jueves, 26 de febrero de 2009

OTRA VEZ sobre LOS FESTIVALES de la RADIO


(Tres periodistas, tres realizadores de radio, tres premiados: Reinaldo Cedeño, Yamil Sánchez y Eric Caraballoso)

Reinaldo Cedeño Pineda
escribanode@gmail.com

Hace ya algún tiempo, escribí sobre los Festivales de la Radio. Pongo el link al final para no repetir las ideas.

Sólo me permito reiterar ahora, que a ese encuentro va quedándole grande la palabra Festival, convertido en lo mismo año tras año: una gala de premiación extensa, excesiva en la cantidad de categorías a premiar ―pese a las reducciones―; desentendida de jornadas teóricas o debates que tanta falta hacen, resistente a buscar espacios para transmitir a posteriori y como el sistema radial que es, los programas que la misma radio premia; sin coberturas externas y sin la jerarquía de otros premios artísticos.

El Festival de la Radio ( y no hablo de Santiago de Cuba sino de su concepción general) es una excelente idea, mas su diseño hace rato hizo aguas. El Festival ha de responder a las programaciones y temáticas de las emisoras, nunca a la inversa. El Festival no ha de ser un propósito per se, sino una resultante natural del trabajo sistemático. El Festival ha de pasar del balance al arte, del jurado al debate, del premio a la irradiación. El Festival, necesita, en fin, proponerse metas y estímulos más altos para ubicarse a la misma altura de la gente que hace radio.

Todo vuelve a raíz de la gala de premiación del Festival Provincial de la Radio en Santiago de Cuba en su trigésimo primera edición, realizada este miércoles 25 de febrero; aunque ciertamente he asistido a otras mejores.

Quiero ver este Festival (es decir a esta gala) como un espacio de encuentro con los amigos y con los talentos de la radio, con maestros y recién llegados. Repito, de encuentro que no de intercambio, porque no puede llamarse así al breve saludo que se hace tras los premios y… calabaza, calabaza… cada uno para su casa.


( RADIO SIBONEY: De izq a derech: los operadores Oscarito y "Juanquii", la directora Mercy, los periodistas Eric y Cedeño, y la investigadora Olivia. Véanse algunas "bolas de agua". / En el Festival de Base de la emisora se habían presentado trabajos interesantes)

Y como así lo creo, me aferro a las alegrías; me niego a detenerme en las dificultades con el audio, en el espacio abierto escogido (Plaza Cultural Aguilera) que no considero apropiado; ni en los objetos que acompañan al diploma (las ya “famosas” bolas de agua), ni en los diplomas que no llevan el nombre de los ganadores (sino el de los programas)… quiero detenerme en la gente, en los artistas que siguen haciendo radio, pese a todo.

Por eso, al asumirlo así, me niego también a suscribir lo que ha dicho el amigo, trabajador de la radio y santiaguero, Yoanis Hernández en su blog YOANIS RADIO: “Realizado con penas y sin gloria Festival de la radio en Santiago de Cuba”, porque el Festival… NO es esta gala, NO puede serlo: el Festival de al Radio es el esfuerzo de sus realizadores… y ahí está su gloria.

Pienso, por ejemplo en Radio 8SF, emisora del montañoso municipio de Segundo Frente, la mejor en este festival provincial, cuya especialidad consiste en captar el alma testimonial de las personas humildes del entorno. En ese estar cerca de la gente y con la gente, ya pueden impartir una maestría. De allí es Yamil Sánchez, un consuetudinario ganador, que aquí no hizo menos.

Es una lástima que esas obras premiadas no pueden integrarse a la memoria sonora de, al menos, la capital provincial… perdón, eso ya lo dije.

Pienso en mi colega Eric Caraballoso (Radio Siboney) que con tan poca experiencia en la radio, pero con un talento por arrobas… ya se acreditó el premio en testimonio con una obra sobre Luis Carbonell y la radio.

En Nilda G. Alemán, un nombre en la historia de la radio santiaguera, cuyo círculo de interés, cuyo amor, hizo nacer a numerosos radialistas.

