jueves, 5 de marzo de 2015

Santiago de Cuba, ciudad de cinco siglos: SAN JUAN, DONDE CAYÓ UN IMPERIO


Escultura al soldado norteamericano. Parque San Juan 

TEXTO Y FOTOS: Reinaldo Cedeño Pineda

Es difícil pensar que alguna vez batieron los tambores de la guerra en un lugar tan apacible como la Loma de San Juan. Emerge del pasado, como una isla, atrapada entre las cabañas de un hotel, el exotismo de un zoológico y la noria de un parque de diversiones.


Es cierto,  te recibe un enorme cañón. Fue arrancado al crucero español Reina Mercedes y emplazado en la bahía de Santiago de Cuba en el estertor del siglo XIX. Es cierto que las placas hablan de la guerra; pero todo parece tan lejano, y el aire es tan suave…

   Sin embargo, en estos predios  se libró el 1 de julio de 1898, una batalla decisiva. Asomarse a las crónicas, revela el tesón de los defensores españoles, enfrentados a las tropas norteamericanas en notable desproporción. Cientos contra miles. Las tropas de Shafter contra las de Arsenio Linares. Una acción en la que tomó parte Theodore Roosevelt, quien fuera luego presidente de los Estados Unidos (1901-1909).


 
Trincheras norteamericanas. Reconstrucción, Parque San Juan  

    En San Juan se libró uno de los capítulos más importantes de una lid que desprendió “la gema más preciada de la corona española”. El Congreso Nacional de Historia de  1942, rectificó un error que lamentablemente se repite aún:

   “En la guerra de 1898, la victoria se obtuvo gracias al apoyo decisivo del Ejército Americano por el Ejército Libertador, mandado por su lugarteniente general Calixto García. Por tanto, debe llamarse, no Guerra Hispano-Americana, sino Guerra Hispano-Cubanoamericana”.


  
  Unos días después de la batalla en San Juan y tras el desastre naval hispano en la propia bahía santiaguera, se firmó el armisticio que puso fin a cuatro siglos de dominio español en Cuba. La ceiba que cobijó ese acontecimiento se conoce como Árbol de la Paz, y aunque aquel gigante se precipitó hace algunos años al suelo; otro centinela vegetal ocupa su lugar, rodeado de imponentes libros de bronce.

   Iniciativa del coronel José González Valdés en 1928  y enriquecido en años sucesivos, el Parque Histórico de San Juan y Árbol de la Paz  preserva las trincheras construidas por las tropas de Estados Unidos para sostener las posiciones quitadas a los españoles. Es un lugar, que tal vez como ningún otro, funde una triple huella histórica. 
 


Monumento al bravo soldado mambí. Parque San Juan

   Camine despacio por las sendas y deténgase en cada columna, entre las frondas. Descubrirá al lado de proyectiles y piezas de artillería de diverso calibre, la tumba al “bravo soldado mambí desconocido”, la guirnalda pétrea que recuerda la valentía ibérica y la escultura que conmemora el paso del ejército norteamericano.

     San Juan, en las afueras de la propia ciudad de Santiago de Cuba, es un lugar ideal para tomarse un descanso. La huella de la guerra está por doquier, pero aquí reina la paz. 


El Árbol de la Paz con los libros de la capitulación de las fuerzas españolas en Santiago de Cuba. Finales del siglo XIX. La Ceiba original se desplomó. 

1 comentario:

Judo Clube Albufeira dijo...

Um blog muito interessante!
Saludos de Portugal

http://jcalbufeira.blogspot.pt/