viernes, 12 de octubre de 2012

CEDEÑO



Efraín Nadereau


PROPIETARIO DE LA NADA
artífice del idioma
son, ascendiendo la loma,
lirismo de la mirada.
Verso, en lugar de charada,
conjuro y adivinanza
Mío Cid sin Sancho Panza
dramaturgia sorpresiva
jardín que va a la deriva
como un dios que no descansa.


     (De “Figuras nuevamente cantadas”,
      Ediciones Caserón, Santiago de Cuba, 2006)