miércoles, 23 de julio de 2014

PRESENTARÁN LIBRO DE MEMORIAS DEL HURACÁN SANDY



El libro La noche más larga, memorias del Huracán Sandy, será presentado el próximo jueves 31 de julio a las 10.00 de la mañana  en el Salón de los Vitrales de la Plaza de la Revolución Antonio Maceo de Santiago de Cuba.

El volumen, bajo la selección del periodista y poeta Reinaldo Cedeño Pineda, explora la madrugada del 25 de octubre de 2012, cuando el territorio santiaguero resultó afectado por uno de los fenómenos naturales más devastadores de su historia.

Crónicas, testimonios y poemas relatan, al decir de su compilador, “la consternación de aquella madrugada, el no saber por donde empezar, los primeros brotes, la angustia por lograr una cobija (…) así como la voluntad recuperativa y las manos tendidas desde toda Cuba, desde otras geografías”.

El libro resulta un hermoso regalo de Ediciones Santiago y la Empresa de Artes Gráficas Federico Engels, así como de un equipo integrado por Lina González Madlum (edición), Marta Mosquera y José Antonio Limonta (diseño) y Javier Laffita (composición).

 La noche más larga contó con el respaldo de las máximas autoridades de la  provincia, y reúne en más de doscientas páginas, obras de 55 autores, así como un material fotográfico de excepción.    

martes, 8 de julio de 2014

Edgard Gousse: EL INFAME OPORTUNISMO



  
♣ A propósito de la antología bilingüe de poesía joven cubano-haitiana CAMINOS POÉTICOS-CHEMINS POÉTIQUES  Voces nuevas de Cuba y Haití / Voix nouvelles de Cuba et d' Haiti (Editorial Tres Américas)
presentada en el XXXIV Festival del Caribe, Santiago de Cuba, el  6 de julio de 2014.

Por Reinaldo CEDEÑO Pineda

Esta es la historia de lo que nació como un hermoso proyecto y acabó convertido en una infamia. Como se trata de un libro que implica a muchos escritores, como su presentación se han hecho pública, como puedo decir con orgullo que lo ayudé a existir, aquí van estas notas. Los que me conocen saben que nunca las hubiera querido redactar.

   El haitiano-canadiense Edgard Gousse, a quien conocí por el poeta Jesús Cos Causse hace algunos años, me comisionó en casa de la inefable Marlene —compañera de muchos años de Coss― para un posible libro que abarcaría la obra de la joven poesía cubana y haitiana. Él se encargaría de la hermana isla y de 17 autores, y yo de seleccionar a otros 17 jóvenes poetas en la Mayor de las Antillas, mas la presencia especial de la núbil Libertad Dearriba.

    De aquella conversación fueron testigos José Orpí, la propia Marlene y León Estrada. Este último trabajaría a su vez en una antología general de poesía cubana. La idea era un trabajo a dos manos. El haitiano mostró incluso una posible cubierta ya hecha que mostraban a dos autores. Así quedamos en ese primer contacto, y en los posteriores.

   En fatigosas jornadas, durante meses, robé tiempo a mi trabajo y a otras responsabilidades para honrar mi compromiso.  Primero, se dieron a conocer  las bases de manera digital e impresa —incluido el periódico Juventud Rebeldey se creó una cuenta para que los interesados enviaran sus poemas. Aquello parecía serio. Sobre la base de mi juicio, de una intensa lectura y de la sugerencia de otras personas, seleccioné y busqué autores jóvenes de valía a lo largo del país.

    Podría hacer otro volumen  de cómo logré localizar y convencer a algunos de ellos, porque se exigían  textos INÉDITOS. 

  Consulté, devolví, pedí explicaciones y hasta incluí ―a petición del mismo Gousse y con preguntas preparados por ambos— cuatro interrogantes que vinieron a complicarlo todo porque necesitó otras tantas consultas; pero esa petición también fue completada. Fue, en verdad, un trabajo de primer editor.

  Correos fueron y vinieron, llamadas fueron y regresaron desde Pinar del Río hasta Guantánamo, sin que mediara más financiamiento que el de mi menguado salario. Tuve incluso que reponer el teclado de mi computadora, que se resintió de tanto trabajo. Lo expongo no como arrepentimiento, sino para que se sepa el carácter de la contribución.

