jueves, 1 de noviembre de 2012

Se nos fue EDUARDO RIVERO; un mito de la danza cubana y caribeña




Reinaldo Cedeño Pineda
 
VER:  Clásicos de la danza cubana: Eduardo Rivero Walker
 
Mi amigo Eduardo, te doy las gracias por tu amistad y tu confianza. Por el último abrazo.

No tengo una crónica. No tengo.

Prefiero recordarte cuando me  acompañabas al elevador y gritabas a viva voz el número de tu piso 17. Toda la ciudad a tus pies.

O cuando compartíamos la comida, que tu esposa Xiomara, generosamente me extendía.

O cuando me explicabas tus últimos proyectos.

Prefiero recordarte bailando con el machete en alto; bailando mientras caminabas, bailando en las palabras.

Cuba te ve pasar, Ogún eterno. 

VER:  Clásicos de la danza cubana: Eduardo Rivero Walker