domingo, 26 de diciembre de 2010

MARLENIS, como quisiera que fuera una broma



Reinaldo Cedeño Pineda

Un día le gastaron una broma macabra. Y cuando Marlenis alcanzó a verme, me dio un abrazo de esos que estremece. Todavía siento sus brazos.


(Alguien le había dicho que… me había muerto)


Marlenis era noble. Noble y trabajadora.


Comenzó en el periódico Venceremos. También fue esa mi primera escuela una vez graduado. Guantánamo es un desafío.


La recuerdo sobre todo desde la emisora CMKC, desde la corresponsalía en Songo La Maya. ¿De dónde sacaba ella todos los días, trigo para la información, trigo de luz?


Marlenis Cobas Milián fue la voz grande de su pequeño municipio. Desde su terruño tocaba el mundo.


Encabezó luego la emisora Sonido SM, construida desde los cimientos y desde el aire ¿Quién mejor para fundar un sueño?


Por mis manos pasó su trayectoria, al ser reconocida entre las mejores periodistas santiagueras en 2009.

Su modestia y su alegría eran una, mientras la pantalla proyectaba su vida.


No la vi en los últimos tiempos de la enfermedad.


Tenía 47 años.


Como quisiera que fuera una broma, esta, tu muerte.