lunes, 29 de octubre de 2012

Crónicas del barrio / ONEIDA, siempre tiene la puerta abierta


 

Reinaldo Cedeño Pineda
escribanode@gmail.com 


Oneida Gómez Bandera vive en la Subida del Puerto de Boniato. A sus setenta años, anda cargada de energías de un lado a otro.

En sus tiempos mozos, no había quien le ganara con una mocha en la mano. Por eso exhibe con orgullo su condición de Heroína de la Zafra. De la áspera faena, pasó un día a un trabajo más ligero, el Motel Rancho Club

Parecía una bailarina entre las mesas. Tenía ese gusto por servir inconfundible y una sonrisa dispuesta. Todos querían ser atendidos por ella, todos la llamaban.. Le gustaba la música, especialmente el bolero; sería por eso que sus bandejas eran románticas.

Oneida Gómez también vivió la terrible madrugada del huracán Sandy. Fue de las primeras en brindar auxilio y ahora mismo alberga en su casa a dos familias que han visto afectada su vivienda como nunca imaginaron.

Su gesto humanitario lo entrega con humildad, como algo natural, porque esa sentencia de que Santiago es hospitalaria siempre, empieza por casa.  

A Oneida Gómez le gustan las plantas. En estos vientos ha perdido muchas, mas ya piensa en los brotes que vendrán. Tiene una familia hermosa, pero no esperó. Ella misma salió a cortar ramas, a organizar la capa vegetal arrancada por Sandy; sin quejas, mirando hacia adelante.

A su casa no hay que tocar, siempre la tiene abierta para lo que se necesite: una pastilla, un fósforo, una palabra. En estos días, mucha gente entra y sale. Es una de las pocas que ha quedado con su teléfono intacto, casi milagrosamente y ella lo brinda con el mismo gusto con que ayer servía las mesas.

Oneida Gómez Bandera vive en la subida del Puerto de Boniato. Es una mujer de mi barrio, con esa estirpe indomable de los santiagueros.

1 comentario:

Margarita dijo...

Bravo por Oneida.
Bravo por ti Reinaldo.

Los santiagueros de verdad estamos con uds. donde quiera que nos encontremos. Somos uno.

Y ud. van a levantarse con la ayuda de todos.

Santiaguera en la distancia.