   Cada centavo lo di por bien empleado. Se trataba de la posibilidad de abrir puertas a voces nuevas de la lírica cubana. 

  Gousse seguía sumando iniciativas a la antología. La última fue una reseña crítica de cada autor. Traté de disuadirlo —no porque lo considerara intrínsecamente una mala idea―, sino por el riesgo de establecer criterios sobre la base de unos pocos poemas. En mi opinión, se actuaría de una manera impresionista, porque en algunos casos, las breves carreras de los autores aún no habían arrojado libros. Era difícil. Lo intenté, no obstante, y le envié lo escrito sobre Libertad Dearriba ―publicado en más de un sitio— y Eliécer Almaguer, mas mi partener en la antología tenía otras consideraciones, otros gustos. 

  Le dejé el camino expedito para que tomara de su mano esa parte del volumen. ¿Qué más podría hacer? Un estilo no es posible cambiarlo. En el  interín, por cierto, también decidió no seguir trabajando con Edgard Gousse, el poeta  Agustín Garzón quien le ayudaba sin descanso en la traducción.

  Le suministré entonces, escrupulosamente, todos los datos de los autores cubanos: fechas de nacimiento, direcciones postales y electrónicas, biografías, fotografías,  las respuestas a las pequeñas entrevistas autor por autor y, por supuesto, los poemas ya decantados. El núcleo de la antología estaba terminado, la papilla lista. 

     Sin embargo, CAMINOS POÉTICOS-CHEMINS POÉTIQUES  Voces nuevas de Cuba y Haití / Voix nouvelles de Cuba et d' Haiti aparece ahora como obra de un solo autor. Mi nombre —que es decir mi esfuerzo― fue remitido “al corazón profundo” del libro. Tal fue el término empleado por Gousse. Léase: un puntaje apenas visible como seleccionador, una mención en los agradecimientos. Un ninguneo. 

Ni el propio Edgard encontraba esa línea de agradecimiento en la presentación hecha este 6 de julio de la Casa del Joven Creador. El trance tragicómico movió a la risa del auditorio


No soy ningún advenedizo en materia editorial y ese despropósito nunca debió ser. Sé donde debe ir cada cosa. El aporte era capital y así debió ser reconocido. Edgard Gousse actuó como el emperador que al no ver cumplidos sus caprichos, pasa por sobre la cabeza de sus servidores. Actuó de mala fe y con una alta dosis de oportunismo, cual si tirara un hollejo luego de exprimirlo. Tengo un vecino que lo llamaría de una manera más fuerte.

   Los  autores cubanos —la mitad del libro— que están aquí son mi responsabilidad. Y también sus versos, sus datos y sus respuestas.  Una antología no existe sin antologador y sin el riesgo de su criterio. Un libro no existiría sin autores, una editorial no existiría sin autores, una imprenta no existiría sin autores.

   A estas alturas he visto publicado mi nombre en libros, revistas o periódicos más veces de lo que imaginé. No se trata de eso. Mi madre me enseñó desde muy joven a jamás ambicionar lo que no me pertenece, pero también a defender lo que merezco.

   Pudiera parecer este un capítulo particular, pero  lo más triste es que no es la primera vez que Edgard Gousse se ve envuelto en capítulos oscuros con escritores de Santiago de Cuba y muchas personas pueden atestiguarlo. Esperemos que sea la última.

   Este es un caso más, donde la nobleza y la confianza se estrellan contra el humillante poder del dinero.

   Si no leí estas notas en la propia presentación del 6 de julio, si domeñé mis demonios fue por respeto elemental a los allí presentes ―haitianos y cubanos―, a la Casa del Joven Creador, a la Asociación Hermanos Saíz y al Encuentro de Poetas del Festival del Caribe que ahora mismo encabeza Teresa Melo. Ellos NO tenían porque pagar semejante acción. 

