lunes, 30 de enero de 2012

GUARIONEX en la memoria


Un lustro ya sin el escultor Guarionex Ferrer Estiú, este 1 de febrero...

Lidia de las Mercedes Ferrer Téllez


Es inevitable cuando se llega a Santiago de Cuba contemplar una obra de Guarionex Antonio Ferrer Estiú, ya sean los imponentes machetes que exclaman en todo momento “Independencia o Muerte” en la Plaza Mayor General Antonio Maceo Grajales; el retrato de Carlos Manuel de Céspedes en San Lorenzo, que nos demuestra con su mirada el camino hacia el futuro; el busto de Monseñor Enrique Pérez Serantes en la Basílica de El Cobre o el Amanecer de Columnas Solares, en el Parque Baconao; por mencionar solamente algunas de sus obras más significativas.

Guarionex nació el 22 de octubre de 1947 en San Luis, Santiago de Cuba y murió el 1 de febrero del 2007. Próximamente será su quinto aniversario de fallecido. He decidido, a modo de homenaje, hacer este pequeño recordatorio.



La singularidad escultórica de sus piezas, el uso de los elementos geométricos, la belleza de sus figuras humanas ―destacándose en ellas la profundidad de sus ojos―, la grandeza que poseen sus dibujos; se debe a que fue un eminente dibujante que jugó con las formas, dejándonos ver su destreza y profundidad, convirtiéndolos prácticamente en esculturas.

Sus ideas y enseñanza poseen gran vigencia. Su trabajo le valió numerosos reconocimientos, entre ellos la Placa José María Heredia y la Medalla Conmemorativa 40 Aniversario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Además de ser un excelente artista, fue también maestro en la Campaña de Alfabetización, en la Escuela de Artes Plásticas José Joaquín Tejeda y en la Universidad de Oriente, convirtiéndose así, a mi modo de ver, en un maestro de maestros.