jueves, 26 de septiembre de 2013

FELIZMENTE MISERABLE de Anika Batista Bonachea /FINALISTA Segundo Concurso Caridad Pineda in Memoriam de Promoción de la Lectura


 

Su vida fue marcada por el libro Los Miserables de Víctor Hugo

Cuando asomaba un nuevo siglo, en el año 1998, en un pueblecito con un nombre del que no atañe hablar, había una niña de 8 años vestida de científica, aguantada en el último madero de un librero anciano. Solía escalarlo hasta varias veces al día. Adoraba los libros, incluso cuando no los comprendía a la perfección. Su preferido era el más grueso y viejo de todos: Los miserables. Miles de veces lo hojeaban hasta quedarse dormida. Llamémosle Victoria, el femenino de Víctor.

Al cumplir los doce, como si el reloj marcara la hora de darle un nuevo matiz a su espíritu, lo comenzó a leer y quedó alucinada. Entonces releía las mismas páginas una y otra vez hechizada ante aquellas hojas arrugadas y amarillentas. No hubo mejor momento para quedar prisionera de esta obra maestra que recordaría para toda la vida y colmaría su mundo interior de un mar de emociones y visiones inesperadas, nuevas e imposibles de haber conocido en otro libro.

 
Con la inocencia de la edad durante el viaje incomparable al mundo de los miserables, Jean Valjean llenó un vacio en su alma, el padre que nunca tuvo, ya no estaría sola otra vez. Sucede que cuando se estrechan lazos de amor con un personaje este queda en tu corazón. Jean aún está en el mío.  Ciertamente, era un ex convicto, pero sus acciones por redimirse lo ataron a mí eternamente. Fue Jean quien se construyó su puesto de alcalde con su reputación, quien salvó al viejo Fauchelevent de las ruedas de una carreta cuando nadie se aventuró, y quien creó para sí mismo una vida diferente. Fue Jean quien le prometió a Fantine que cuidaría de la pequeña Cosette como la hija que no pudo tener intentando enmendar la responsabilidad de haberla despedido. Monsieur Madeleine-identidad que adopta Jean para evitar su captura esta vez por  haberle robado a Gervasillo por puro hábito- da un giro en la vida de dos personas, Cosette y la joven que seguía sus pasos desde las páginas del libro.

Jean se convierte ante los ojos de la lectora en la representación que toda persona ennoblecida persigue en el viaje de la vida: ser en cada momento un tanto mejor, aprender a amarse, aceptarse, ayudarse, tolerarse los unos a los otros, respetar la importancia de cada palabra, cada gesto, acción, segundo, minuto, hora. -Todo ser humano se equivoca, eso los ayuda a hacerse grandes como nuestro protagonista. -concluyó, la joven.

 ¡Cuánto cariño se profesaron Monsieur Madaleine y Cosette! Una relación de padre e hija construida sobre un paradigma de afecto que va más allá de la sangre, que solo entienden los que llevan en sí mismos el fuego vivo del amor,  justo lo que la lectora necesitaba experimentar.

Victoria se asombró muchísimo del sacrificio de Fantine por ayudar a su hija, Cosette. Odió a los Thénardier, una familia de tontos interesados y materialistas, un grupo de inexistencias inútiles. Vislumbró entonces cuánto haría una madre por sus hijos, y desde entonces su madre se convirtió en su diosa, en una parte de sí misma y le profesó un amor sin límites. Descubrió el amor a la pareja. Si, Cosette se enamoró de Marius, pero Victoria también, este fue su primer amor. Le sudaban las manos cuando los enamorados se encontraban, tenía que poner  pausa en su lectura, pues sentía que a su corazón le saldrían alas y se iría a volar. Soñaba con Marius, con la sensación de un beso que sellaba en sus labios una pasión y una felicidad eterna e incomparable. Releía una y otra vez aquellas cartas escondidas escritas para ella, perdía el apetito. Un nuevo sentimiento crecía en su interior. Recordaba, con las mejillas rosadas de rubor, aquella boda sublime donde halló el camino al amor, supo entonces que en algún momento de su vida tendría que buscar a su amado Marius  fuera de las páginas del libro. Victoria se sintió agradecida con Marius por ayudarla a conocerse a sí misma y por hacerle saber el significado que el amor encierra en la vida de los seres humanos.

