martes, 2 de diciembre de 2014

Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014: El medallero olímpico es otra cosa




En Veracruz fueron disputadas y premiadas 432 finales, y entre ellas ascendieron a 50 las pertenecientes a disciplinas que no se dispu­tarán en Río de Janeiro 2016


VERACRUZ.—Los Juegos Olímpicos constituyen el cénit del deporte desde su restauración hace más de un siglo (1896) y siempre resulta interesante valorar cómo marcha Cuba con respecto a otros países al cumplirse una de las etapas del ciclo cuatrienal de preparación.

No pretendemos subcategorizar a los deportes que no ostentan el sello olímpico. No podría concebirlo porque, por el momento, aparece el béisbol, nuestra pasión nacional, pero en los los XXII Juegos Cen­troa­me­ricanos y del Caribe, todavía frescos en el mexicano estado de Veracruz, quedaron re­flejados varios aspectos sobre las proyecciones a la cita estival.

En Veracruz fueron disputadas y premiadas 432 finales, y entre ellas ascendieron a 50 las pertenecientes a disciplinas que no se dispu­tarán en Río de Janeiro 2016, como boliche, el mencionado béisbol, frontón, kárate, patinaje, racquetbol, softbol y squash. Feli­citamos a los campeones y otros medallistas, pero solo utilizaremos en este trabajo las 382 pruebas con etiqueta de los cinco aros.

El deporte cubano acumuló 122 oros en disciplinas olímpicas (solo la de béisbol no cuenta), significando un 32 por ciento del total y una profundidad destacada en dicho entorno.


 El atletismo cubano arrasó 

Y no se vaya a pensar que nuestra armada compitió en todas las pruebas de esa categoría convocadas. Casi normal es la ausencia en equitación, golf y rugby. En el atletismo y la natación hubo muchas pruebas sin cubanos. También faltaron mujeres en ciertos deportes de combate. Por si no bastara, algunas especialidades quedaron sin rubricar sus objetivos.

Los que sobrecumplieron llevaron la batuta, numéricamente encabezados por atletismo (23), tiro (14), judo (13), lucha y remo (10 cada uno), este último con actuación perfecta, al igual que el hockey, de 2-2. Es un quinteto de 70 cetros, casi el 60 por ciento de todo el oro. Si agregamos boxeo (9), canotaje (8) y ciclismo (8) la concentración cualitativa aumenta a ocho deportes, sin olvidar los aportes más modestos, importantes para llegar al total.


 Serguey Torres fue de los más sobresalientes

En el medallero general fue por ocho oros la victoria de Cuba sobre México (123-115). Sin embargo, en el apartado de las modalidades olímpicas la diferencia aumenta a 26 (122-96) y disminuye a 45 el margen en todo tipo de medallas.

Los números muestran semejanza en los cuatro primeros países, pero propulsan a Guatemala al quinto lugar, delante de dominicanos y puertorriqueños. Los siete punteros en ese particular escalafón serían Cuba 122-59-60=241, México 96-93-97=286, Colombia 61­-70-61=192, Venezuela 49-68-99=216, Gua­temala 15-17-31=63, República Dominicana 12-30-18=59 y Puerto Rico 12-23-43=77.


 Hanser García: el único oro de la natación cubana 

Nótese que más de 700 atletas mexicanos estaban presentes, por ser anfitriones, en todas las pruebas y deportes. Igual ocurre con las demás sedes, como hizo Cuba en los Pa­na­mericanos de 1991 o los Centro­ame­ricanos de 1982, con la diferencia de que triunfó.

Resulta evidente que ya no ganamos los Juegos con un margen tan amplio como antes. Pero no hay que sorprenderse. Fue Cuba la principal promotora con la ayuda técnica solidaria. Entre otros factores, los gobiernos de muchos países disponen de recursos muy superiores en instalaciones, equipamientos, nivel de fo­gueo internacional y becas de estimulación.

Dentro de ocho meses vendrán los Juegos Panamericanos y luego en el 2016 los Olím­picos. El saldo veracruzano, además de la victoria absoluta, indica que Cuba continuará como líder de la región en dichas instancias superiores.

Título original: Veracruz el otro medallero, 1de diciembre de 2014 23:12:50