sábado, 29 de diciembre de 2012

LA NOCHE Y LA ABUELA / Mención en el I Concurso Caridad Pineda In Memoriam


(Instante en que Ana Ortega, Licenciada en Historia, recibe una de las menciones del I Concurso Caridad Pineda In Memoriam. Peña Letras Compartidas, Biblioteca Elvira cape, Santiago de Cuba)


ANA ORTEGA RODRÍGUEZ

Cuando tuve que seleccionar  solo uno de entre los libros leídos –que sé que no han sido tantos— que hayan sido impactantes para mí, llegó a mi memoria de inmediato uno que ha tenido un valor inmenso y de gran significado tanto por el contenido del mismo como por su autora   a la que  le debo el reconocimiento que nunca le dije.

A Excilia Saldaña la recuerdo, como amiga y compañera en el trabajo de edición  de la revista SANTIAGO de la Universidad de Oriente,  como poeta laureada, inteligente, madre amantísima, con frecuentes ataques de asma, llena de recuerdos tristes y conocedora de su trabajo.

Me conmovía verla llorar por su abuela cada día, cada tarde o cada noche. Le oía contar tristezas y añoranzas, su soledad sin ella, la conocía o creía conocerla, pero nunca pude imaginar hasta que leí La Noche que alguien,  ella precisamente,  pudiera escribir algo tan bello, tan dulce, tan  poético, tan profundo y tan bien escrito, me conmovió y conmueve cada vez que lo leo, ahora más que soy abuela.

 Este es el libro de las abuelas o para las abuelas,  es para todos como bien decía ella, pero también es el libro de su abuela que la crió y la hizo sensible a todo lo que la rodeaba. Su título es simbólico para ella, dice en él “Cuando todo el mundo duerme, tocan a la puerta, cuando la puerta se abre, aparecen las abuelas”

Y también: “La noche es como una abuela/ con un gran moño de plata/ se mece suave y serena/ en un sillón de aguas blancas”.

Los cuentos y poemas que incluye La Noche rezuman cubaría. Pues aparecen pregones, güijes, frutas cubanas…, resaltan los valores morales, enseñanzas, comportamiento y sobre todo el  amor y la ternura que despliega.

Disfruté los cuentos por su prosa poética –dirían los especialistas--, me sentí  niña, recordé con mucho amor a mi abuela querida y sentí mucho –sin envidia—no haber escrito algo similar en su memoria, pero me consolé porque Excilia con La Noche homenajeó a todas las abuelas.   

ARTÍCULOS RELACIONADOS

--Ganadores del I Concurso Caridad Pineda In Memoriam
---Don José y yo de Noel Pérez, relato ganador del I Concurso Caridad Pineda In Memoriam como autor novel
---Yo me quedo con todas esas cosas de Gladys Horruitiner, relato ganador del I Concurso Caridad Pineda In Memoriam como autor édito
-->
---DEEPAK CHOPRA de Rafael Limia, ganador como mejor relato sobre la espiritualidad  del I Concurso Caridad Pineda In Memoriam