jueves, 3 de enero de 2013

PAULA / Mención en el I Concurso Caridad Pineda In Memoriam

  
 ANA SAGUÉ CAMPS 

Nunca he escrito por encargo. Siempre que lo he hecho ha sido porque he sentido la necesidad de decir algo, de sacarlo de muy adentro, cuando logro poner en un papel lo que siento, ya estoy conforme. Este concurso ha venido a sacar a la luz algo que escribí hace  casi 14 años, es una especie de carta que tenía intención de enviar y nunca pudo ser. Hace unos meses la encontré, amarillenta, entre unos papeles, hoy la retomo y transcribo casi totalmente pues no es más que mis sentimientos  ante una de las lecturas que más me han conmovido: “Paula” de Isabel Allende

                                                    Santiago de Cuba, 15 de Octubre 1999
Isabel:

Leí “Paula”, me llenó de una emoción extraordinaria y hoy te admiro muchísimo por tener tanta fe en la vida y hasta  en la muerte, por poder escribir tan lindo en horas tan terribles.
   Hasta hoy me he leído tuyas “La casa de los espíritus”, “De amor y de sombras” y “Paula”.
   La primera me encantó desde el principio, tu narración es amena y cómoda de entender, muchas veces mi esposo se quejó de mí porque no lo atendía. Conocí mil cosas de Chile, de Allende, del Golpe Militar, que ni en una clase de historia hubiese asimilado.
   La segunda muy fuerte, en ocasiones me dio miedo, rabia e impotencia, pero la curiosidad y tu modo de escribir me atraparon y me vi embebida horas y horas en la lectura hasta el fin.
   “Paula”,  la más tierna, íntima, profunda. Me sentí tú mil veces, quise ser Paula con su suerte de Ernesto y sus palabras al oído. Me hubiese conformado con ser la enfermera  para no haberlo tenido que leer. Desde antes sabía el irremediable final, pues me lo habían dicho, pero en lo más profundo albergaba la secreta esperanza de que mejoraría.
   Pienso que después de pasar estos momentos tan duros de incertidumbres y miedos, de decisiones difíciles, ya estarás más tranquila.
   Yo tengo un niño pequeño de un  año y medio que durante los días en que leí “Paula” tenia fiebres altas por un  catarro común y sufrí tanto. Tanto lo revisé en esa última madrugada que leí tu libro. Tanto lo abracé y recé para que mejorara, que no imagino como tuviste tanta fuerza.
   Isabel: te escribo como si nos conociéramos porque he pasado muchos meses junto a ti, junto a la cama de Paula, escuchando lo que nunca pudiste contarle, estoy aun emocionada y no te he dicho siquiera quien soy.   No sé bien como conseguiré que esta carta te llegue. Me llamo (…)
   Sé de un tío de mi papá que  te escribió conmovido por tu libro y por la situación de su esposa, eso me da esperanzas de que mi carta de algún modo te llegará.
   Mi esposo tiene una niña de su anterior matrimonio a quien adora, que nació el 6 de Diciembre de 1992  a las 3:50 am. ¡Que coincidencia!
   Terminé la novela llorando, como mi tía, como mi hermana, como mucha gente. Mi marido tenía los ojos clavados en mí y me preguntó si me ponía así porque yo sabía que era real.
   Solo le pude responder ¡Es terrible!
  Al amanecer, con calma, releí las últimas páginas y te aseguro que durante esa madrugada de  leer sin parar (porque debía entregar el libro en la mañana) me sentí en la primera planta de tu casa, junto a tus seres queridos, despidiendo a tu hija con un beso.
(…)
   Me despido de ti  con un saludo sincero, han pasado varios años desde que escribiste “Paula” pero sé que siempre necesitarás  fuerzas para llevar esta tristeza.
   En los momentos más terribles piensa que millones de personas en este mundo sufrieron y sufrirán contigo cada vez que lean tu libro.
   Muchos hemos conocido a Paula a través de él. Miles la quisimos y rezamos  por ella


Así fue mi experiencia ante este libro cuando  tenía 27 años. Hoy, casi 14 años después aun me emociona el recuerdo de la historia y vuelvo a sentir el dolor de la pérdida cercana y la fuerza incondicional del amor de las madres a sus hijos.


Instante de la premiación para Ana Sagué Camps, mención en el I Concurso Caridad Pineda In Memoriam. Biblioteca Elvira Cape, 2012. (Foto cortesía Tony Iglesias)


ARTÍCULOS RELACIONADOS

--Narradora Invitada. Ana Bárbara Sagué Camps
-->

---Ganadores del I Concurso Caridad Pineda In Memoriam
---Don José y yo de Noel Pérez, relato ganador del I Concurso Caridad Pineda In Memoriam como autor novel
---Yo me quedo con todas esas cosas de Gladys Horruitiner, relato ganador del I Concurso Caridad Pineda In Memoriam como autor édito
---DEEPAK CHOPRA de Rafael Limia, ganador como mejor relato sobre la espiritualidad  del I Concurso Caridad Pineda In Memoriam
---La noche y la abuela de Ana Ortega Rodríguez. Mención en el I Concurso Caridad Pineda In Memoriam
--- Jugando con mi primo de Anniel Portales. (A propósito de un poema de Teresa Melo). Reseña participante en el I Concurso Caridad Pineda In Memoriam