   Quiero que sepan los poetas Maikel Rico Trujillo, Eilyn Lombard Cabrera, Miguel Cándido Francisco Reynaldo, Yannier Orestes Hechavarría Palau, Jamila Medina Ríos, Reynier Rodríguez Pérez, Eliécer Almaguer Almaguer, Moisés Mayán Fernández, Rodolfo Tamayo Castellanos, Javier Luis Mora, Yoricel Andino Castillo, Raisa Katiuska Olivera Fleitas, Ricardo Javier L. Deville,  Arlin Alberti Loforte, Yunier Serrano Rojas (Valerio). Heriberto Machado Galiana y Daniel Lienz Fariñas, que me alegra su confianza, que me enorgullece verlos en el libro.

   Temo sin embargo, que se agregue a la condición ya sabida de que no recibirán un centavo —así lo establecía la convocatoria divulgada― el que no lleguen los ejemplares a todos.  Debo confesarles que la solución escapó de mis manos. Quisiera equivocarme.

   No me he leído las críticas ni los versos de los poetas haitianos, mas a primera vista CAMINOS POÉTICOS-CHEMINS POÉTIQUES  Voces nuevas de Cuba y Haití / Voix nouvelles de Cuba et d' Haiti (Editorial Tres Américas) parece un libro hermoso. Lástima que siempre lo hermoso, no resulte lo más limpio.
 

domingo, 6 de julio de 2014

LUIS CARBONELL: El artista total





♣ Homenaje a Luis Mariano Carbonell Pullés en el panel dedicado a figuras del Caribe desaparecidas recientemente, en el que se rindió tributo también a Norman Girvan, intelectual y economista jamaicano, el Nobel colombiano Gabriel García Márquez, la cantante dominicana Sonia Silvestre, y el músico y compositor Juan Formell  /  XXXIV Festival del Caribe Teatro Heredia, Santiago de Cuba, 5 de julio de 2014.

POR Reinaldo Cedeño Pineda 

Si pudiera decirles quién fue Luis Carbonell… pero ni él mismo lo sabía. No ando buscando palabras de ocasión. Un día, una madrugada irrepetible, en el salón del aeropuerto, me confesó: “Yo no conozco a Luis Carbonell, yo aprendo con él, me sorprendo, lo ando descubriendo todavía”.

   No vengo a repetir la biografía de este hombre nacido un 26 de julio, en 1923, en estas calles. Me conmovió —me conmueve aún— su declaración de que “primero era santiaguero y después cubano”. No lo expresó una, sino mucha veces. Lo sostenía firme, la hacía flamear: era su bandera. La patria antes de ser conciencia asoma por el pequeño pedazo bajo el sol. 

   Permítaseme un salto, el primero de muchos. Después que la ciudad fuera arrasada por el huracán Sandy, vino hasta aquí para estrenar  una estampa de Santiago Carnago. Se necesitaban todas las voces, todas las manos. El artista estaba dispuesto a recoger piedras si era preciso, y así lo hizo saber a las máximas autoridades del territorio. De ese tamaño era su desprendimiento de cualquier fatuidad.

   Si me dieran a escoger una muestra de su estirpe tomaría uno de los sucesos antológicos de la discografía cubana. Cuando en 1955 se graba Esther canta a dos, tres y cuatro voces, no se hablaba de pistas y mucho menos de digitalización. Era un tributo a su amistad con Esther Borja. Se necesitaba una disciplina inquebrantable, un nivel de detalle milimétrico. Ambas cosas las tenía Luis y  las tenía la intérprete. 

  Acometió los arreglos musicales para la ocasión, el montaje de las voces, el acompañamiento pianístico (junto con Numidia Vaillant)  y la redacción de las notas. Un artista total. Años después participó en la formación del Cuarteto del Rey ―con el que debutara Pablo Milanés—; en el de Los Bucaneros, Los Cañas… Muchas agrupaciones siguieron consultándole en las décadas siguientes. 

Luis nació para enseñar, aunque no fuese derecho ni medicina como quería su madre. Y en ese camino no solo escaló, sino que supo espantar una montaña de prejuicios.     


   ¿Cómo logró aprenderse la monumental Elegía a Jesús Menéndez de Nicolás Guillén? ¿Cómo seguir al Capitán  Muerte? ¿Cómo decir Jesús / caña / Manzanillo / ejército?  También se lo pregunté.  “Estudiar”, fue su única respuesta, lacónica respuesta. Algo debió notar en mi rostro, alguna sombra, cuando decidió agregar. “En realidad son tres cosas: Estudiar, estudiar y estudiar”.

