lunes, 31 de marzo de 2008

CAMINO AL 7. CONGRESO DE LA UNEAC: SOLO FALTAN HORAS...


(La alegría natural a bordo)




(El lente indiscreto capta el cansancio tras tantas horas de viaje)


Reinaldo Cedeño Pineda


Todo está a punto para que comiencen este 1 de abril, las sesiones del 7. Congreso de la UNEAC en el Palacio de las Convenciones. Ya estamos en la capital los santiagueros y otros delegados, todos en el hotel Tritón, al lado del mar.

Fue un viaje en un ómnibus Yutong, dando ruedas 18 horas!!!!

Desde Guantánamo llegó el ómnibus con nuestros amigos Alejandro Hartman, historiador de Baracoa, George Pérez, diseñador, la novelista Ana Luz García, y el presidente de la UNEAC en Guantánamo, Jorge Núñez.

Luego los santiagueros, como el compositor Rodulfo Vaillant (presidente), el escultor Alberto Lescay, el músico Adolfo Cesar (incansable el hombre!!!), la diseñadora Marta Mosquera, la escultura Caridad Ramos, el locutor Gerardo Houdayer y el realizador de Tv Gilberto del Río León, que es ahora mi compañero de cuarto, el trovador José Aquiles, el teatrista Ramiro herrero, el poeta Marino Wilson jay y Teresa Melo, por supuesto.

Por el camino escuchamos con placer el triunfo de Pinar del Río sobre Industriales en el play off de la serie nacional de béisbol. Industriales, el equipo de la capital es el primer eliminado. Lo siento por los admirados de Rey Vicente Anglada.. Espero que ahora si no dirija el equipo Cuba en Beijing

Lo escuchamos en un radiecito de baterías y con unos audífonos. Primero daba el parte para todo la guagua un servidor, y me relevó en el séptimo ining, Teresa Melo.

Los recibimientos fueron hermosos en Bayamo en su sede de la UNEAC (donde montaron los delegados de Manzanillo (incluido el legendario Pachi Naranjo, músico de la orquesta Original de Manzanillo) y en Sancti Spíritus, almuerzo y trova, y donde me tomé fotos en el parque central que conserva asientos individuales, y que les estaré brindando.

Recibimiento en en el Tritón, acreditaciones y carpeta con los papeles. Miguel Barnet, y el escultor José Villa (el del parque Lennon en La Habana) entre los que nos recibieron

Después de esas horas de complicidad y chistes, de memorias y sueños, de parada en el Conejito de Aguada de Pasajeros y en otros sitios más campestres para ir al baño, de piernas adoloridas y alegrías, de saludar a amigos y conocidos, de conocer a otros... ahora nos aprestamos a lo serio, las sesiones del 7. CONGRESO con intelectuales de talla.

Gracias a David, de Canarias, y a los de siempre.

Allí estaré, atento.

1 comentario:

CubanInLondon dijo...

El tercero de la fila te rompio la coreografia de cabezas somnolientas.

Saludos desde Malasia.