martes, 12 de agosto de 2008

BEIJING 2008: LOS CUBANOS NO DORMIMOS



Reinaldo Cedeño Pineda
escribanode@gmail.com


La quinta jornada de los Juegos Olímpicos de Beijing promete emociones fuertes para los cubanos.

Con doce horas de diferencia, las transmisiones olímpicas para la Isla tienen a un parte de los cubanos sin dormir, porque las transmisiones comienzan al filo de las nueve de la noche, se extienden por la madrugada y casi toda la mañana.

Algunos han tomado vacaciones. Yo mismo lo hice. A los que nos gusta la emoción del “vivo y en directo” andamos con ojeras, con decepciones y alegrías… pero fieles.

(Aquí los mismo puede verse un partido de balonmano Rusia-.Islandia, uno de baloncesto China- España o uno de voli Brasil-.Servia… al lado del desempeño de las duplas cubanas del voli de playa, el torneo de judo o las finales de la natación en el “Cubo de Agua”).

Algo similar pasó durante la transmisión de los Juegos de Sydney 2000, con un huso horario “invertido”. Cuando es hora de dormir en Cuba, en Beijing amanece, y viceversa.

En la mañana de este 13 de agosto −por cierto día del cumpleaños de Fidel− el equipo de béisbol debutará frente a Japón y el juego es esperado con verdadera expectativa.

Aunque no será un juego decisivo, las derrotas de Cuba frente a Estados Unidos en el torneo de Harlem, Holanda y el revés apabullante y desacostumbrado frente a Corea del Sur, tienen a buena parte de los cubanos preocupados.

Como es sabido, el béisbol es el deporte nacional de Cuba, más que un deporte, es su pasión.

En peñas, parques y casas de Cuba no se habla de otra cosa, y los “manager” populares de pelota ya tienen su alienación defensiva, sus pitchers y su orden al bate.

¿Norge Luis vera será el pitcher abridor? ¿Cambiarán el orden al bate? ¿Ha habido sobre entrenamiento y por eso no se batea? ¿Estará a su altura el jonronero Alexander Bell? Son tantas las interrogantes…

Mientras la “pelota” se transmite esta mañana por el Canal Tele Rebelde (señal olímpica las 24 horas), el Canal Educativo dos pondrá casi simultáneamente el partido entre “las nuevas morena del Caribe” (voleibol femenino) frente a China.

Muchos imaginan lo difícil que será el encuentro de voleibol por la calidad de las actuales campeonas olímpicas, y por el apoyo delirante que le darán los chinos.

Las chinas están invictas al igual que las cubanas que se han visto en muy buenas condiciones y ya derrotaron a Polonia y aplastaron a Estados Unidos.

Lo curioso es que la mayoría de los cubanos podremos ver esos partidos en televisores chinos marca Panda, aunque no por eso ninguno hinchará por las asiáticas.

Las primeras jornadas olímpicas no han sido del todo fructíferas para la delegación cubana, unido a la necesidad de impulsar una cultura que valore en su justo punto cualquier medalla, aunque no sea el oro, en el concierto mundial de 204 países.

Verdad es que en Cuba, desde 1972 hasta acá, el deporte se ha elevado a al altura de una potencia, pero… mientras una medalla de plata o de bronce ocupa en otro sitio un gran titular, aquí suele acogerse más con resignación que con total alegría.


LAS DIFÍCILES Y ANHELADAS MEDALLAS


Aunque sólo se tienen dos medallas (0-1-1) y lagunas expectativas no se han cumplido, “lo fuerte comienza ahora” y los cubanos andamos muy atentos.

El atletismo que comienza el día 15, aparece en esta Olimpiada como nuestro presumible deporte más medallista, con el vallista Dayron Robles, la martillista Yipsi Moreno y la saltadora Yargelis Savigne, como las posibilidades más visibles de títulos.

También se mencionan con posibilidad de “acariciar una medalla” al trío de saltadores de triple (Giralt, Copello y Héctor Dayron Fuentes), la discóbola Yarelis Barrios y el ochocentista Yeimer López.

Otros son optimistas con la recordista mundial de jabalina Osleydis Menéndez, pero ella no nada recuperada del todo de sus lesiones y sus marcas de hoy van por detrás de cuatro o cinco figuras

El boxeo cubano (el “buque insignia” del deporte olímpico cubano) tiene esta vez una escuadra bien joven, por primera vez desde 1972 sin ningún campeón olímpico o mundial vigente en sus filas.

Cuba no asistió al último Mundial de boxeo en Chicago, pero logró clasificar a diez boxeadores para Beijing.

La deserción de la escuadra de varios titulares olímpicos de Atenas 2004 y la sanción a otros, ha renovado el equipo en un por ciento altísimo.

En los puños de Yordenis Ugás, Emilio Correa hijo y Osmay Acosta parecen reacer recae las posibilidades de algún título., aunque he visto muy bien al joven Ronel Iglesias, y la preparación ha sido recia

De todas formas, el boxeo se presenta como la gran incógnita.

Otros “nombres para las medallas” son los del pesista Yoandris Hernández, el dueto del C-2 del piraguismo, el luchador Mijaín López, el clavadista José Antonio Guerra (aunque anduvo muy mal en la plataforma sincronizada), los taekwondocas, las chicas del voli… y por supuesto la escuadra del béisbol.

¿Será?

Mientras esos pensamientos andan rodando, los cubanos seguimos sin dormir, esperando que a los nuestros les vaya mejor en Beijing.