domingo, 20 de octubre de 2013

Las EPÍSTOLAS de PABLO

-->

 (Miguel Cándido, el presentador al habla y el poeta Javier Mora, representante de Ediciones Caserón)

Presentación del libro Cartas cruzadas (Tomo I y II) de Pablo de la Torriente Brau / Plaza Dolores, 17 de octubre de 2013.

Por Miguel Cándido Francisco Reynaldo

El título de la siguiente presentación no alude a uno de los libros de la Biblia, escrito por el Apóstol de Jesucristo Pablo de Tarso, sino a las epístolas escritas por otro Pablo, no precisamente apóstol, pero sí una de las figuras históricas más importante para la cultura cubana y de nuestras luchas revolucionarias en la república mediatizada. Me refiero a Pablo de la Torriente Brau (San Juan, Puerto Rico 12 de diciembre de 1901–Majadahonda, España, 19 de diciembre de 1936), líder revolucionario e intelectual reconocido como uno de los mayores cronistas de su época.

A juicio de no pocos críticos literarios, sus crónicas, reportajes y entrevistas renovaron el lenguaje de la prensa escrita, razones por lo que se le considera pionero en Cuba del Nuevo Periodismo. Para Pablo, el periodismo y la literatura eran en sí mismos un hecho revolucionario, confesaría el 7 de julio de 1935,[1] lo cual supone que sus cartas también, y es cierto, llevan esta impronta.  

Cartas cruzadas en dos Tomos (Ediciones La memoria, 2012, del Centro Cultural homónimo a este intelectual revolucionario), ambos  títulos disponibles en nuestra red de librerías, reúne más de 160 cartas escritas por Pablo y más de 70 recibidas por este durante su segundo exilio en New York de 1935 a 1936.

Estos ‘’intercambios de golpes’’—en apropiación de la metáfora deportiva empleada por Pablo para referirse al intercambio de correspondencia—, se hicieron, además con sus familiares, con intelectuales y artistas de la talla de Raúl Roa, su entrañable amigo (Bufa Subversiva) destinatario de casi todas las misivas, Manuel Navarro Luna (Elegías y otros ausencias, Surco), Rafael Suárez Solís (ver: Rafael Suárez Solís. Periodismo y cultura) y Emilio Roig de Leuchsenring (Artículos de costumbres), por solo citar algunos ejemplos. 

La epístola o carta tiene la finalidad de exponer ideas de diversas índoles. Y no es del todo desacertado hablar de las mismas como texto literario, pues, en ocasiones, pueden alcanzar tal rango debido a sus cualidades estilísticas, dígase vivacidad de la expresión y visión penetrante del tema tratado. Esta observación permite asegurar que todas las cartas reunidas en ambos libros, ligadas a la riqueza del contexto, dramatismo del periodo en que se escribieron, pueden ser leídas, como una novela, pues en ellas la gente nace, ama, lucha, vive, muere.

Atendiendo a lo anterior la propuesta editorial que nos ocupa corrobora al autor de  Realengo 18, Batey, Aventuras del soldado desconocido,  Presidio Modelo, entre otras obras, como uno de los exponentes más representativos del género epistolar en Cuba, quien, aún en circunstancias extremas (enfermo de gripe, enfermedad de la que sería presa en reiteradas ocasiones, escaso de dinero y sin empleo fijo) encontró espacio para escribir cartas, sus ‘’actas oficiales’’ de pensamiento, siempre a máquina de escribir y dejando copia de todas y cada una, lo cual facilitó, posteriormente, contar con el material necesario para que en 1981 saliera, por primera vez, por la editorial Letras Cubanas Cartas cruzadas.

Esta empresa fue posible gracias a Raúl Roa, albacea de casi toda la correspondencia de Pablo, promesa hecha por este al Mártir de Majadahonda, de reunir, conservar y publicar sus "papeles" si no regresaba de la Guerra Civil Española, a donde marchó en septiembre de 1936, comentaría Víctor Casaus en el prólogo de esta edición de 2012, que estuvo entre las novedades editoriales de la 22. Feria Internacional del Libro. Existe además una edición de 2004. 

 A propósito Víctor Casaus, poeta, narrador y cineasta, es uno de los principales promotores de la vida y obra de este intelectual y dirige desde 1996 en La Habana el Centro Cultural Pablo de la Torrente Brau. A Casaus se le debe la publicación de otro libro importante, complemento perfecto para cruzar información con Cartas cruzadas: Pablo: Con el filo de la hoja (2007).
 
