lunes, 8 de marzo de 2010

Mileidys Ochoa: "Sigo siendo una eterna inconforme"




Reinaldo Cedeño Pineda
escribanode@gmail.com

No es mujer de ocultar su pasión ni su espíritu crítico.

Después de tres décadas de trabajo en el universo audiovisual de la Isla, desde la locución o el guión, la entrevista o la dirección, Mileidys Ochoa, sigue encontrando razones para crear, para creer.

Su programa Legado (Radio Progreso), con algunas de las figuras más notables de la cultura en el país, ha sido declarado Patrimonio de la Radio Cubana.

Actual directora de programas en la popular emisora Radio Mambí de Santiago de Cuba, sus proyectos y sus recuerdos se funden en un haz… mas no ha sido un camino fácil.

R: Siempre existen motivaciones y pasajes inolvidables en los primeros años de cualquier empeño ¿Se anima a contarnos las suyas al acercarse a la Radio y la Televisión?

M: Lo más inolvidable es la realización de ese sueño, pues tuve que romper muchas barreras, sobre todo luchar contra la predisposición del que entonces era mi esposo, que aún estando en ese medio, estaba negado a que yo perteneciera a él, ya tú sabes el machismo de la época; pero yo luché hasta conseguirlo… Por eso desde entonces, mi motivación más importante, es recordar el haberlo logrado y la voluntad que me ha acompañado siempre de no conformarme, de luchar por lo que creo y quiero. Esos fueron desde el inicio, mis más fuertes y mejores aliados. Créeme: porque tuve que vencer muchas batallas no me asusta ninguna nueva.

R: El micrófono es una responsabilidad seria y una exigencia constante. ¿Cómo ha enfrentado en su vida profesional este reto permanente? ¿Hasta dónde llega el estudio y hasta dónde la pasión?

M: Lo he enfrentado, y lo enfrento como solamente debe hacerse, con honestidad y con el mayor sentido de la verdad y el respeto a mi profesión, a los destinatarios de esta y a los protagonistas de cada proyecto emprendido, porque honrar honra, y además disfrutándolo muchísimo, ofreciendo en cada entrega lo mejor de mi, convirtiendo cada día en un eterno aprendizaje de todos y de todo.

En ocasiones te puedes dar el lujo de sentirte satisfecho, pero jamás conforme. La pasión y el estudio se complementan, no puedes prescindir de ninguno de los dos. El estudio te da las herramientas para perfeccionar el talento, pulir la creación y encausar correctamente el fuego intenso e interno del verdadero artista, ese que jamás se apaga; y al unir el estudio y la pasión puedes ofrecer la magia inigualable del arte con el acabado más perfecto e intenso, “Bomba”, añejada con sabiduría y oficio, divino elíxir de la creación y la profesionalidad.

R. Entrevistar es beber de un suspiro el aliento de otra vida. Su programa Legado (Radio Progreso) le dio la posibilidad de conocer y entrevistar a algunas de las personalidades más importantes de la cultura cubana. ¿Cuánto le aportó ese toma y daca a su vida personal y profesional?

M: La realización de Legado me aportó lo más significativo de mi carrera, la realización y el reconocimiento profesional, algo que se disfruta intensamente, pero el aporte más importante fue mi crecimiento personal y humano. De estas grandes personalidades escogí apropiarme de su luz, su don de gente, su grandeza de espíritu y su dimensión profesional, donde la consagración y la entrega son su principal divisa. Por eso hoy, mi premisa, es el postulado martiano que expresa que toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz.

Ha sido un privilegio, que jamás terminaré de agradecer, el haber conversado y podido preservar para las futuras generaciones el legado imperecedero de estas personalidades de nuestra cultura, como Isolina Carrillo, Rosita Fornés, Germán Pinelli, Consuelo Vidal, Celina González, Jesús Orta Ruiz (“El Indio Naborí”), entre tantas otras como Silvio Rodríguez. Sobre este último, después del documental, pude hacer un libro ya publicado y los otros nueve ya están escritos… pero aunque lo he intentado y tanto lo merece la historia de nuestra cultura, no he podido publicarlos.

