martes, 18 de noviembre de 2014

ESCRIBIR es decir siempre la verdad





Entrevista a Reinaldo Cedeño Pineda (Este es mi correo para cualquier ampliación o mensaje: escribanode@gmail.com) a propósito del libro LA NOCHE MÁS LARGA. Memorias del huracán Sandy

POR Jesús Dueñas Becerra, 17 de noviembre de 2014
Tomado de CUBA LITERARIA

El poeta, escritor y periodista Reinaldo Cedeño Pineda, vicepresidente de la filial provincial de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), de Santiago de Cuba, asistió al evento teórico Caracol 2014, que sesionara del 12 al 14 de noviembre, en la sala Martínez Villena de la cincuentenaria institución cultural, y donde presentara su libro La noche más larga. Memorias del huracán Sandy, cuya premier tuviera lugar en el Salón de los Vitrales de la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, en la Ciudad Heroica.   
Por esa razón, decidí entrevistar a Cedeño Pineda, y lograr que nos relatara las disímiles dificultades objetivo-subjetivas que debió afrontar para convertir en realidad dicho proyecto editorial.   
¿Qué factores cognitivo-afectivo-espirituales lo conminaron a llevar a la letra impresa el volumen La noche más larga…?
Me di cuenta de que había vivido un fenómeno insólito que, difícilmente, se vuelva a repetir. Una ciudad arrasada, un drama humano profundo, y gente que no se rindió ante las adversidades. Entendí que, como periodista y santiaguero, era mi deber apretar en un solo haz algunas de esas historias terribles, la solidaridad reconfortante y hermosa, así como las profundas lecciones humanas que nos dejaran.
Por lo tanto, concentré en ello todo mi esfuerzo intelectual y espiritual, y me dije: ¡manos a la obra! No fue fácil convencer a los damnificados por ese desastre natural, a que narrasen anécdotas propias y exclusivas para ese texto. Y aunque se trataba de un volumen que gira alrededor de una desgracia, no podía dejar de ser un libro interesante, que atrapara al lector desde la primera hasta la última página, porque escribir es decir siempre la verdad […] como es, no como quisiéramos que fuera, ni siquiera como debiera ser.
Invité a periodistas, poetas, historiadores y personas afectadas por el siniestro a que relataran sus vivencias […], por desgarradoras que fueran. 
¿Qué lo motivo a presentar La noche más larga… en el Evento Teórico Caracol 2014?
Ante todo, agradezco la confianza de la locutora y periodista Rosalía Arnáez, presidenta de la Asociación de Medios Audiovisuales y Radio de la UNEAC, y a todos los organizadores del evento teórico Caracol 2014, por haber incluido en el programa correspondiente la presentación de mi libro en un contexto donde se reúnen prestigiosos especialistas del cine, la radio y la televisión insulares.                
Por otra parte, estoy muy orgulloso de ser periodista, de ser una persona de la radio, de los medios. Como profesionales de la prensa, nos correspondió la tarea de informar, en circunstancias casi de guerra, sin electricidad, sin transporte […], y de retratar el espíritu de miles de personas en medio de grandes dificultades, de suministrarles fe y esperanza, de demostrarles con ejemplos de aquí y de allá, que el huracán Sandy no se lo había llevado todo.
Yo, que soy un crítico de la labor periodística que se hace en la mayor isla de las Antillas, un eterno insatisfecho, advertí el sacrificio de mis colegas, cuánto se logró, y era preciso traer también, a la Ciudad de las Columnas, ese ejemplo de entrega profesional, donde no se reparó en horas ni en las dificultades enfrentadas por cada uno de nosotros. 
¿Podría describir los problemas de índole objetivo-subjetiva que afrontara durante el proceso de redacción y edición de ese impactante texto?
Fue un libro sumamente difícil de llevar a la letra impresa. Redactado en tiempo récord, y como es una recopilación, hubo que filtrar cada una de las historias hasta que quedaran como debían quedar.
La filosofía de ese volumen es que el huracán Sandy no fue solo su paso la madrugada del día 25 de octubre de 2012, sino también el asombro posterior de no saber por dónde empezar, los primeros brotes de la esperanza, las manos tendidas, el doloroso aprendizaje de la prevención y hasta el aliento poético-literario que nos legara.
También fue difícil, porque cada historia debía tener la capacidad innata de reproducir el resto de las historias, y cada fotografía debía resumir todas las imágenes posibles.
Por esas y otras muchas razones, devino un proceso de selección muy recio. Esa misma tensión emocional la compartieron, a la hora de hacer realidad ese sueño, la editora Lina González, así como la laureada artista Martha Mosquera, Premio Nacional de Diseño, quien encabezara el equipo de trabajo.
Recibimos el apoyo de las máximas autoridades de Santiago de Cuba, que enseguida percibieron la importancia que podía tener ese texto como testimonio colectivo, y el resultado ha sido un libro hermoso que todo el mundo quiere tener.
Lamentablemente, no ha podido llegar a más lectores, porque se trata de una edición especial. 
De las muchas anécdotas, vivencias y experiencias acumuladas en su archivo mnémico, ¿podría relatar alguna que le haya dejado una huella indeleble en la mente y en el alma?
Una joven de la playa Siboney, uno de los lugares más afectados, me llevó hasta donde estaba su casa, y yo, sinceramente, no veía nada, pero ¿dónde está tu casa? Y ella me repetía: «aquí, donde está usted parado». Fue un momento al borde del absurdo, pero yo no podía ver absolutamente nada, porque el meteoro se llevó hasta los cimientos de su casa.
Creo que el libro aprehende la magnitud del desastre, lo que, a veces, no sale en los medios o se pierde en la generalidad de las informaciones. 
Ahora, le ofrezco un espacio en blanco para que proyecte las emociones y los sentimientos que le desencadenaran, en la esfera afectivo-espiritual, los amargos sinsabores que padeciera durante la travesía de Sandy por la Ciudad Heroica.
Cuando vi a Santiago de Cuba, mi ciudad natal, caer en pleno siglo XIX después de unas horas, lloré amargamente. Los/as santiagueros/as no somos súper hombres ni súper mujeres, pero, aun en medio de la negrura más tremenda, siempre supe que saldríamos adelante. Y esa certeza La noche más larga… la quiere retener para siempre.

Editado por: Diana Fernández Fernández



De izquierda a derecha: Reinaldo Cedeño, Rolando Almirante y Julio Acanda en un taller sobre arte y periodismo en las sesiones teóricas del Concurso Caracol de la UNEAC. Sala Villena. La Habana.   

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

--Los rostros de Sandy—Palabras de presentación del libro La Noche Más larga por Eric Caraballoso
---Imágenes e historias impactantes en memorias de Sandy: Marlene Montoya  AIN-Agencia Cubana de Noticias


---La noche más larga: Misión Cumplida


---La noche más larga finalmente llegó—Santiago en mi-- por Noel Pérez


---La noche más larga: libro sobre huracán Sandy en Santiago de Cuba --- PRENSA LATINA Marta Cabrales


Presentan en Santiago de Cuba libro con memorias del huracán Sandy por Betty Beatón Periódico Trabajadores


Presentan libro de memorias del huracán Sandy en GRANMA por Eduardo Palomares


Presentan este jueves libro de memorias del huracán Sandy en Juventud Rebelde