     Vivió de la poesía, lo que no puede decirse de nadie, de casi nadie. Y lo mejor, nos hizo vivir con ella. Le extrajo el zumo a cada frase, llevó cada palabra al límite.  De la cáscara a la médula descarnó el poema, y luego lo vistió, capa por capa, dando la gentil impresión de no haberlo tocado nunca.

   Pepe Biondi, el artista argentino, le confesó un día: “Usted no recita. Usted dibuja los versos, los pinta. Usted es un acuarelista de la poesía”.  Y aquel bautismo, con el aderezo antillano, la acompañó para siempre en escenarios del Caribe, América del Sur, Estados Unidos y Europa. 

   Hizo a Lorca y a Camín, a Palés Matos y a Eloy Blanco, a Tallet y a Ballagas. Hizo grandes poemas y grandes autores; pero también insufló vida a obras que no parecían mucho. Las puso a levitar. 

  Se empeñó en decir que no escribió poesía, intentó demostrárnoslo; pero ya sabemos que la palabra rodaba por la punta de sus dedos, nos recorría, nos trajinaba, nos llevaba donde quería y luego… le bastaba halar el cordel. 

   Si pudiera decirles quién fue Luis Carbonell, pero no nos hará falta.  Véanle cruzar los brazos y mecer al bebé… diente de merengue, bemba de caimito… Mirad como sube el olor de la madera, el olor a hembra, a macho y a rústico barracón…  como se dibuja el aire, como un llamado elástico hace el milagro: Fulóooo. Y como llega aquel Niño,  con guantes y to, che ché; como aplaude, como grita, como pronuncia su nombre, igual que el niño Valdés.


sábado, 5 de julio de 2014

2014: Premiado Concurso Nacional de Periodismo 26 de Julio


 
 
Los premios y menciones del Jurado del Concurso 26 de Julio-2014 en las categorías de Prensa Escrita, Radio, Televisión, Fotografía y Periodismo Digital, así como el Premio Especial de la Mujer, fueron dados a conocer en conferencia de prensa en la tarde del viernes en la Casa de la Prensa.

El Jurado, que estuvo presidido por Ismary Barcia e integrado por otros 23 profesionales,  analizó en el curso de esta semana 831 trabajos que se presentaron al certamen. Por su participación se destacaron los medios de prensa de Cienfuegos, Pinar del Río, Ciego de Ávila y Granma. Entre los medios nacionales, el diario Granma. 

La presidenta del Jurado destacó en la información a la prensa dos aspectos: 1) el abordaje de temas candentes de la realidad cubana en los diferentes soportes, y 2) la afluencia mayoritaria de jóvenes profesionales en el concurso, muchos de los cuales recibieron premios y menciones.

A continuación los premios y menciones otorgados en cada categoría:

PRENSA ESCRITA

El jurado de prensa escrita, presidido por Magali García Moré, e integrado por María Grant González, Zenaida Ferrer Martínez, Alberto Rodríguez Fernández, Reinaldo Cedeño Pineda, Víctor Joaquín Ortega Izquierdo, Juana Carrasco Martin, José Alejandro Rodríguez Martínez y Elson Concepción Pérez, luego de analizar los trabajos en concurso en seis géneros periodísticos, y colegiar las propuestas de premios y menciones, consideró otorgar:

INFORMACIÓN
Premio:  «César Valdés: Se retira uno de los buenos», de Michel Contreras González, de Cubadebate
Menciones:  «¿Se acaba la piedra en Nieves Morejón?», de Carmen Bernarda Rodríguez Pentón, del periódico Escambray, Sancti Spiritus.
                        «Construyen una casa que desafía la gravedad en Las Tunas», de José Armando Fernández Salazar, de la AIN, Las Tunas
COMENTARIO
Premio: «Distinguir también discrimina», de Mayra García Cardentey, del periódico Guerrillero, Pinar del Río
Menciones: «Dos guaperías bien diferentes», de Carlos Enrique Morales Valido, de la agencia Prensa Latina.
                       “La cuenta y el salario”, de Yolanda Molina Pérez, del periódico Guerrillero, Pinar del Río.
REPORTAJE
Premio:  «Arrugas de más», de Yudith Madrazo Sosa y Alexis Pire Rojas, del periódico Cinco de Septiembre, Cienfuegos.
Menciones:  «Enseñanza de la Historia: Clío al desnudo», de Yohana Amelia Lezcano y Emilio L. Herrera Villa, de la revista Bohemia.
                        «Consumo de alcohol: Cubanos entre líneas», de Yohana Lezcano y Vladia Zulia Rubio Jiménez, de la revista Bohemia.
ARTÍCULO
Premio: «Agustín Anido Artiles: La cultura como un deber», de Narciso Armando Fernández Ramírez, del periódico Vanguardia, Villa Clara
CRÓNICA
Premio:  «El cartero nunca llama dos veces», de Mayra García Cardentey, corresponsal del periódico Juventud Rebelde.
Menciones: «Barbera»,  de Félix Témerez Martínez, del periódico Guerrillero, Pinar del Río             
                     «Derrame de verdad», de Katia Siberia García, periódico Invasor, Ciego de Ávila
ENTREVISTA
Premio: «La película de Gerardo»,  de Katia Siberia García, del periódico Invasor, Ciego de Ávila
Menciones: «César Valdés: “He sido honesto para con el arbitraje”», de Michel Contreras González, de Cubadebate
                      «Nunca he sido un simulador», de Enrique Santiago Ojito Linares y Arelys García Acosta, del Periódico Escambray, de Sancti Spíritus.
                      «Beatriz Maggi o la fecunda levitación», de Mario Cremata Ferrán, de la revista Opus Habana.  


TELEVISIÓN

El jurado de televisión, presidido por Irma Cáceres, e integrado también por Freddy Moros y Abdiel Bermúdez, luego de analizar 141 trabajos periodísticos en siete categorías, decidió otorgar los siguientes premios y menciones: 

INFORMACIÓN
Premio: «Expo Aquí no vive nadie», de la periodista Mayara Hernández Infante, de TV Yumurí, Matanzas. 
Menciones:  «Cangrejos rojos en Ciénaga de Zapata», de la periodista Eliane Táboas Merino, de TV Yumurí, Matanzas. 
                      «Despedida de la plataforma», de la periodista Yairis Hernández Rodríguez, de TV Yumurí, Matanzas. 
COMENTARIO
Premio: «CSI y la subversión», del periodista Yosvany Albelo Sandarán, de TV Yumurí, Matanzas.
Menciones: «Una isla no tan joven», del periodista Noel Otaño, de Islavisión, Isla de la Juventud. 
                     “¿Derechos y deberes?”, del periodista Henry Godínez Rodríguez, de Televisión Avileña, de Ciego de Ávila. 
REPORTAJE
Premio: «Cuba Dice: Leyes migratorias», de los periodistas Talía González y Boris Fuentes, del Sistema Informativo de la Televisión Cubana.
Menciones: «La volanta y la energía renovable», de la periodista Madelaine Alarcón, de Audiovisuales Niquero, Granma.
                     «Dueños de precios», de la periodista Damarys Leyva Feijoó, de Perlavisión, Cienfuegos.
ENTREVISTA
Premio: «Jesús, la suerte, la vida», de la periodista Marel González Escobar, de Tele Cristal, Holguín.
Menciones: «Palabras de un amigo», del periodista Ángel Bermúdez, de Perlavisión, Cienfuegos.
                     «Asiento reservado: Roberto Chile», de las periodistas Yamila Nápoles y Cristina Escobar, del canal Educativo 2.
CRÓNICA
Premio: «Punta Alegre, entre el silencio y el mar», de la periodista Saili Sosa Barceló, de Televisión Avileña, Ciego de Ávila.
Menciones: «Oficio de bailarina»,  del periodista Yosley Carrero, Sistema Informativo de la Televisión Cubana. 
                     «El último samurái», del periodista Noel Otaño, de Islavisión, Isla de la Juventud.
DOCUMENTAL
Premio: «182 Km»,  del periodista Anolvis Cuscó Tarradel,  de Tele Turquino, Santiago de Cuba. 
Mención: «Otra historia que contar», del periodista Juan Gabriel Gordín y los estudiantes de periodismo Arianna Guerrero y Vangil Saínz, de Tele Cristal, Holguín. 
Mención especial: «Justicia en Londres», del realizador Roberto Chile, de La Habana
PROGRAMA INFORMATIVO
Premio: (Desierto)
Menciones: «Noticiero: En Directo»,  de la realizadora Yainet Borrero Muñoz, de Telemayabeque, Mayabeque.
                     «Noticiero: Todo Noticias», de la periodista Inés Castro Machado, de Audiovisuales Niquero, Granma.

