martes, 26 de abril de 2011

IDALBERTO BANDERA: 35 años de arte mayor


Reinaldo Cedeño Pineda

¿Dónde encontró el ritmo exacto? ¿Cuándo el hijo de Dinorah y Sebastián cambió redes y fórmulas por gesto y movimiento? ¿Cuándo el tambor le habló?

Bailarín, coreógrafo, profesor, percusionista, director del Ballet Folclórico Cutumba. . ¿Con cuál nos quedaremos?... No nos alcanzará el pecho para abrazar una carrera de excelencia, ni los pasos para seguirle por todas las geografías.

Nos llevará del teatro Oriente hasta las olas del fin del mundo en Nueva Zelanda, de La Habana a New York, del Teatro Principal agramontino hasta la Ciudad Luz. Y del Teatro Mella a Cataluña, del Motel Versalles hasta Surinam, del danzón en Palma Soriano a Los Ángeles. Cádiz, puente entre dos mundos, tributa una ovación… Aplausos, aplausos en festivales y escuelas, aplausos en pasacalles y academias.

Estudió las raíces y el grito. África, con el látigo restallando la espalda y el canto poderoso en la garganta. El Caribe, explosión de colores, con sus islas sonoras y rebeldes Y Santiago, con apellido de país, su cintura caliente, su gota de madera.

¿Qué energía, qué misterio, qué infatigable poder encarna este santiaguero, este artista?

Conjunto Folclórico de Oriente, 1976, sus inicios. Parece lejano ya de tanto baile, tanto músculo; de tanta escena iluminada. Carnaval Santiaguero, Gagá, Folclor y Tradición, CUBANDERA, El negro Curro de María LaO, el Changó de Yoruba; el solista de Vodú, de la Tumba Francesa

El mexicano Paul Leduc lo quiere en su película Concierto Barroco que protagoniza Francisco Raval. Las cámaras recrean su baile, su figura.

El maestro Santiago Álvarez lo filma en La Gran Piedra, con el yubá y la tajona Frío y el sudor, los secaderos infinitos al lado de las nubes, Saint Domingue y Francia pasando por las venas.

1988. Festival del Caribe. El Ballet Royal de Wallonie de Bélgica bajo la dirección del maestro Jorge Lefebre visita Santiago de Cuba... Teatro Oriente. Erzilí, reina de Haití, espíritu indomable.

Idalberto Bandera es el solista. Las tablas se hunden bajo sus pasos, las paredes tiemblan. Los ojos del mundo se han detenido para verle. Navegan las aguas del Caribe, resurgen de los montes, del centro de la tierra. Idalberto Bandera, solista folclórico a dúo con la bailarina clásica Cristine Clepal.

Cuba y Francia. Santiago y Puerto Príncipe. Las puntas europeas y el tambor del Caribe, en una misma danza, irrepetible, telúrica, insaciable…

Habrá más. 1989: Rito y Consagración de la Primavera. Cutumba y el Ballet copulando. Baten los caracoles y los cuerpos. De nuevo a escena ¿Quien ha dicho que segundas parte nunca fueron buenas? Un verdadero artista no tiene límites.

Siglo XXI. Hora de rendirse a la excelencia… Desde 1999 dirige el Ballet Folclórico Cutumba. Integra la Comisión Nacional de Evaluación. Premio Marta Graham: otorgado por la UNEAC. Distinción por la Cultura Nacional. Su coreografía Saga Loas merece el Premio UNEAC de Coreografía y Premio Villanueva de la Crítica y largos puntos suspensivos que son obras, nombres, galardones…

Orgullo de Santiago de Cuba. La UNEAC (Unión de Escritore sy Artistas de Cuba) se honra con este homenaje a Idalberto Bandera Sidó. No nos alcanza el pecho para tanto abrazo ni los pasos para seguirle; pero aún nos queda voz para decirle gracias. Gracias por la pasión, la permanencia. Gracias por conmovernos y enseñarnos. Gracias por 35 años de arte mayor. Mil veces GRACIAS, maestro.

(Texto incluido en el documental 35 años de arte mayor, bajo la dirección de Salvador Virgilí y en voz de Gerardo Houdayer)