miércoles, 14 de marzo de 2012

UNEAC / Tarde de premiados: UN RECITAL MEMORABLE


Nunca pensé que esta aventura de los POEMAS DEL LENTE, poesía inspirada en películas, me deparara tantas alegrías.

Daysi Cué, presidente de la sección de escritores de la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba) me invitó a inaugurar un espacio que dio en llamar TARDE DE PREMIADOS.



El reto era cierto, pero confié en su generosidad y juicio. Para el que asistió preparé junto a los amigos (ah, los amigos!) una selección de los poemas, proyectados junto a algunos fotogramas y fragmentos de cintas como Brokeback Mountain, Lucía y Memorias de una geisha.

Un agradecimiento especial a Naskicet y Aurelio, por el audio y la proyección.



Entre el público me di el lujo de que estuvieran mi hermana Esther y su compañero Alejandro (aquí en primer plano) , así como parte de los escritores y artistas de Santiago de Cuba. Mucha gente querida.

Es hermoso poder regalarles parte de lo que uno crea, con sus demonios, sus angustias y sus goces.


El libro se presentará el año próximo en la Feria del Libro de La Habana y correrá a cargo de Ediciones Loynaz. Ese es un linaje sagrado para mi.

A Daysi Cué y los asistentes confesé la historia de este libro que comienza con un exergo de Don Marino Wilson Jay que habla de la humanidad encerrada en la sala oscura.



Las imágenes que comparto con ustedes se deben, como siempre, al amigo Tony Iglesias. Aquí, frente a La Virgen de los Sicarios y a su poema. Películas clásicas, cubanas y latinas, obras sobre la diversiad sexual, inflamaron al poeta.

He tenido mucha suerte este 9 de marzo. Al final llegaron los abrazos, en la sala Titón de la UNEAC santiaguera, muy cerca de la casa natal de José María Heredia.

Solo me queda una palabra: Gracias.