RADIO

El Jurado de Radio, presidido por  Ana Teresa Badía Valdés, e integrado por Alina Cabrera Domínguez y Alexander Jiménez Díaz, evaluó los materiales y se decidió otorgar los siguientes premios y menciones:   

INFORMACIÓN
Premio: “Caso: Fuga de alcohol”, Abel Falcón Curí.  CMHW. Villa Clara.
Mención: “Cinco libras de piedras en una vejiga”, de Berta Pulido Francia. CMHW. Villa Clara.
ENTREVISTA
Premio: “Cuba en el corazón de un Maná”, Giselle Escalante Martínez.  Radio 26. Matanzas.
Menciones:  “Valentía de mujer”, de Giselle Ávila, de Radio Artemisa. 
                      “Esclava en su propio hogar”, de Yaumara Hernández Fernández, de Radio Chambas, en Ciego de Ávila.
REPORTAJE
Premio: “En busca de la maldita culpa” (Serie), Abel Falcón Curí.  CMHW. Villa Clara.
Mención: “Adela bien vale un corrido”, de Miguel Ángel Montero Rivero, de CMHW, de Villa Clara.
COMENTARIO
Premio:  “Lecciones que se aprenden”, Carlos Luis Molina Labrador. Radio Mayabeque.
Mención:   “Un dolor de cabeza llamado Ortografía”, de Alberto Ajón, de Radio Reloj.
CRÓNICA
Premio: “El reparador de corazones rotos”,  Minoska Cadalso Navarro, de Radio Rebelde.
Mención:   “Fotos de familia”, de Carlos Luis Molina Labrador. Radio Mayabeque.
DOCUMENTAL Y PROGRAMAS INFORMATIVOS
Premio de Documental: “Cuando la justicia se llame libertad”, Andy Duardo Martín. Radio Mayabeque
Premio de programas informativos: DESIERTO

FOTOGRAFÍA

El jurado de fotografía integrado por Alberto Borrego, Gilberto Rabassa y Marcelino Vázquez, confirieron los siguientes premios y menciones:

FOTO INFORMATIVA
Premio: Yaimí Ravelo, del periódico Granma por su trabajo Marcha, de gran valor estético, fuerza e información.
FOTORREPORTAJE
Premio: Agustín Borrego Torres, del periódico Trabajadores, por “El primer día de clases”, excelente reportaje gráfico.
ENTREVISTA
Premio: René Pérez Massola, del periódico Trabajadores por su obra Luis Carbonell, maestro infinito, de altos valores estéticos e impacto visual.
Mención especial:  Juan Pablo Carreras, de la corresponsalía de la AIN en Holguín, por  la obra Vladimir Malakhov, de gran belleza expresiva y modernidad.
El jurado otorgó el Premio de Fotografía Fernando Chenard Piña al colectivo de fotorreporteros del periódico Trabajadores por la calidad. Participación y cantidad de obras presentadas, todas de elevado nivel profesional, alto contenido informativo y uso adecuado del encuadre y la utilización de la luz.


PERIODISMO DIGITAL

El Jurado de Periodismo digital, integrado por Fidel Alejandro Rodríguez, Javier Sanzo e Iroel Sánchez, evaluó 56 trabajos presentados, y decidió otorgar:

Premio: “15 años de injusticia”, del equipo de Juventud Rebelde, integrado por Isairis Sosa, Yuliet Gutierrez, Liliana Molina, Pedro Govea y Liosdany Muñoz, una compilación sobre el caso de los Cinco. 


