viernes, 20 de junio de 2008

TALA



Reinaldo Cedeño Pineda


Lo he resistido todo, pero no he podido con el hombre que blande el hierro.

Abrázame, estoy desnudo.

Vamos a las raíces

En la tierra hallaremos fuerzas para convertir las ansias en hojas, las hojas en vida.

Apurémonos antes que el hacha baje más.

Tal vez cuando el hombre vea el milagro se mire a sí mismo…

Me niego a morir.