En mi colega periodista de la CMKC, Santiago Romero Chang, (¡un periodista que lee!)... y que se adjudicó el Premio de Periodismo de Investigación.

En la elegante María Elena Calzado, la inmortal Doña Guiomar de Tele Rebelde, muerta en plena madurez, que da hoy nombre al premio de actuación (que ganó, como tantas veces, el incombustible Jorge Luis Colomé).

En Iris Sam, esa cubanaza jodedora, esa periodista avispada que se nos fue y cuyo nombre distingue el galardón al mejor programa informativo. Fue para Karina Brooks, la discreta Karina, la palmera, la de Radio Baraguá, la de los trabajos minimal, breves y buenos como este reportaje “Virgina, la de Lázaro”. ¿Dónde estás Karina que no te vi por aquí?


Por supuesto, en el premio de mi amigo Yovanis Acuña, con su documental “Café Bonaparte: El imperio de las palabras” (Radio Grito de Baire, Contramaestre) que defiende la tesis del quehacer del grupo literario Café Bonaparte (Baire) no sólo como un grupo de intelectuales y escritores que se reúnen todos los domingos a las tres de la tarde, sino en su proyección social como gestores de la cultura. El debut de esas consideraciones las hizo en esta blog, con el mismo título (http://laislaylaespina.blogspot.com/2008/09/yovanis-acua-montero.html)

Y en Adelaida Pérez Hung, la hermosa china, merecedora del premio de guión, con esa madre Rebeca Hung que es ya una leyenda de la actuación radial.

Y en Daylin (o Daylín?) Martínez quien ganara el Gran Premio a la Maestría... por su programa “Fiesta de Corazones”, también de Radio 8 SF, aunque a ella no la conozca demasiado. Me dijo Pedrito Lago, miembro del jurado, que el programa es excelente. Lo creo, pero tampoco lo podré escuchar… Ese es un privilegio de ellos, los evaluadores, y de la gente de la serranía.

Ah… se me olvidaba. Yo también gané un premio, el del comentario por MI TÍA, una referencia a los excesivos tratamientos que algunos prodigan a diestra y siniestra a personas que ven por primera vez.

UNA CODA DE SAL y OTRA DE ARENA

Al salir de las premiación, pasada las diez de la noche, no pude encontrar guagua (ómnibus) alguna que me trajera hasta mi casa… y tuve que tomar un motor que, servicio particular al fin y a esas horas, me hizo pagar ( prefiero los puntos suspensivos….) para poder llegar.

Hoy hemos sostenido un intercambio con el presidente del ICRT (Instituto Cubano de Radio y Televisión), Ernesto López, el vicepresidente para la radio (Guillermo Pavón) y el director de radio en Santiago de Cuba (Joel Macías). Le he expresado lo que pienso ( y no sólo yo) sobre las incoherencias de la asesoría y sus complicidades; así como la orfandad terrible de memoria radial. Sinceramente creí ver receptividad en estos planteamientos y otros, los relacionados con el tema de la investigación, al que le queda un largo trecho para cumplir su cometido. También estuvo presente Waldo Ramírez, vice del ICRT para la televisión, en el propósito declarado de mayor unidad entre la radio y la TV... El momento más hermoso fue la entrega de una flor a las auxiliares de limpieza de nuestras emisoras, y el aplauso a su humildad...

Mis intensos años como periodista me han hecho ganar el ojo alerta, y aprestarme para escuchar "el callado estruendo" del que hablara Lezama. En la radio hay sombras, mas SUERTUDAMENTE muchas luces: la gente de radio es fiel, no suele ser de las que se asusta ni de las que renuncia. Y sé que SU festival es el día a día; y la mejor GALA de PREMIACIÓN, esos que le oyen y que le agradecen con una palabra o con una sonrisa.

