miércoles, 8 de octubre de 2008

TV CUBANA (I): La impiedad de LAS HUÉRFANAS… y el OCÉANO de las repeticiones



Reinaldo Cedeño Pineda
escribanode@gmail.com

No es la primera vez que en horario estelar de la TV Cubana, en el espacio de la telenovela, la nueva producción no puede estar a tiempo… y se echa manos a una retransmisión. Tal vez sería un suceso trivial sino fuera porque este se apunta como un nuevo naufragio en el OCÉANO de las repeticiones.

Aplaudí cuando se extendió la programación y surgieron los nuevos canales: fue un esfuerzo como para quitarnos el sombrero. Aplaudí cuando se decidió en fechas recientes reiterar varios capítulos de las series cubanas o foráneas, a tenor de las severas afectaciones eléctricas del huracán IKE. Era justo.

Las retransmisiones de series y telenovelas en horario madrugada-matutino es una vía que se puede hallar en otras televisoras del mundo. A ella tiene acceso un público más limitado ― por razones laborales o de estudio―, y finalmente resulta una opción de la que no he escuchado queja alguna.

AHORA… repetir la telenovela en el HORARIO ESTELAR es harina de otro costal.

Reiterar una obra dramática de la que ya se conoce todo y escamotearle a la familia cubana esa cuota de esparcimiento a la hora más esperada del día, es poco menos que una bofetada; mucho más cuando no se ha dado explicación alguna..

La telenovela no es un programa más, es toda una institución

Sus raíces se hunden precisamente en la historia de la cultura cubana (El derecho de nacer de Félix B. Caignet). La telenovela es un fenómeno social que ha sustituido (al menos en Cuba) a la ya casi preterida costumbre de compartir la mesa. Digo más, la telenovela es el plato fuerte. Es ella misma y lo que la rodea: los comentarios, los intercambios intergeneracionales y la sobremesa.

No creo que alguien ponga en duda que la televisión es ahora mismo ―para una buena parte de los cubanos― columna vertebral de su diversión: la más barata, asequible y permanente. De ahí que su encargo social se redimensione, y que la telenovela sea una de sus joyas.

La telenovela es un código que los años han asentado. Un código que, aunque no escrito, tiene sus exigencias. A las nueve, a las nueve y treinta de la noche todo se condiciona en una casa, todo se apura o se pospone hasta en el barrio, para estar libre… porque es la hora de la telenovela.

No soy un “telenovelero” furibundo, pero las veo con frecuencia. Mi familia me habla de los tramas y de los enredos, yo hablo con ellos. Se comenta en los centros de trabajo, se especula, siempre aparece el que ya la ha visto, el que sabe el final, se forman los ¿será o no será?…

No descubro nada ni exagero, no “divinizo” a la telenovela; pero esta se ha convertido en un puente de comunicación. Y es, a todas luces, la madre de las series televisivas.

Las telenovelas en Cuba hace tiempo dejaron de ser patrimonio exclusivo de señoras y señoritas, de amas de casa y de abuelas, para convertirse en espacio de la familia toda.

Los cubanos podremos disfrutar de películas y series extranjeras (algunas muy seguidas en horas de la madrugada), pero amamos y defendemos lo nuestro, queremos ver las nuestras, con nuestras historias, nuestros escenarios y nuestros actores. Tenemos una cultura de resistencia que es ya parte de nuestra identidad, y somos exigentes, porque así nos formaron.

Por eso muchos se sentaron (nos sentamos) frente al televisor para volver a ver (y los más jóvenes por primera vez) un serial como En silencio ha tenido que ser, todo un clásico de la televisión…

Alguien me ha dicho que es justo que otras generaciones conozcan lo que se hizo hace algunos años, y a sus actores. Me he persignado. Una cosa es repetir una serie de algunos capítulos (o una película) y otra muy diferente, reiterar un culebrón durante meses. La guitarra y el violín podrán tener cuerdas, pero no suenen igual.

Por eso, creo que esta vez, la programación dramática de la televisión cubana le ha fallado a su público.

¿Retransmisiones o soluciones?

En el 7. Congreso de la UNEAC, un actor de la estatura de Enrique Molina cuestionó “las retransmisiones como solución” por el descrédito que conllevan para la propia televisión, por la molestia que causan al público, y por el abandono que impulsan hacia otras opciones, cuantas veces peores.

He visto como los medios alternativos se van convirtiendo, poco a poco, en medios cada vez más masivos. Y el intercambio de series… de todas las calidades.

Hablo de telenovela por no hacerlo de otros espacios como Aventuras. A este le cae como anillo aquel verso: ayer maravilla fui… hoy sombra de mí no soy. Es otro lugar que la televisión cubana ha cedido, otro que se ha sumado a las repeticiones, y a las repeticiones de las repeticiones. Ya van dos… aunque en verdad, la lista ha engrosado considerablemente.

