miércoles, 16 de abril de 2008

MEMORIAS de un combatiente de Playa Girón: "Puedes estar desnudo, pero lo único que importa es vencer”



Reinaldo Cedeño Pineda


El 19 de abril de 1961, la prensa cubana reflejaba en un cintillo de página a página:
¡Aplastada la invasión!

Se había frustrado la intención de derrotar por las armas a la naciente Revolución cubana.

Los mercernarios de origen cubano, financiados desde Estados Unidos, no pudieron tomar una cabeza de playa en bahía de Cochinos. Las arenas de Playa Larga y Playa Girón (Matanzas, Occidente cubano) recibieron la sangre generosa de un centenar y medio de patriotas.

Como escribiera el poeta Nicolás Guillén en su romance Abril sus flores abría:

"Pagados están en dólares / y en inglés órdenes tienen / de que en Cuba ni un ensueño / ni una flor ni un árbol quede... / pero el pueblo los achica / los achica y los envuelve".

Roberto Suárez de la Torre, fue parte de ese pueblo
. Y en su memoria andan frescas aquellas terribles y heroicas jornadas del 17 al 19 de abril de 1961. No importa que hayan pasado ya 47 años...

Ahora, casi octogenario y padre de una numerosa familia, vive en Boniato, poblado de las afueras de Santiago de Cuba... y la guerra le ha dejado huellas muy profundas...

El bautismo de rebeldía, le llegó por vía de sus abuelos que habían combatido en la manigua contra España. En 1958, se incorporó al Ejército Rebelde, arrebatando armas a fuerzas de la tiranía batistiana, en acciones temerarias.

Al joven campesino, el ataque de Girón lo sorprende en la base militar de Managua, a donde había sido reclutado, ante la sospecha de un ataque inminente. De allí, fueron movilizados y se dirigieron al central Australia.
"Llegamos muy temprano. Cerca de Playa Girón, Fidel estaba con la boina de medio lado, y preguntó si la Columna Dos había llegado:

− ¡Sí, somos nosotros!, respondimos.

“Dio las órdenes, y cuando nos despedimos, por un terraplén, empezó la cosa...

"Sobre la cama de un camión, veía caer las balas, era una lluvia... yo todavía me pregunto como estoy vivo. Vi caer un compañero a mi lado, vi muchos heridos...

“El teniente Pineda me ordena que me aparte del carro, porque podía explotar. Entonces tomo una "cuatro bocas" de un compañero herido y empiezo a tirar al avión. No sé si fui yo el que le di… pero se fue echando humo.

"Por la noche me vuelvo a encontrar con Fidel, quien nos advierte:

−Hay que tener cuidado que el terreno está minado y no se les puede escapar un tiro… porque en ese momento, la compañía de morteros no sabía todavía nuestra posición.

“Al otro día, vuelvo a ver a Fidel de pasada. Lo veo parado, y le digo que se cuide, que lo pueden matar, pero él me responde:

−No.. ¡qué va!... todavía son unos tiritos nada más…

"Me pusieron al frente de una escuadra porque tenía experiencia militar, y en una de esas, me vi avanzando solo, ya oscureciendo…

“Me encañonaron los mercenarios; pero yo avanzaba con el " tiro en el directo", y reacccioné inmediatamente, matando a dos.

"A otro mercenario, lo herí en el brazo, y me pedía: ¡no me mates, no me mates!.

“Yo me hallaba perdido en aquel lugar... hasta que reconozco un manantial por donde había pasado, me encuentro con mi gente, y lo entrego para que lo curen".

−¿Y el momento de la victoria?

“¡Figúrate!, estábamos allí en medio de la batalla y aquello corría de boca en boca.

“Desde que empezamos a ver los presos, los que se rendían... ya sabíamos que la victoria era nuestra. Regresamos comentando unos con otros, con gran alegría; pero también tristes, por aquellos que ya no nos acompañaban".

−¿Miedo?

"Mira, lo que yo siento es como una emoción, una emoción muy grande... En el combate, yo gritaba: ¡echen pa'lante, echen pa'lante, c…!.

“Esa gente no vino a jugar, vino armada, armada de verdad, traían cintas de ametralladora, traían de todo...

“Y había que detenerlos de cualquier manera, sino ¿qué seríamos ahora?...

"En la guerra no se puede andar con miedo. Mi abuelo me decía que puedes pasar hambre, puedes estar desnudo, pasar cualquier sacrificio... lo único que importa es resistir, es vencer.

“Los cubanos, sabemos muy bien lo que es eso, porque el enemigo, nunca descansa".


2 comentarios:

Akinol dijo...

See Please Here

Projetores dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Projetores, I hope you enjoy. The address is http://projetor-brasil.blogspot.com. A hug.