miércoles, 25 de septiembre de 2013

ALFREDO VELÁZQUEZ / Hay aplausos que nunca terminan

 

 (La muerte de Alfredo Velázquez ha conmocionado a su natal Guantánamo y al mundo de la cultura en Cuba)

Reinaldo Cedeño Pineda

   Hay días que son una mordida. Hay días que no deberían ser.

   La última vez que lo vi, me iba al extremo de Cuba, a atravesar la niebla. Alfredo se iba a atravesar el Océano. Pinar del Río y Londres. Los libros y la danza. El destino era el mismo: la pasión. Nos fuimos hablando hasta la casa de 19 y E en el Vedado. Solo unas cuadras para ponernos al día. Frente al busto de Dulce María Loynaz nos despedimos con un abrazo.

   Un abrazo vale más que un discurso.

   Cuando en 1998, muere Elfriede Mahler, fundadora de Danza Libre, Alfredo asumió la dirección de la Compañía. Su doble línea contemporánea y folclórica fue un reto extraordinario. Era joven, muy joven. Y debió subir la cresta de la ola.
  
   Me invitó a una de sus temporadas. Asistí a uno de los encuentros de maestros de danza que propiciaba su compañía. Halló inspiración en el Big Ben, en El Tíbet; en un poema de Boti, en La Loma del Chivo. Disfruté obras suyas en todo el archipiélago: Lorca, yoruba, intimidad, todo mezclado.
  
   Llegaron los premios y los viajes: El Guamo, el Lorna Burdsall, la Distinción por la Cultura Nacional. El Reino Unido, el continente americano, la Isla. Guantánamo en el músculo, en el aire. Cuba con él. Y Alfredo siguió igualito, bailando con sus ojos y sus alumnos, orgulloso de tocar su tierra.

      Era un hombre de sueños y los supo defender. Danza Libre fue su flama.

Hay días que son una mordida. Hay días que no deberían ser. Hay aplausos que nunca terminan.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta cuando la gente se unen e intercambian ideas.

Gran sitio web . Continúa así !

Feel free to surf to my webpage :: Blackberry

Anónimo dijo...

Guardado en mi marcador!, Me encanta tu web

Take a look at my website ... resveratrol

joelvaljean dijo...

Tengo una colección de crónicas: Ser periodista, Los locos y las puertas y esta de Alfredo, que les leo a estudiantes de grado 12 que harán las pruebas de aptitud de Periodismo, para que conozcan el género y a sus mejores exponentes, y hacerles crecer el bichito de este hermoso oficio. También se las leo a los periodistas de mi semanario. Este año competí en el Concurso de Cienfuegos, pero sé que estaba en medio de profesionales a quienes les corre la crónica en las venas. ¡Felicidades!

Elayne dijo...

Te debía este comentario, a ti por haber escrito esta preciosa crónica a nuestro amigo común, Alfredo Velázquez, y a él por haber sido la gran persona que fue.
Me encanta tu blog y tu manera de decir.
Un abrazo desde Guantánamo