Vivimos en Cuba ― en la Cuba que defendemos y soñamos―. Hoy nos enfrentamos a grandes desafíos y necesariamente han de establecerse prioridades; pero…las repeticiones de la TV no son hijas de los huracanes.

La televisión no se hará con pocos recursos, cierto es; mas no creo que esté allí la única causa. Allí hay también subjetividades y calidades por analizar.

Creo que se ha malgastado tiempo y recursos ―recursos que se han entregado― en más de una propuesta fallida, que de haber sido sometida a un riguroso análisis desde su origen, nunca hubiese ganado la pantalla. Ahora mismo hay varios ejemplos que pretendemos analizar a posteriori.

Algunos se sentarán estoicamente otra vez a ver Las Huérfanas de la Obrapía, tras llegar del trabajo, o tras cocinar y fregar. Observarán si Fulanito “está igualito”, o “si Menganita se ha puesto más vieja”. Muchos lo harán porque no tienen otra cosa que hacer. Los desmemoriados cogerán el hilo y desenredarán todas las tramas después de unos capítulos… ¡ah sí, chica!… Otros encenderán los videos, los que tengan..

Y todos ahí, huérfanos, sin piedad, esperando la próxima… telenovela. ///
Artículos relacionados:

13 comentarios:

María Elena dijo...

Estimado Reinaldo, coincido plenamente con tus puntos de vista en este análisis de las retransmisiones en nuestra televisión. Como excepción, quizá podría aceptarse, pero ya se está abusando de esta opción. Debe tenerse en cuenta que para la inmensa mayoría, la televisión resulta la vía de entretenimiento por excelencia. Ojalá haya oídos receptivos y esta situación cambie en un futuro inmediato. Gracias, una vez más, por decir lo que también yo pienso.

Amparo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, cuando vi el anuncio de Las huérfanas... pensé que la transmitirían en otro horario. Es humillante para los televidentes el rosario de repeticiones en la TV, porque no solo es en este caso de la novela, ocurre también con muchísimos seriales. Parece que se ignora que la televisión es la mejor opción para distraerse que tienen los cubanos. Tengo un amigo que dice, y tiene mucha razón, que ya no hay Televisión Cubana, sino: Repetición Cubana. Qué crees? De más está decirte que está muy bueno este trabajo tuyo y que te apoyo incondicionalmente. Ahora falta que esta reflexión tenga el curso que todos esperamos. Un abrazo.

Yoel Rivero Marín dijo...

Realmente creo que para todo aquel que se respete en la televisión cubana, estas repeticiones han de constituir una falta de respeto y más que eso una muestra de incapacidad para cumplir con las espectativas de su público, amigo, te aseguro que muy pronto podremos sufrir nuevamente con Charito y hasta cabalgaremos tras las legendarias historias de Meme el Alcón.

Anónimo dijo...

Recordar es volver a vivir, así dicen muchos. Sin embargo, nunca segundas partes fueron buenas. Volver a ver "Las Huérfanas de la Obrapía" es llover sobre lo mojado, no recordar, es simplemente apegarse a cánones y comodines de los especialistas de la programación en la televisión cubana.

Buscar alternativas dignas e inteligentes es siempre conseguir que los receptores estén a la expectativa de un medio tan popular como la TVV

Debemos ser capaces de recurrir a hechos que brinden novedad a los televidentes y no que estos pierdan el total interés con las spropuestas que hoy presenta nuestra televisión.
Ya es hora de conseguir ideas y propuestas artísticas para que la televisión se comporte como esa joya que cuidamos y preservamos en nuestros hogares.
Francis Castillo periodista radio

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante lo que planteas sobre las repeticiones en la Televisión, máxime si este es un tema que incomoda a muchos televidentes. Dónde quedarán las motivaciones de ese gran grupo, que somos muchos, los que a esta hora de la noche, luego de un día extenuante nos sentamos a disfrutar de la telenovela. No puedo enjuiciar sobre el tema recursos, eso les corresponde a otros. Ahora, como televidente me defrauda tener que volver a una historia que ya conozco. Cómo me puede satisfacer e insatisfacer esta historia. Y es que como bien apuntas en tu comentario, la telenovela en Cuba es un fenómeno sociocultural, fenómeno que hay que atender.

Se trata de entretener al pueblo, ese empeño no se puede soslayar. Mira en mi opinión la telenovela Polvo en el viento resolvió los conflictos de una manera tan rápida que apenas se pudo saborear una historia con tantos matices. La telenovela tiene que mover el pensamiento pero también el sentimiento, hay que manipular al televidente, llevarlo de una crisis a otra. Quizás si esta hubiese trabajado más las intensidades dramáticas en la resolución de los conflictos hubiera dado tiempo a la culminación de la telenovela próxima. Es una idea, no una receta. Creo que nuestra televisión de cada día debe revisarse, no sólo en el tema telenovela, hay mucha tela por donde cortar.

Yovanis Acuña

Anónimo dijo...

La cultura es patrimonio de todos, por lo que todos y cada uno de nosotros está en el deber moral de protegerla y nutrirla, bajo ese principio se inspira esta modesta opinión ,o como la llamaría el mejor de los cubanos nuestro Marti, ´´el ejercicio del criterio´´ ,las repeticiones en la televisión cubana se han convertido en un acto deliberado contra la calidad, la autenticidad, la educabilidad y el respeto del producto televisivo que hoy se le ofrece a los cubanos. No se trata en modo alguno, que estas creaciones ya vistas en otro momento no posean un elevado valor estético o no hayan despertado en su momento motivación e interés por nuestro pueblo ,sino de que las necesidades y exigencias de estos tiempos requieren de nuevas ideas y realizaciones que sean exponente de la dinámica de la sociedad cubana contemporánea, que refleje sus problemas , aspiraciones, sufrimientos y porque no frustraciones, es la televisión un medio para defender lo propio, no para ridiculizarlo.

Osmar Oliva Crespo

Anónimo dijo...

Cuando dieron Las Huérfanas... por primera vez no la vi por los trajes tan feos, las actuaciones tan posadas y el ambiente plástico de este tipo de producción. No obstante, el elenco creo que es lo mejor. La gente me comentó que la historia estaba interesante, pero merecía más recurso para la puesta en pantalla. Pero, de ahí a repetirla... He llegado a pensar que los capítulos que repitieron de Polvo en el viento y Mujeres... fue una salida para ganar tiempo. Y ahí está la prueba. En un final, cuando las retransmitieron media Cuba seguía apagada. Nos vemos

Iris Hernández

Osmaira dijo...

Saludos Cedeño, coincido plenamente con tu artículo y con los comentarios aquí expuestos. A ello añado que ni siquiera para las más jóvenes generaciones resulta válida la reiteración de las Huérfanas... y pongo el ejemplo de mi propia casa,mi hija es la más joven y todavía se recuerda de algunas escena de esa telenovela,pues tenía como seis años cuando la pusieron la primera vez.
Sin embargo para ella ha sido positivo que reiteren Memorias de un abuelo en el espacio de las aventuras, aunque enmi opinión el tema de la historia de Cuba nunca está demás pero debe recrearse creativamente.
Otro aspecto que considero negativo es ver constantemente a actores que ya no residen en Cuba o que han fallecido.
Dejo un saludo a los miembros de CUBA BLOGS CLUB.

Anónimo dijo...

Estimado colega:

Mi opinión acerca de la crítica artístico-literaria aparece en la crónica “El ejercicio del criterio: fundamentos éticos”, publicada en el portal de la Televisión Cubana hace algún tiempo, así como en el nuevo número de la Revista de la Biblioteca Nacional José Martí, que está al salir de la imprenta de un momento a otro…, pero hay planteamientos suyos con los que estoy completamente de acuerdo: las fisuras fundamentales de la “columna vertebral” de la telenovela cubana son el irrespeto a los códigos de ese género (criterio sustentado por la M.Sc. Mayra Cue Sierra, a quien entrevisté para el portal de la revista Mujeres y para su edición impresa), el rigor en la dirección de actores y la dramaturgia…, no obstante las bases conceptuales, metodológicas y teórico-prácticas desarrolladas por el profesor Gerardo Fernández, con pleno dominio del tema, en su antológico texto Dramaturgia: método para escribir o analizar un guión dramatizado, reseñado por mí en el portal de Cubaliteraria.

Y no es que, en nuestra amada ínsula caribeña, no se hayan filmado muy buenas telenovelas en pleno período especial: por ejemplo, La Cara Oculta de la Luna, que “emuló” en calidad y en teleaudiencia con la brasileña Señora del Destino. Tanto me impactó el mensaje ético-humanista que le transmitió al televidente La Cara Oculta… que le dediqué casi un pequeño ensayo (“La cara oculta de la luna: una reflexión desde la psicología humanista”), publicado en la revista Vivarium. XXVI, julio del 2008: pp. 68-72.

No aburro más al amable lector, sólo les recuerdo una frase paradigmática del doctor José Orlando Suárez Tajonera, profesor emérito del Instituto Superior de Arte, recientemente fallecido: “el arte (en este caso, las telenovelas) refleja la realidad, pero también crea “otra” realidad en la mente y en el alma del artista, el crítico y el espectador”.

A los directores, realizadores, actores, actrices y demás personal técnico que sigan trabajando con amor y pasión para poder ofrecerle a nuestro pueblo un producto estético-artístico de indiscutida calidad, para que no haya necesidad alguna de “desempolvar” telenovelas que “ahoguen” a los amantes del género en el “océano de las repeticiones”.