Artículos relacionados:

Festival de la radio cubana: en el reverso de los premios
http://laislaylaespina.blogspot.com/2007/09/festiavl-nacional-de-la-radio-en-el.html

Realizado con penas y sin gloria Festival de la radio en Santiago de Cuba. Sin penas ni glorias

Mi tía
Café Bonaprte: El imperio de las palabras

FOTOGRAFÍAS (Cortesía. Zaylen Clavería)

7 comentarios:

García Ginarte dijo...

Ojalá y este trabajo se publicará al menos en el sitio digital de CMKC, a través de Chang, que seguro coincide en algunos puntos contigo. Ojalá además que este trabajo se conozca entre los NO radialistas que dirigen la radio en Santiago de Cuba y en el ICRT.Cedeño además gracias por este trabajo por publicar la verdad de los festivales de la radio. Por demás suerte para los que su empeño lograron su bola de cristral;¿con quién es el contrato de las bolas? valdría hacer su investigación para conocer porque siempre las bolas de cristal, este año fueron mucho más imaginativas cambiaron de color tamaño, vaya logro. SUERTE EN SUS EMPEÑOS

Anónimo dijo...

Hola. Leí también el blog de Yoanis y me parece que hay un pequeño detalle. El Premio "Iris Sam Alvarez" (que no Sanz)al mejor programa informativo del Festival Provincial de la Radio santiaguera no es para nada nuevo. En Radio 8-SF lo ostenta consecutivamente en los últimos años programas como "Con el azul de tus ojos", "Metamorfosis", "El médico de las palmas", "Swing completo", "Corazón de campesina", "Con lla luz de su sonrisa"... este año la palmera
Karina Brooks lo mereció. Muchas felicidades para ella.
!Ah, una vez más coincido contigo en lo que planteas.
Y muy bien nuestra delegación te habría llevado en nuestra Girón "remotorizada" hasta Boniato esa noche de gala. jajaja.
Un abrazo. Yamil

Reinaldo Cedeño Pineda (CUBA) dijo...

Mi admirado colega, corregido el desliz del apellido y de la sprimeras veces. Gracias por leer con atención.
Y hablando de Iris Sam, hoy, por cierto disfrutamos del "Primer Taller Radial Iris Sam In Memoriam". Fue algo muy emotivo, asistió su familia y varios colegas de Santiago cabecera y municipios. Cuanto hubiera querido que participaras con tu experiencia. Espero que eso de lo que hemos hablado, eso de captar el alma de los personajes modestos, de la gente común (nada común) de la calle, acabes de hacerlo todo un ensayo y lo transmitas, para que todos podamos aprender. No te guardes tanto tus secretos...
Ado Sanz habló de la dramaturgia en los espacios informativos, y curiosamente dijo que Iris le decía que por poco no fueron familia (por aquello de los apellidos:Sanz y Sam)Fue un taller interesante donde hablaron de la página web la gente de Palma Soriano, de Radio Baraguá. Yo también dije lo que llevo de experiencia sobre la entrevista como intercambio de saberes más que como mera alternancia de preguntas y respuestas. Beningno habló de su página web en Guamá... etc... Ya sabes, creo que fue interesante y cada quien se llevó un poquito.
Un abrazo
Reinaldo

Yoel Rivero Marín dijo...

Fecidades a todos los premiados, felicidades muy particulares a esos tres buenos realizadores que están en la foto inicial del comentario, Ya podré escuchar algunas de sus obras que realmente siempre resulta una buena oportunidad de escuchar la radio realmente digna. saludos y felicidades de Sagua la Grande.

Adrián Quintero Marrero dijo...

Querido amigo Cedeño:

Me sumo al entusiasmo que provoca el reconocimiento a lospremiados. Puede ser muy merecido, no lo dudo.Pero me llama la atención el hecho de que, a la par que criticas el festival (y estoy de acuerdo en todo), ofreces una crónica del de Santiago. No dudo que nuestros colegas merezcan elogio, pero el espacio no me parece apropiado para eso.

Reinaldo Cedeño Pineda (CUBA) dijo...

Mi amigo Adrián que bueno que vuelves, estabas perdido hace unos días ya.

