viernes, 12 de septiembre de 2014

De EL SEÑOR DE LOS ANILLOS Y TOLKIEN: Luis Gabriel Suárez Muñoz / Premio Autor Novel del III Concurso Caridad Pineda In Memoriam





Luis Gabriel Suárez Muñoz 


 -¿Y qué te motivó a opinar acerca de un libro fantástico?

-Que es mi género. Leo de todo pero siempre me inclino hacia el libro que crea una realidad nueva; eso me gusta, como a otros puede gustarle pensar en el futuro, y así crean su propia fantasía.

-¿Entonces ese es tu libro favorito, el de los enanos?

-Hay mucho más que enanos en el libro, o los libros, porque son tres de ellos. Ahora tengo dudas de si eso traerá problemas al presentar el trabajo a concurso.  Tendré que arriesgarme.

-Para escribir de él, debe tener algo particular, ¿no?

-Todo libro tiene algo particular, pero éste se identifica mejor conmigo. Lo escogí porque es una de esas obras fantásticas que marcan tu forma de pensar y ver el mundo; va más allá del entretenimiento. Cuando Tolkien podía haber terminado en el felices para siempre, prefirió ir más lejos, hablar de la muerte de sus personajes, de los esfuerzos por rescatar La Comarca, y mostrar las cicatrices que deja la guerra. Refleja una realidad de nuestro mundo en el suyo propio: Solo la muerte es el fin de una historia, y mientras haya vida, las etapas de esta se sucederán con sus felicidades y tristezas. 



(John Ronald Reuel Tolkien  (Bloemfontein, Sudáfrica, 1892 - Bournemouth, Reino Unido, 1973), el famoso creador del mundo fantástico de El Hobbit y El señor de los Anillos

-Entonces, ¿puede decirse que el autor fue original, que creó algo nuevo, nunca visto?

-La originalidad absoluta no es de los hombres. Trabajamos con lo que existe, y no más. Podemos crear algo nuevo mezclando dos o más cosas, como la perturbadora esfinge de rostro humano, cuerpo de león y alas de pájaro. Aunque Tolkien hizo de su obra algo trascendente y bello, donde cada palabra de sus lenguas fantásticas tienen un significado real, y cada personaje la marca de los años vividos; algunos ya vistos en El Hobbit, otros en El Silmaralion.

-¿Qué pensaste de la forma de narrar? 

-Primero recordar la traducción, destructora, en muchos casos, de ritmos y estilos. La obra es anglosajona, y a pesar de ello puedo decir tranquilamente que hay mucho arte en sus palabras. Las originales imágenes se suceden; las frases perduran en nuestra memoria, como esa que Bilbo dice en el capítulo: Una Reunión muy Esperada, del Libro Primero: “[] Estoy viejo, Gandalf; no lo parezco, pero estoy comenzando a sentirlo en las raíces del corazón […] me siento adelgazado, estirado, ¿entiendes lo que quiero decir?, como un pedacito de manteca extendido sobre demasiado pan.”  
Cuando terminas la lectura de la obra sabes todo lo que debías saber con relación al destino de los personajes. 

-¿Notaste alguna influencia en la obra de Tolkien? Dicen que ningún autor es completamente huérfano.

-Noté que caminan por la Tierra Media, seres provenientes de mitologías e historias donde se asientan muchas creencias y tradiciones europeas, como elfos, enanos, soldados semejantes a los que acompañaron a Arturo, rey mítico de Inglaterra, y Merlín, el mago, tras la capa gris de Gandalf; aunque en este caso, Odín realizó, igualmente, una gran influencia.  

Tolkien era católico, y la religión, como toda creencia o convicción, da a la persona una visión del mundo barnizada con sus principios. La cosmogonía, que es base de El Señor de los Anillos, muestra dicha influencia… Es curioso ver como los credos personales marcan la obra de los autores, y en el género fantástico dicha influencia define y erige: Ursula K. Le Guin con su Terramar de aspectos taoístas; C. S. Lewis (amigo cercano de Tolkien) con su Trilogía Cósmica de faceta cristiana. La lista crece desde los orígenes del género hasta los creadores más contemporáneos. 

-¿Tienes una opinión final?

-Después llegaron otros: Hemingway, Kafka, Gogol, Borges, Fuentes, Cortázar, RulfoY aun así Tolkien se me mantuvo en las raíces del corazón. Este trabajo es una deuda de gratitud hecha palabras.      




(El autor, Luis Gabriel Suárez Muñoz. En la imagen junto a Mercedes Besse, directora de Radio Siboney, una de las entidades  que auspicia el concurso) 

DEL AUTOR

Luis Gabriel Suárez Muñoz  (Bayamo, 1991). Trabaja como librero y escribe narrativa y ensayos. Obtuvo premios y menciones por su participación en los Encuentros Debate de Talleres Literarios a nivel provincial. Recibió el premio Veinte de Octubre de cuento, 2013. Ha publicado en el boletín La Palma del Auriga. Un artículo suyo se publicó en España, en el libro Cuatrocientos años de Quijote.

♣ Ver TODOS los premios, menciones y finalistas del  III Concurso Caridad Pineda In Memoriam de Promoción de la Lectura. Marque: