jueves, 1 de octubre de 2015

Pipa Mediaslargas y yo / Celia Miriam Serrano Maldonado / FINALISTA del IV Concurso Caridad Pineda In Memoriam



  


Celia Miriam Serrano Maldonado     

Mi vida realmente comenzó cuando me acerqué a los libros, esas misteriosas puertas a la imaginación, que nos sirven a la vez de veneno y antídoto. 

   Es cierto que mucho antes de aprender a leer, mi madre nos narraba cuentos y me enseñaba a recitar. También pinté con mucho entusiasmo los personajes de estas narraciones, a todos les gustaban aquellos dibujos, sobre todo porque tenían mucho colorido; eso sí, la mayoría de las veces, las nubes eran verdes, los soles azules y la gente se veía feliz persiguiendo mariposas, porque en mi infancia realmente tuve una verdadera obsesión con las mariposas policromáticas. 

   Cuando asistía a la escuela primaria, tuve algunos problemas de locomoción, no podía correr, porque mis piernas fallaban y me operaron enseguida. Ésta fue una etapa muy importante en mi vida, porque yo de niña inquieta, había pasado a ser casi una estatua, una muñeca de trapo sobre una cama, me encontraba impedida de ambas piernas y como pasaba la mayor parte del tiempo sola, leía desaforadamente. 

   En cierta ocasión, una amiga de mi mamá le dijo: te traigo un libro muy especial para Celia, debes dárselo, porque el personaje se parece mucho a ella, le hará bien. Así fue como fue a parar a mis manos el libro Pipa Mediaslargas de la autora sueca Astrid Lindgrem, la cual, no por gusto obtuvo el prestigioso Premio Literario Hans Christian Andersen. 

   Aunque al principio no quería leer el libro, dado que me lo había entregado mamá y no lo había escogido yo personalmente, enseguida me agradó la nueva amiga pelirroja, tan picara y valiente, una cabezona, como lo simplificaría mi abuela, pero lo más fascinante es que se trataba de: “la niña más fuerte del mundo”. 

  Hay libros, juegos y personas que jamás se olvidan y Pipa Mediaslargas estaba predestinada a quedarse en mi corazón para toda la eternidad. Por ella comencé a jugar a “Los Encuentracosas”, un oficio extremadamente útil y lucrativo, que todavía me gusta practicar, sobre todo, con mis amigos artistas del Proyecto Sociocultural Rexistencia, los que se pasan la vida cazando sueños.  

Por supuesto, lo que más me gustó siempre de Pipa fue que vivía bajo sus propias reglas, no tenía miedo de nada, hasta tenía un mono y un caballo, que más que animales eran espíritus afectuosos. Yo jamás pude de niña tener mascotas. En el patio de mi casa, sólo había gallinas, gallos y patos y yo tengo el criterio de que los bichos comestibles, no podemos ser amigos. A veces, aparecía de casualidad cerca de las jaulas, de las gallinas blancas y jabadas, una gata vieja y mañosa a la que daba de comer, de lejos, porque no se dejaba acariciar, más que amor, le tenía algo de miedo a la gata tuerta aquella. 

  No sé a partir de cuál momento, Pipa se convirtió en mi mejor “amiga invisible”, pero lo cierto es que utilizando mis habilidades en el dibujo la comencé a insertar en mis pinturas e imaginaba que vivíamos emocionantes aventuras las dos juntas, así fue como nació “Cely, la Niña Pirata”, un personaje que le di vida luego, mientras escribía dramatizaciones radiales para el programa Hola Amiguitos de Radio Nuevitas. 

  En realidad, Cely era algo así como la hermana menor de Pipa y aunque no era pelirroja, ni sueca, sino bien cubana, también gustaba de subir a los tejados y salvar a las personas en apuros. Lo único malo es que debía asistir a la escuela y que su mamá siempre le daba órdenes, todo el tiempo y para colmo, un día se cayó de cabeza del techo, igual que Juan Metienesincuidado. 

  Debido a esto, la Niña Pirata siempre le tuvo algo de envidia a Pipa Mediaslargas. Claro que cuando la envidia es buena y todavía no se ha podrido y puesto verde, se acerca mucho a la admiración, sentimiento que además es uno de los más sublimes valores humanos. 

  Por suerte, puede volver a caminar e incluso correr, pero no perdí el vicio de leer. Ahora leo todos los días y además escribo mis cuartillas a veces gordas y otras flacas. Por lo tanto, sé que si Pipa fuera real estaría orgullosa de mí y como esto no es posible, termino siendo yo, la que está sumamente satisfecha de ella.

  Ahora, pensándolo mejor, sería bueno que todos los niños y niñas leyeran el libro, no importa si su algún familiar lo deja aparentemente olvidado cerca de su alcance, del mismo modo, las personas mayores tendrían que leerlo una y otra vez, para que comprendan mejor esa filosofía tan hermosa de los infantes de que: “lo imposible, puede llegar a ser posible”.  


DE LA AUTORA:

CELIA MIRIAM SERRANO MALDONADO: Escritora, investigadora sociocultural, guionista de radio y televisión y miembro del Proyecto Cultural “Rexistencia”. Trabajadora de lBiblioteca Municipal Ricardo Cabrero, en Nuevitas, provincia Camagüey. Galardonada en varios concursos de poesía y narrativa. 

LINK de los TRABAJOS PREMIADOS Y NOTICIAS RELACIONADAS: 

Ver TODOS LOS DETALLES: FOTOS, ACTA DEL JURADO, PREMIO DE LAS INSTITUCIONES.  MENSAJES:

Gran Premio IV Concurso Caridad Pineda In Memoriam: RUDYARD KIPLING. Los libros son manantiales, de Pedro Manuel Calzada Ajete
 
Premio Capítulo Internacional: A los niños que fuimos, somos y seremos de Yarimar Marrero Rodríguez.  PUERTO RICO 
SOBRE CORAZÓN. PREMIO de la Oficina del Centro de Intercambio y Referencia Iniciativas Comunitarias (CIERIC)
 
MENCIÓN ESPECIAL:  El Maestro y Margarita: UN OVNI dentro del panorama literario

MI BOMARZO: Misael Lageyre Mesa ∕ MENCIÓN del IV Concurso Caridad Pineda In Memoriam de promoción de la Lectura
 
Mención: EL LIBRO QUE DERRIBÓ A ARTHUR CONAN DOYLE: Maydelín Aurora Remón Ramón / MENCIÓN

MENCIÓN: La solitaria aventura de leer en una isla

Finalista: Cuando alguien tiene un sueño: Lidia Soca Medina

Finalista. El amor de Fermina y Florentino

Finalista. Bertillón 166, Relato de una época bañada en samngrte joven
 

LEER CON EL CORAZÓN: IV Concurso Caridad Pineda In Memoriam
http://laislaylaespina.blogspot.com/2015/09/leer-con-el-corazon-iv-concurso-caridad.html

PRENSA LATINA: Trasciende a otros países concurso cubano de promoción de lectura