sábado, 13 de septiembre de 2008

Huracán IKE / CARTA DESDE LA HABANA


(Las afectacioens elétricas fueron serias en toda Cuba tras el paso de IKE, por árboles y ramas sobre las líneas, así como cables partidos o caídos y postes en el suelo. Esta imagen coresponde al territorio de Holguín)


La Habana, triste día de 11 de septiembre de 2008 (Chile, Allende: 35 años; aun cuestionable New York Trade Center) Apreciado hermano Reinaldo, pues, que decir: acá, en Guanabacoa, amanecimos aún de "apagón", lamentablemente sin razón aparente, y desde la noche del lunes 8 de septiembre de 2008. Tal vez en ese sentido girará mi comentario contigo, a tono con tus propias palabras. GUSTAV, HANNA, IKE: grandes tensiones y afectaciones hemos sufrido en mayor o menor medida toda la población y demás (sin palabras queda por decir de lo que han enfrentado pinareños y pineros, sectores de Guantánamo, Holguín, Las Tunas, Camagüey, etc.), lo que sí tenemos es que estar bien convencidos todos, cubanos todos, reitero, que debemos que estar más unidos que nunca e ir avanzando paulatinamente, paso a paso, con nuestros propios recursos y fuerzas, compartiendo lo que poseemos.

Nadie vendrá a resolvernos nuestros problemas y tenemos que dejar a un lado (todos) las justificaciones, la manía de amparar los problemas con el desastre, esperando que alguien venga a solucionarnos la situación.
Nosotros, los cubanos, tenemos la confianza de poseer un Gobierno que, en la medida de nuestras limitadas posibilidades, apoyará a damnificados todos; tenemos la confianza de poseer un Gobierno que jamás especulará o se robará la ayuda que provenga del exterior (cualquiera sea); Gobierno nuestro que inmediatamente pondrá a disposición de todos los necesitados esos recursos que modestamente poseemos, o recibamos solidariamente. A veces una palabra de aliento reconforta, una mano sobre el hombro, con cariño (nos da fe de existencia).

Yo poseo una libreta de direcciones electrónicas bastante amplia de poetas, escritores y otras personalidades, asociaciones e instituciones del mundo hispanoparlante, y ya sé que la vida continua, y ya sé que en el exterior las personas, generalmente, notan más a un perro abandonado en la calle que a millones de niños y personas mendigando su supervivencia, la esperanza de un recurso para encaminar su vida; aun así, de todo esto, HE RECIBIDO MENSAJES DE PREOCUPACIÓN POR LA CATÁSTROFE QUE NOS TOCÓ ENFRENTAR, TAN CONTADOS, QUE LOS DEDOS DE UNA SOLA MANO SE APENAN EN CONFESAR, y continuo recibiendo los habituales correos de "YO SOY, YO HAGO", como siempre. Trataré de no pensar que he mal escogido/aceptado mis contactos, trataré de no pensar que en este mundo de hoy el raciocinio y la sensibilidad humana se hayan disipado con tanta egolatría, trataré de hacerme la idea de que, al amparo del anonimato y el altruismo, esos seres anden realmente ocupados promoviendo acciones de apoyo, moviendo los granitos de arena de la solidaridad humana. Bueno, así las cosas; y, además, desearía no pensar en estos momentos que los que poseen mayores posibilidades financieras o esos que se han acostumbrado, en los últimos años, a vivir de las necesidades ajenas (ambos grupos que existen dentro de Cuba a imitación del mundo exterior), les dé ahora por acaparar productos; porque estimo que tendremos que afrontar tiempos muy difíciles. Siempre con todos, Jorge Bousoño
(abrace@infocom.ausa.cu )
Desde La Habana, CUBA

(NOTA: La red eléctrica fue muy afectada, y algunas averías anteriores debieron dejarse para después del paso del ciclón. Va recuperándose poco a poco. En estos momentos, ya muchos capitalinos disfrutan del fluido eléctrico. En otras regiones de Cuba, aún habrá que trabajar con mucha dedicación)