(Un título publicado en Cuba y España)

R: Explorar el aporte de Silvio Rodríguez es penetrar en la trova, la Revolución Cubana, el pensamiento crítico y la poesía. Su libro sobre este cantautor (Silvio Rodríguez, una voz tras la guitarra, Ediciones Luminarias 2005 / Editorial Benchomo, 2006) nos conduce por diversas aristas de su quehacer. ¿Con qué Silvio se queda? ¿Qué pregunta le faltó por hacerle?
M: Me quedo con todo él, porque su humanidad toda, es la auténtica muestra de que los seres humanos, aunque somos imperfectos, tenemos también la grandeza de decidir cultivar y ofrecer lo mejor de nosotros mismos. Silvio todo, es trova, Revolución Cubana, pensamiento crítico y poesía. ¿Preguntas? Segura estoy que faltaron muchísimas. Ojalá hubiera contado con la capacidad suficiente para develar todo lo que él es y todo lo que puede decir.

R: Los años no parecen haber mellado su ímpetu creativo. De sus comienzos en Santiago de Cuba a La Habana, y otra vez de vuelta a la radio de su ciudad natal… ¿Fue un reencuentro difícil?

M: Mucho más difícil fue renunciar a mi carrera y mi trabajo en Radio Progreso contando con el reconocimiento y plena madurez; pero yo sigo apostando por la familia y fue necesario que decidiera por ella: la salud de una madre esta en el primer lugar de las prioridades.

En cuanto a lo difícil del reencuentro todo comienzo lo es, pero te recuerdo que sigo siendo una eterna inconforme, por eso mi ímpetu creativo, como tú dices, no cree ni en años ni en dificultades. Preferí tomarlo como una nueva motivación, una nueva forma para compartir todo lo aprendido y para aprender cosas nuevas. Para mi no hay ni lugares, ni programas pequeños, todos merecen mis respeto y total entrega; así lo siento y lo disfruto cada día. Qué reconfortante encontrar brazos abiertos, conocer talentos nuevos, contar con nuevas y buenas amistades; y mira… “parece que puedo ser profeta en mi tierra”.

R: Ser mujer creadora entraña mucho trabajo, horas robadas a la intimidad y una multiplicidad de roles. Cuando mira atrás, cuando se mira al espejo en franca confesión ¿Qué se diría a sí misma Mileidys Ochoa del camino andado? ¿Y del camino por andar?

M: Empezaría por decirme: puedes llevar como orgullo que te has superado a ti misma. ¿Que ha sido duro luchar por cada sueño?, es verdad, pero que pródiga es la vida cuando la enfrentas con voluntad y entereza, ¿Renuncias?, muchas, pero no concesiones de principios, es cierto que no te regalaron nada, por eso valoras y defiendes mucho más cada logro alcanzado, supiste escoger, en ocasiones en contra de ti misma, el orden justo de prioridades, del camino andado, siempre el intento de quedarte con la utilidad de la virtud, del sol mirar su luz, recordar solo al que te brindó su mano, sigue ofreciendo la tuya.

Del camino por andar, por supuesto que continuar siendo una eterna inconforme, motivación suprema para seguir el camino, para crear el día a día, ese que sedimenta la obra, alimentando el alma y el espíritu con lo más bello y mejor del hombre y de la vida, yo sí creo que un mundo mejor es posible, solo que tenemos que hacerlo, lo dice el trovador, ¿recuerdas? ¡Solo el amor engendra la maravilla!

PERFIL de Mileidys Ochoa

TV: 15 años en la Televisión Cubana. Programas: A Ritmo Caliente, 9550, Revista de la Mañana, Revista informativa Hoy mismo (guionista y conductora del espacio Propuesta)

(En los estudios de Radio Mambí en Santiago de Cuba, junto al operador de sonido Maikel Rojas Pimienta y la locutora Berenilsi Fuentes Leyva)

Radio: 18 años en Radio Progreso: 12 años como periodista del auto radio, reportando para el espacio Discoteca Popular. Creadora, guionista y conductora de los programas: Legado (serie documental), Entre ustedes y nosotros (entrevistas), Nuestra música contigo (música cubana), Cinco Héroes, la historia (dramatizado testimonial), Desde la altura de los siglos (dramatizado histórico alrededor de las figuras de Simón Bolívar y José Martí) y la Discoteca Infantil.

Principales galardones:

Ganadora de 11 premios Caracol de la sección de Cine Radio y Televisión de la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba), 18 galardones en diferentes categorías en los Festivales Nacionales de la Radio, incluidos tres años como mejor realizadora nacional, en la categoría de premios especiales.
Distinción Julio Lot, de la UNEAC.
Medalla Félix Elmuza, de la UPEC (Unión de Periodistas de Cuba)