PREMIO ESPECIAL DE LA MUJER

El Jurado, integrado por Iraida Campo, Sara Más y Gladys Egües, otorgó los siguientes premios y menciones:
PRENSA ESCRITA
Premio: “Lo que necesita ella”, de Daicar Saladrigas González, del periódico Adelante, Camagüey
Menciones: “Al lado oscuro de la convivencia”, de Ileana Sifonte León, periódico Invasor, Ciego de Ávila
                   “Soy mujer de retos”, de Tamara Rendón Portelles, del periódico Escambray, Sancti Spíritus
RADIO
Premio: “San Vicente de Paúl donde se canta a la esperanza”, de Dalia Reyes, de CMHW, Villa Clara
Mención: “Los 91 de Yeyé”, de Julio Freddy Espinosa, de Radio Caibarién, Villa Clara
TELEVISIÓN
Premio: “Una vez a la semana”, de Yamila Napolés y Cristina Escobar, del Canal Educativo 2 (entrevistas realizadas a Magaly García Moré y Loly Estévez).

Tomado de Cubaperiodistas

jueves, 26 de junio de 2014

Gana Reinaldo Cedeño, XVI Premio Nacional de Poesía Regino Pedroso



(Reinaldo Cedeño, periodista y poeta, ganador del Regino Pedroso 2014)

POR Sheyla Lageyre López (Estudiante de Periodismo)

El periodista y escritor santiaguero Reinaldo Cedeño Pineda alcanzó el primer lugar en la decimosexta edición del Concurso Nacional de Poesía Regino Pedroso, con la obra “La catadora”.

Este concurso fue convocado por el Instituto Cubano del Libro, la Central de Trabajadores de Cuba y el periódico Trabajadores para homenajear al connotado poeta cubano Regino Pedroso. Además contó con el coauspicio del Centro Nacional de Cultura Comunitaria.

El poema premiado tuvo como motivo de inspiración la vida de Margot Woelk, polaca secuestrada por las tropas nazis que fue obligada a ser la catadora de Hitler durante dos años. Esta historia fue revelada por su protagonista hacia el final de su vida para asombro de sus familiares y el mundo.

Tal relato llamaría intensamente la atención del galardonado escritor cuya intención fue tratar de meterse en ese instante terrible en que probar la comida podía significar la muerte de la catadora, y llevarlo de una forma lírica a la poesía.

Cedeño tuvo la suerte de que su obra fuera traducida en un producto audiovisual por el escritor J. R. Fragela en su singular proyecto “Visualeer”, que tiene como propósito convertir obras literarias en producciones audiovisuales que terminan siendo interpretadas por imágenes.

Asimismo este premio significó mucho para él por el valor cultural que encierra y el exigente jurado que llevó a cabo la selección: el poeta Waldo Leyva, Roberto Manzano (Premio Nicolás Guillén) y el conocido crítico Fernando Rodríguez Sosa.

La sentida historia de La catadora pasará a formar parte del libro “El terco” del propio autor, aún en preparación.

Otros lauros recientes de Reinaldo Cedeño Pineda son: el Premio Periódico Patria que otorga la Sociedad Cultural José Martí y el Premio Cubadisco 2014 de notas discográficas.

domingo, 22 de junio de 2014

GANADORES del XVI Concurso Nacional de Poesía REGINO PEDROSO

-->
 
 



Redacción Cultural semanario Trabajadores

El jurado del XVI Concurso Nacional de Poesía Regino Pedroso 2014, dio a conocer los ganadores de esta edición cuyo primer premio recayó en el poeta Reinaldo Cedeño Pineda, de Santiago de Cuba, por su obra  La catadora, y el Premio Extraordinario XX Congreso de la CTC en Modesto Caballero Ramos, de La Habana del Este, por su trabajo titulado La pradera infinita de los sueños


  Convocado —ahora cada dos años— por el periódico Trabajadores, la Central de Trabajadores de Cuba y el Instituto Cubano del Libro, con el coauspicio del Centro Nacional de Cultura Comunitaria del Ministerio de Cultura, en homenaje al primer poeta proletario cubano, el jurado, integrado por los poetas Waldo Leyva (presidente) y Roberto Manzano, así como por Fernando Rodríguez Sosa, crítico literario, decidió conferir, además, los siguientes lauros: Segundo Premio, a Erián Peña Pupo, de Holguín, por su obra Puertas para huir de la casa, y Tercero, a Camilo José Noa Rodríguez, de Gibara, Holguín, por el poema Retorno

 

(Los holguineros Erian Peña y Camilo Noa)

El resto de los ganadores fueron: Carlos Ettiel Gómez Abreu, de Jagüey Grande, Matanzas, Premio del Grupo Ala Décima con su trabajo Burbuja del tiempo; Dalgis Giró Márquez, de Guisa, Granma, Premio Rufo Caballero con la poesía Piazza Morgana; y Ada Isabel Machín Alvarez, de Diez de Octubre, Premio del Consejo Nacional de casas de Cultura, con Paradoja.