Si analizamos con profundidad, la idea de un festival de la radio es muy buena, si por ella se entendiese un debate, un encuentro científico, un concurso despojado de tantas categorías (y ya sabes que en muchas se compite contra otro o contra sí mismo. Por ejemplo los dramatizados de la emisora provincial CMKC apenas tienen rivales, y compiten entre ellos mismos. No tiene la culpa, claro) y una resonancia real más allá de la radio misma, y por supuesto, el disfrute de los premiados por los oyentes. No sé si allá, los programas que ganan en Sagua,por ejemplo, son sólo conocidos en Sagua, o también le han buscado un lugar, al menos en la radio provincial. Aquí te quedas con tu duploma, y chaoooo.

Lo criticable es en lo que se ha convertido el festival, la falta de motivaciones, los premios ridículos que se otorgan, la falta de jerarquía que tienen ( mire usted otras artes) y la poca resonancia más allá de la radio.Y lo que encuentro peor de todo es que algunos midan a una emisora o realizador por si coge un premio o no.

Por ejemplo, gané el Taller MArtí la Prensa de la UPEC. HUbo cámaras en el evento y he recibo muchísimas felicitaciones hasta de los vecinos de por mi casa. En el Festival de la Radio, no hubo ni prensa plana ni cámaras. Los programas ganadores sólo se volvierona a transmitir por mi misma emisora. Nadie que no sea de la radio se ha enterado de que gané un premio en el Festival Provincial Y no es que sea mi caso, es loq ue digo, la propia resonancia que la misma radio garantiza, la forma pobre en qyue se proyecta, y la conformidad que los que dirigen tienen con ello. Fue un galardón sin penas ni glorias. Decidí dejar el diploma en la emisora, para que allí lo guarden.La bola de cristal con agua que ya es carcatrística aquí en Santiago de Cuba, también la regalé.

En el encuentroq ue hubo aquí con los principales dirigentes de la radio y el ICRT a nivel nacional, se destacó que algunos espacios radiales no encontraron donde competir, no "cabían" en las bases. Por eso he dicho que no son las emisoras las que han de adaptarse a las bases del Festival, sino que estas basese deben emanar de lo que se transmite. Creo en realidadq ue se impone un análisis serio de este Festival, SE han resumido categorías, pero aún es demasiado. Creoq ue en nivel provincial podrían dejerse algunas y anivel nacional sólo debáin competir el mejor programa informativo, variado, dramatizado, etc, sin tantas subdivisiones... ASí los premios, los grandes premios tendrían en verdad una jerarquía estupenda. El Festival de la Radio peca al entregar cien mil premios.

El festival es valedero en tanto reconoce el esfuerzo de un colectivo o de un realidor, y eso es lo que subrayo. A los de aquí los conozco bien. Como en todas partes hay de todo, y reseñé aquellos que me parecen valiosos en verdad, como esos programas de radio 8 SF que trabaja con gente serrana, con gente comúnq ue lucha día a día en condiciones difíciles, y hacen arte de eso.

Un cosa es la alegría de los realizadores y artistas de la radio que se merecen fotos y reseñas de todo tipo; y otra el Festival. Para unos tengo aliento, y para lo que se ha convertido el festival, las críticas que creo merecidas a ver si algún oído receptivo lo eleva a la que debería y puede ser: UN FESTIVAL. ESte año en los encientros de bese hubo pknencias y debate, lo que considero muy bien; pero por qué no uno a nivel provincial? para saber que dijo aquel y que decimos nosotros.

Por eso afirmé que ojalá el Festival de la Radio, se ponga a la altura de los realizadores (de algunos, por supuesto).En realidad los festivales se han convertido en extensas galas de premiaciones. . La radio es compañía, le gente la quiere. LA radio nada urgida de mirarse por dentro.

elhijodelabohemia dijo...

ey, Reinaldo... felicitaciones!

que bueno, de verdad. Espero continúe tu serie de éxitos.

Saludos a La Habana cada vez que te pasees por ese hermoso malecón.

Espero estar por allá nuevamente a finales de año.

Un abrazo,