jueves, 28 de junio de 2012

Mi amiga L.


Reinaldo Cedeño Pineda


Mi amiga L. sacaba dardos encendidos del envés de la oreja
te penetraba con su sonrisa de trapo   de papel
                            su desnudez redonda    estrafalaria
podía hacer olas en medio del asfalto
era descomunal
cálida
libre.
Mi amiga L. se fue un día adonde van todas las consonantes
y yo quedé fuera del alfabeto
sin aire
sin sonido
sin palabras.