Por otra parte, esta Javert, aquel desgraciado que tanto temía Victoria, aquel que podía privarla de su nuevo padre para toda la vida por un error de unas piezas minúsculas del cual se arrepiente y no causo daños mayores. Aprendió entonces que a su alrededor podían existir personas como Javert, que no creen en el mejoramiento humano, no son flexibles, y que es necesario estar atenta a sus movimientos o actuar con inteligencia cuando sea necesario como lo hacía su papá. Aprendió también que los Javerts pueden ser perdonados. No se puede vivir con odio en el corazón. El odio es la peor plaga del alma y la contamina, la apaga y nos convierte en carne viva sin vida alguna o lo que es lo mismo en seres humanos vacíos.

La lectora quedó deslumbrada con las referencias históricas detallas que se refieren en ¨Los miserables¨. Sufrió la batalla de Waterloo como una francesita, admiró y se contagió del optimismo y el espíritu de grandeza de Napoleón Bonaparte. Se sintió participe en La Revolución Francesa de 1789 del tal modo que Victoria ha consultado diversos libros que revelan :La Revolución Francesa (sus etapas: el Terror, el Directorio, el golpe de Brumario), el imperio Napoleónico, la Restauración con Luis XVIII y Carlos X y la Revolución de Julio que transfirió el poder a Luis Felipe de Orleans. Esto le permitió comprender mejor la situación histórica en la que el autor recrea sus personajes y entender el por qué de las actitudes y las ideas de los mismos. Estudiar la historia de Francia la llevado a estudiar la historia universal, de modo que leer esta novela la llevado a conocer el mundo, a filosofar en la historia y en la actualidad. Se siente una Cosette moderna.

 Victoria se deleitó  además con la magnífica y original descripción de las alcantarillas de Paris, solemne obra de arte, de inmensa utilidad y majestuosa invención para un período plagado de enfermedades. Aún recuerda cuan extenso y dificultoso resultó el trayecto de Jean con Marius gravemente herido a lo largo de ellas, un laberinto en pleno Paris.

El autor describe con lujo de detalles cómo el pueblo se levanta contra el General Lamarque y cómo todos luchan por la revolución. Y allí estaba Marius, al frente del movimiento revolucionario, dirigiendo las actividades. En especial, recordaba Victoria, la construcción de las barricadas que eran montañas enormes de piltrafa de todas las naturalezas, existentes y dudosas; pero el conjunto llegó a adquirir una auténtica utilidad y devino en una edificación popular digna de ser referida por el autor en esta obra y de captar la atención del lector. Una barricada, un reciclaje inteligente al servicio de un pueblo acongojado para defender sus derechos. -Los ricos nunca tendrán una barricada tan colosal como la de los pobres, nunca reunirían tanta escoria como los miserables.- afirmó Victoria-

La lectora sufrió muchísimo la muerte de Jean, cual si le hubieran arrancado un pedazo del corazón. Su muerte dejó una cicatriz hermosa e inolvidable en él. Con los años ella decidió darle vida en su espíritu. Jean Valjean no fue al cielo, sino a su corazón cuando falleció entre las páginas.

Los años han transcurrido el libro conserva un buen estado. Sus páginas están más amarillentas, pero no impiden la ojeada de un lector que se aventure en ellas, todo lo contrario invitan a emprender el viaje que ofrece cada lectura, en este caso una travesía donde nuestro corazón capta radiaciones inesperadas y renovadoras.

La pequeña chica ya es una mujer y su libro favorito sigue en el mismo lugar de siempre, su vida, su corazón. Ahora lee Los miserables en el idioma en que fue concebido para no enfrentar traducciones y estar más conectada con la esencia del escritor, siente que está conociendo un nuevo terreno en él, tal como la primera vez. ¿Será que está enamorada? ¿De Los miserables? Puede ser.

 El presente trabajo también fue galardonado por el Centro de Información-Biblioteca Monseñor Pedro Claro Meurice Estíu de Santiago de Cuba.

TODOS Los premios, menciones y finalistas
Leer GRAN PREMIO Memorias de Noé de José Orpí
Leer PREMIO TERCERA EDAD Siempre corazón de Raúl Simón Lauzán
Leer Premio AUTOR NOVEL Somos una nación o no somos nada de Anays Almenares Ávila
Leer MENCIÓN ESPECIAL: Rezo a los maestros labradores de libros de Rosaida Savigne
Leer MENCIÓN Escaleras a un cielo demasiado lejos de Rodolfo Tamayo Castellanos
Leer MENCIÓN Neruda a flor de piel de Noel Pérez García
Leer Finalista Yo También Volteé la cara de Jesús Arencibia Lorenzo