Un cordial y respetuoso saludo,

Dr. Jesús Dueñas Becerra
Psicólogo, crítico y periodista.

Anónimo dijo...

Estoy muy de acuerdo, en lo planteado acerca de las repeticiones en la televisión de las telenovelas y Aventuras, creo que tenemos que tener mas creatividad pues yo me acuerdo que cuando yo era una niña, no existia la televisión a color y tampoco se filmaba toda la aventura completa ni la telenovela para despues trasmitirla, se trasmitia directamente al televidente diariamente y sin embargo se hacia un esfuerzo enorme por parte de los artistas y de los directores por tener algo nuevo para que los niños disfrutaran de su espacio de Aventuras y las novelas eran de gran contenido social y cultural en aquel momento, yo creo que se debe de poner todo el empeño y dedicación para que nuestro pueblo disfrute de un buen espacio tanto para los niños como para los adultos en ese horario.

Angélica Espinosa

Anónimo dijo...

Reynaldo: Después de saludarlo le cuento que no acostumbro a escribirle a los medios, pero que bien nos sentimos leyéndolo !!!!!, a tal punto que me atreví a escribirle por lo valiente que ud. ha sido en reflejar estas inquietudes que la padecen muchas personas estando en total acuerdo con lo expresado.
-en el caso de mi esposo y yo, él no ve novelas y en ese "sacrosanto horario" él oye el radio con audífonos para no molestarme debido a que la tele está dentro del cuarto. Ahora bien, como la novela cubana actual no la soporto, pues no se que le encuentro ........... no me nace mirarla..... él tiene una alegría reprimida muy grande porque así puede ver otros programas; entonces muy triste e irritable la que pone el radio con audífonos soy yo ........ aunque me encanta el radio lo que quiero es la dichosa novela , pero bueno, esperemos a que no se repitan estas desacertadas ideas.
Me despido de Ud. respetuosamente,
Georgina

Anónimo dijo...

Que Opinar????
[22/10/2008 10:46:54 AM] Después de haber leído este excelente artículo que se refiere a la telenovela Las Huérfanas de la Obrapia, pregunto nadie se dió cuenta de la cantidad de teleaudiencia que en este horario de la noche se sentirán tan mal por el solo hecho de la repetición de una telenovela tan larga y que todos sabemos la trama de la misma y el FINAL, pienso que con esta desición lo que han hecho es degradar la novela, las pocas personas que en este horario de la noche no Tienen MAS NADA QUE HACER y no les queda otra alternativa se sentarán a verla para pasar el tiempo... y una gran mayoría a criticarla, no podemos dejar de reconocer que es una excelente telenovela con un elenco de actores muy buenos, pero señores YA LA VIMOS!!!!, me hubiera gustado que hubieran puesto una de esas novelas que ya hace mas de 15 años no ponen, aunque soy muy jóven solamente tengo 22 años oigo a mis padres y a vecinos hablando de novelas antiguas que a mucho jóvenes nos gustaría VOLVER A VER e incluso a esas personas que ya la vieron les encantaria verla de nuevo... Indiscutiblemente tendremos que seguir sin hacer NADA en este horario o COMPRANDO UN CD y quemar una buena serie, puesto que LA OBRAPIA y el SORTEO seguirán y nosotros Seguiremos sin ver LAS HUERFANAS. Saludos

(ADMINISTRADOR: Tomado deL PORTAL DE LA TV CUBANA. LINK http://www.tvcubana.icrt.cu/?mod=noticias&id=667)

Anónimo dijo...

Y quien toma en cuenta al pueblo?
[17/11/2008 12:39:53 PM] Realmente resulta repugnante y extremadamente desagradable presenciar nuevamente las Huerfanas de la Obra Pia. En nuestra television no abundan las telenovelas como en otras televisoras del mundo. Solo contamos con un espacio estelar (las noches de Cubavision). En este las telenovelas se presentan de forma alternada, por lo que los culebrones duran meses. Al presentar una produccion en retransmision es faltarle al respeto a todo un pueblo. Es hora de complacer a los habitantes de esta nacion con un genero que gusta como ningun otro. La telenovela es la euforia del pueblo cubano, es parte ya de su idiosincracia. Hombres y mujeres ya por igual la disfrutan. Si por (x ) o por (y ) no se cuenta con una nueva produccion nacional, preferimos una buena propuesta extranjera, nueva, fresca. Por favor nos cansamos de exigir que tomen en cuenta al pueblo. No queremos seguir viendo Las Huerfanas en reposicion en horario estelar. Cambienla de horario cuanto antes. Si trabajan para el pueblo deben complacerlo. En muchos paises cuando la propuesta no gusta la cambian. Es una TORTURA ver esta reposicion. Personalmente me siento ofendido con esto. Y. Becerra (joven televidente)