sábado, 21 de julio de 2012

Cápsula meditacional. EL GOZO DE SERVIR



Nereyda Barceló Fundora


Si eres bondadoso, sirve. La vida es servicio. Observa el Universo, toda su grandiosidad, su magnificencia entregada a servir, sin condiciones, sin recompensas, sin discriminaciones.

Servir es la conjunción de la fraternidad cósmica, los astros, el planeta, los elementos, las múltiples formas de vida, todo el universo, en pleno, sirviéndose mutuamente en cumplimiento de su misión en la vida. Servir es dar y recibir. Es la energía universal circulando entre las ondas del tiempo y del espacio, penetrando en la vida de los seres.

Servicio es todo lo creado. Observa tu cuerpo, cada órgano de él y todo el conjunto de tu integridad, sirviéndote con alegría, con total desinterés, con entrega absoluta. Así te sirven tus ojos para ver, tus oídos para oír, tus manos para servirte y servir a otros, tu voz para hablar, te sirven tus pies que te llevan y traen, tu corazón te sirve para amar…

Corresponde tú a tanto recibir y sirve con entusiasmo, con amor, con entrega, con desinterés cuando alguien te pida ayuda o cuando veas que alguien te necesita.

¿Has agradecido a tus semejantes sus servicios?

 Cada día una multitud de seres sirviéndote: Humanos, plantas, animales, minerales…

¡Cuánta energía de vida hay en ese servicio coordinado y mutuo, pues sirve tú, pero sirve con alegría!