A la Guerra Civil Española acudió Pablo como corresponsal de varias publicaciones de América Latina y Estados Unidos y en este escenario de su última etapa para el trabajo periodístico, legó las crónicas recogidas posteriormente bajo el título de Peleando con los milicianos. Allí, asumió las funciones políticas en un batallón y fungió como comisario de las Brigadas internacionales. En no pocas cartas, sobre todo las fechadas en 1936 (Tomo II), se advierte la idea fija de ‘’lanzarse sobre España o desflecarse de lo contrario, ’’ como diría jocosamente a Raúl Roa. 

El presente epistolario constituye una valiosa fuente documental para indagar en el pensamiento y acción revolucionaria de la generación del 30’[2] (la generación también de Mella, Guiteras, Villena y otros) que combatió a Gerardo Machado, quizás, suscribiendo la opinión de los estudiosos del tema, una de las generaciones más intensas y apasionantes de la historia de Cuba.  Da cuentas además del desarrollo de la actividad revolucionaria de Pablo para nuclear a los emigrados cubanos y atraerlos hacia las ideas y las tareas de la Revolución, así como de su labor periodística y literaria, en medio de la penuria económica, el rechazo al medio y la desazón que le provocaba la ausencia de Cuba

Pablo nunca se adaptó al país y la ciudad de su exilio:

Siempre llovizna; siempre frío; siempre humo en la boca, en la nariz… Humo por todos los orificios! Es una mierda esto […] Hay humedad sucia y pegajosa que pone de mal humor y triste. […] no cambio el Empire, por un bohío en las lomas de Realengo. 

Este país es cada día más terrible […] no hay a quien no le conozcan la edad, el nacimiento, las actividades y hasta los pensamientos […].



Alusiones de esta naturaleza emocional serán frecuentes en sus cartas, sin embargo, ello contrasta, a veces, con cierto sentido del humor, que puede percibirse en algunas de estas. No olvidemos un detalle esencial, Pablo era un hombre joven que tan solo algunos años atrás, durante su etapa de vida aquí en Santiago de Cuba,[3] salía de jerga con sus amigos por las calles de la indómita ciudad en tiempos de carnaval, bebiendo cerveza en orinal para molestar a las viejas fisgonas en los portales. 

Tampoco, pese a su estado, pudo Pablo sustraerse a la práctica y afición que sentía por el deporte. Hay en estas páginas, por ejemplo, excelentes comentarios deportivos, sobre todo de béisbol, una enseñanza para los más avezados comentaristas de nuestros medios. Sugerente es el comentario enviado a su amigo Jesús de la Carrera y Fuentes luego de haber visto un juego de las grandes ligas entre los Yankees y Boston donde vio lanzar al estelar Babe Ruth.  

Grosso modo las cartas de Pablo, desde un estilo ‘’ecléctico’’, testimonian su actividad sistemática encaminada a analizar constantemente el desarrollo de los acontecimientos en Cuba y a lograr lo que consideraba elemento indispensable para el triunfo: la unidad de las fuerzas revolucionarias.

Próximos a cumplirse, en diciembre, los 112 años de su natalicio y los 77 de su caída en combate durante la heroica defensa de Madrid, el Centro Provincial del Libro y la Literatura y el Centro de Promoción Literaria ’’José Soler Puig, ’’ de Santiago, como parte de la Jornada por el día de la Cultura Cubana, adelantan este breve homenaje, para que sea definitivamente nuestro soldado más conocido. 

NOTAS

[1] Ver Carta desde lejos en Pablo: con el filo de la hoja.

2 De gran utilidad para este presentador, durante la fase preparatoria del presente material, fue la consulta del libro La revolución cubana del 30. Ensayos, de Fernando Martínez Heredia (Ciencias Sociales- Ruth Casa Editora, 2012) y Bufa subversiva (ciencias Sociales, 2008).

3 La ciudad de Santiago de Cuba no dejará de estar presente en la obra de Pablo de la Torriente, que fue muy importante –y decisiva- para su formación como intelectual y revolucionario. El investigador y promotor cultural santiaguero, Hermelo Moisés Salas, atendiendo a la poca divulgación sobre esta etapa del héroe en nuestro territorio, trabajaría el tema en su tesis de grado de la Licenciatura en Estudios Socioculturales titulada ‘’Impronta de la ciudad de Santiago de Cuba en la vida y obra del intelectual revolucionario Pablo de la Torriente Brau’’ (Universidad de Oriente, 2008).





De gran utilidad para este presentador, durante la fase preparatoria del presente material, fue la consulta del libro La revolución cubana del 30. Ensayos, de Fernando Martínez Heredia (Ciencias Sociales- Ruth Casa Editora, 2012) y Bufa subversiva (ciencias Sociales, 2008).