lunes, 23 de junio de 2008

La diversidad sexual y los medios (7) NO PODEMOS ESPERAR AL AÑO QUE VIENE PARA RETOMAR EL ASUNTO

Una vez más felicito a Cedeño por su buen rendimiento periodístico. Sé que ganarás muchos nuevos lectores al atreverte a tratar estos temas de modo tan sincero.

Estamos en un buen momento para aspirar a un cambioimprescindible con respecto a estos asuntos en la sociedad cubana y losmedios hacen mucha falta. La celebraciones del día 17 de mayo lodemuestran. Pero no podemos esperar al año que viene para retomar elasunto. Muchas veces somos víctimas de las campañas. Y el resto deltiempo nos comportamos (los medios) como hipócritas. No fuimos suficientemente honestos al abordar estos temas.

Me pregunto si los medios cubanos están dispuestos a seguir cargando con ese peso encima. Hace poco publiqué una opinión en el foro del periódico Vanguardia y decía que,si bien este rotativo villaclareño asumió un espacio intercativo titulado"Amor entre hombres" no fue capaz de publicar nada sobre la celebracióndel Día de la Lucha Contra la Homofobia, aún cuando en Santa Clara, elCentro Cultural El Mejunje, elogiado por las más altas autoridades delpaís, llevó a cabo importantes actividades.

No poseo estadísticas para asegurar esto, pero me temo que Vanguardia ignoró Santa Clara cuenta con una alta población gay. A pesar de todo, durante la celebración de mayoen la capital cobró gran resonancia la visita de dirigentes como elpresidente de la Asamblea Nacional, Ricardo Alarcón, cuyas declaracionesme parecen muy significativas. Y aquí viene una coletilla: El reportaje deNuria Cepero dejó mucho que desear. Se vistió con el ropaje de laprevención, que si bien es importante no hay por qué usarla para enmascarlo otro: la homosexualidad, y hasta incurrió en errores conceptuales.Ambos asuntos no tienen que ver.

En cuanto al amor entre hombres -escribí para Vanguardia y conviene recordarlo aquí- que no hay dudas de que puede existir y la película deAng Lee exhibida por la Televisión Cubana el pasado 16 de mayo, sincortes, lo demuestra. El que hace caso omiso al amor, se lo pierde. Elmensaje es válido en cualquier circunstancia, el que no arriesga no tieneposibilidades de ganar.

Ahora, habría que preocuparse por otras cosas. ¿Por qué cambiamos tanto de pareja? Será que no sabemos amar...Eso pudiera ser tema para otroespacio y reflexión y para analizar determinadas circunstancias en las quese desarrolla la sexualidad de muchos gays.

Habría que hablar, por ejemplo, de sitios de encuentro, de las oscuridades que guardan las ciudades. ¿Por qué existen? ¿Será que para nosotros sólo basta el sexo o que la sociedad -con su exclusión- es responsable?

Yo, por mi parte, desde la posición que tengo en un medio de difusión, en la radio, trabajaré para cambiar tales realidades.

Adrián

VER la polémica completa en: http://lapolemicacontinua.blogspot.com/2008/06/en-pleno-desarrollo-la-diversidad.html