miércoles, 10 de diciembre de 2008

MUTILAN Brokeback Mountain en ITALIA



Sí, en Italia, ¡en Roma!, en Europa Occidental, en el primer mundo…. todavía la homofobia sigue dejando sus garras. (Ya ven, en Cuba no se le cortó un cuadro).

Esta es la noticia de El País, hoy.

“El segundo canal de la televisión pública italiana, RAI 2, emitió el lunes pasado una versión censurada de la película Brokeback Mountain. La historia de amor entre dos cowboys se programó a las 22.45 en vez de a las 21.00 por tratarse de una cinta clasificada para mayores de 14 años, pero se emitió una copia que mutilaba las escenas más explícitas. Entre otras, fue suprimida la secuencia del encuentro sexual en la tienda de campaña. "Ver la película con esos cortes es como ver a la Gioconda sin cabeza", ha dicho Luxuria, la transexual más famosa de Italia e icono del movimiento gay.

Las asociaciones de homosexuales han denunciado la censura, "estilo oscuros años cincuenta", y han exigido responsabilidades a la RAI, pidiendo que se desmarque del clima de "homofobia creciente". RAI 2, controlada políticamente por la Liga Norte, explicó a través de una nota que fue "un error", ya que había encargado a la distribuidora una copia con "visado de censura" que fuera apta para todos los públicos, "para una eventual transmisión sin restricciones de horario".

La RAI reconoce que no verificó la versión que salió en antena y pensó "que era la original". El director de RAI 2, Antonio Marano, se ha comprometido a repetir la película sin cortes. La cinta recibió el León de Oro del Festival de Venecia en 2005, tres premios Oscar y cuatro Globos de Oro.

Incluso la centroderecha ha reaccionado. Benedetto della Vedova, diputado del Pueblo de la Libertad, no entiende que la RAI censure escenas análogas a las que contienen la mayor parte de las películas emitidas en horario estelar. "Si la censura se aplica no por el contenido duro de las escenas sino por la naturaleza homosexual de la relación, considerada pornográfica de por sí, pasamos de lo grotesco al encarnizamiento discriminatorio", afirma.

La asociación de consumidores ADUC ha pedido a los ciudadanos "indignados" que no paguen el canon RAI, el impuesto de 106 euros que grava a los propietarios de un aparato de televisión.

(EL PAÍS, MÓNICA ANDRADE - Roma - 10/12/2008)