros) creen que con Internet lo resuelven todo, intelectualmente hablando, es importante que se retome esta obra. En El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha están representados todos los posibles estilos de la literatura. Cervantes ofreció un canon para el futuro, y hasta hoy sigue siendo de lectura y relectura obligada para cualquiera y sobre todo para quienes asuman la literatura como empeño, e incluso una filosofía de ideal positivo, de amistad, de lo estoico. Está bien que esta obra de una profesora formada por la Revolución tenga ese valor, por si fuera poco, el primer libro, con una tirada de un millón de ejemplares que publicó la Revolución fue El Quijote.
   Por esas razones, otorgar el Premio de la Tercera Edad a la obra número 3 “Sobre El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”, presentada bajo el seudónimo Amira, y que corresponde a Mireya Chico Díaz, de La Habana, acerca de —como ya saben— la obra cumbre del mundialmente célebre Miguel de Cervantes y Saavedra.

----Por tratarse de un desgarrador —pero no pesimista— relato comparativo entre Luquita, “un niño que vive postrado… sin poder caminar”, personaje de El libro más triste del mundo, de Otilio Carvajal y la propia vida de la autora, que luchó sin jamás perder la fe, para sobrellevar la grave enfermedad de su pequeño hijo. Su propio hijo, que después de visitar tantos hospitales se recuperó. Confieso que a todos nos conmovió este trabajo, por su crudeza y su verdad, tan llena y plena de esperanzas…
 Conceder el Premio al Autor Novel a la obra número 46 “El libro más triste del mundo”, presentada bajo el seudónimo Margarita Pauss, y que corresponde a Yecenia Ramírez Sosa, de Guantánamo, acerca de la noveleta El libro más triste del mundo, de Otilio Carvajal Marrero. 



----Por resultar el más logrado de los trabajos presentados, con ideas bien hilvanadas y sólidos argumentos que ameritan nos decidiéramos por él, trata acerca de un paralelismo entre algunos personajes de la novela Cien años de soledad y la familia de la autora, así encontramos que entre “imantador y mágico” resulta que una prima y su propia madre son a veces Úrsula Iguarán, su nuera le recuerda a Remedios la Bella, y su hermana es Fernanda del Carpio, entre otros disímiles personajes que nos va develando, así la autora ha visto, conoce y lo escribe convincente, el descubrimiento de que, en cualquier esquina de su ciudad existe un personaje de Macondo. Interesante y bien redactado, consideramos que la autora, una mujer que —lo sabemos— se ha pasado más de la mitad de su existencia entre libros, ferias, librerías, libreras, escritores y otra vez y siempre libros, no nos sorprende demasiado que haya logrado una pieza como esta a la que hemos decidido…
   Otorgar el Gran Premio del Concurso Caridad Pineda in Memoriam, a la obra número 50 “Las cien no soledades”, presentado bajo el seudónimo Nicasia, y que corresponde a Aracely Aguiar Blanco, de Camagüey, acerca de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez. 


   Y para que conste firmamos la presente los miembros del jurado, en la fecha y lugar consignados al inicio.

Marta Rojas                 Manuel Gómez             León Estrada


OTRAS IMÁGENES


María Isabel del Prado, solista lírica. Un lujo que se gastó la quinta edición del Concurso Caridad Pineda In Memoriam

  

Odalys y Niurka, las chicas de la Asociación Cubana de Bibliotecarios (ASCUBI), uno de los principales puntales del Concurso, también entregaron su premio a Yecenia Ramírez Sosa 


Rostros concentrados  en el público 





 

Eduardo Uribazo, profesor e investigador de larga data, que siempre apoya la iniciativa



Un honor contar con laasistencia de Eduardo Delgado, una institución de la biblioteca en Cuba. En primer plano
  

 Un  público hermoso


Sergio Martínez, corresponsal de Radio Rebelde, cadena nacional en Santiago de Cuba,  La prensa ha sido eje esencial en el Concurso 


Y el del sombrerito, es el corresponsal de Radio Progreso,cadena nacional  en Santiago de Cuba. Gracias Ocaña Gómez por esta vez y por todas las demás!!!  


  
Arletty Romero Lafargue del proyecto Grafomanía en Guantánamo, hermanado con el Concurso Caridad Pineda 



El Padre Álvaro Flores y Mirta Clavería, directora de la cada vez mejor revista Viña Joven que tanto apoya el Concurso




Una amistad que comienza a ser larga,siempre con un gran apoyo al Concurso Caridad Pineda IN Memoriam. Reinaldo Cedeño junto a Víctor Hugo Leyva Sojo, director de Estensión Universitara de la Universidad de Oriente  


     Y aquí.. qué pasó... quién ganó.. jaaaaa
 



 De la más próxima a la más alejada:  María Mercedes Besse Ramírez, directora de Radio Siboney  (uno de los auspiciadores del concurso), Ada Guardiola, especialista de la propia casa radial especilizada en música instrumental e información cultural.Y, siempre, Lourdes Palua, presidenta de la Unión de Periodistas de Cuba en territorio santiaguero.MIL GRACIAS a ellas y a todos.