Asimismo, Roselia López Saborit, de Manzanillo, Granma, recibió Primera Mención, con Réquiem, solo eso; y Amílcar Rodríguez, de Santa Clara, Villa Clara, obtuvo Segunda mención con Casta de roble.

Jorge Rivas Rodríguez, jefe de la Redacción cultural de Trabajadores y fundador de este certamen, resaltó, además, que el reconocido bardo Pedro González Viera (Péglez), también crítico literario y periodista, tuvo a su cargo la preselección de las obras, y elogió la labor de recepción y registro de los concursantes, realizados por el departamento de Comunicación de nuestro semanario.

Con el fin de garantizar, como tradicionalmente se ha hecho, el hospedaje y retorno de los laureados a sus respectivas provincias, Rivas informó que el acto de premiación ha sido pospuesto para el mes de septiembre, una vez concluido el período vacacional durante el cual esas gestiones son más engorrosas y afirmó que próximamente serán publicadas las obras de la plástica que se entregarán como premios, consistentes en cartulinas del prestigioso artífice bautense Ángel Silvestre, quien gentilmente accedió a crearlas para este fin.

  

 Tomado de 

http://www.trabajadores.cu/20140622/ganadores-del-concurso-regino-pedroso/

Ver -LA CATADORA-  Reinaldo Cedeño - Poema ganador del XVI Concurso Nacional de Poesía Regino Pedroso
  

lunes, 16 de junio de 2014

UN ACONTECIMIENTO para la INVESTIGACIÓN MUSICAL en CUBA





Reinaldo Cedeño Pineda


Un acontecimiento para la investigación cultural en Cuba se vivirá este martes 17 a las 10.00 a.m. en la Iglesia del Carmen, con la presentación del libro Músicos de la Catedral de Santiago de Cuba. Siglos XVI-XIX  (Ediciones Caserón), un recorrido por el reservorio más notable de la música sacra en la Isla.

Por primera vez en un solo volumen podrá accederse a la vida, circunstancias y aporte musical de Esteban Salas (1725-1803) y sus continuadores, Juan París (1759-1845), Cratilio Guerra (1834-896), Laureano Fuentes (1854-1927) y Rodolfo Hernández Soleliac (1856-1937).

El libro, a cinco manos, es resultado de un proyecto liderado por Miriam Escudero ―directora del Gabinete de Patrimonio Musical Esteban Salas de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana―, que sumó el esfuerzo investigativo de Claudia Fallarero, Franchesca Perdigón, Iránea Silva y Llilian Pérez.     
La iglesia del Carmen, ubicada en el centro de Santiago de Cuba, guarda los restos de Esteban Salas, uno de los compositores más notables de su época en Hispanoamérica, quien convirtió la catedral en “un verdadero conservatorio”, al modo de decir del Premio Cervantes, Alejo Carpentier. 

Para la especialista Liliana Casanella, del Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana (CIDMUC) : “Usando como pretexto el abordaje de figuras nucleadas en el espacio musical de la catedral de Santiago de Cuba, el libro constituye una mirada a la sociedad colonial santiaguera, y sus vínculos con otros espacios catedralicios como el de La Habana y el de México. Con ello se demuestra cómo la música deviene herramienta  útil para los estudios históricos y socioculturales, por su función social y su carácter universal.

“Cada texto responde a un objeto de estudio particular, con sus propias herramientas y fines investigativos cuyo tejido resultante contribuye a configurar la trama a la cual pertenecen varios de los maestros de capilla de la ciudad oriental y sus lógicos nexos con los conflictos propios de la época (raciales, sociales…).  Es un aporte de la musicología al estudio de la cultura cubana”

Músicos de la Catedral de Santiago de Cuba. Siglos XVI-XIX es un texto de la editorial de la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba) en territorio santiaguero que ha publicado, desde su creación en 1983, parte de la vanguardia artística y literaria del país.